Patin a Vela

Es uno de los cinco tricampeones de la historia de la clase

Jordi Sabater: “Para ganar un campeonato de España hay que cumplir cinco requisitos”

Jordi_ASabater_Morante-bis

Jordi Sabater asegura que para ganar un campeonato de España hay que ser de una 'pasta especial' pero también "que la suerte te acompañe".

(1-8-2018). Jordi Sabater es uno de los cinco tricampeones de España de patín a vela. Este regatista del Club Vela Sant Antoni que en su adolescencia admiraba al campeonísimo de su club, Joost Depoorter, tuvo la ‘desfachatez’ de anticiparse a su admirado y conquistar el título estatal antes que él. Sabater fue el que abrió la triunfante década de los 90 del CVSA en que sus patrones ganaron siete de los díez campeonatos estatales en juego.

Jordi Sabater (Barcelona, 1967) empezó a regatear en patín a vela senior antes de los siete años. No es que él se lo propusiera. La iniciativa partió de su padre que se inventó la ‘estratagema’ de llevarlo de ‘paquete’ para no perderse las regatas dominicales cuando tenía que quedarse con él a vigilarle.

Sin embargo, a los siete años recién cumplidos, Sabater ya se embarcó en su propio patín a vela junior y cuando alcanzó los doce, empezó a compaginarlo con el patín senior después de que Pepito Paricio le propusiera que los días que hiciera poco viento y él no ‘subiera’ a Palamos cogiera su Llamàntol. Evocando aquellas salidas con el patín de Paricio, Sabater recuerda que “debía ir con especial cuidado porque si durante la prueba volcaba, era incapaz de levantarlo, tenían que venír a ayudarme y aquello acababa con mi regata… y con la de mi padre”.

EL LEGADO DEL MAESTRO DEPOORTER

Jordi Sabater siempre ha llamado a su patín ‘Jordiet’. El origen del nombre procede, según explica, “de cuando pegué el estirón. El maestro Guido Depoorter, a modo de broma, empezó a llamarme Jordiet. Aquello le hizo gracia a la flota y así me quedó ese sobrenombre que decidí ponerle a mis patines”.

Mi primer patin fue el primer patín ‘hibrido’ de la historia: llevaba más ‘Araldit’ que madera

El primer patín senior que tuvo Jordi Sabater llevaba el número “900 y pico”. No lo bautizó porque ya llevaba nombre: “se llamaba Ictíneo porque parecía más un submarino que un patín. Llevaba más ‘Araldit’ que madera y podría decirse que fue el primer patín ‘hibrido’ de la historia”.

A lo largo de su historia como patinista, Jordi Sabater ha tenido unos 10 patines. Recuerda que cuando empezó a navegar su principal ídolo era Joost Depoorter. Según asegura, “para mi era el ejemplo a seguir” y, a continuación añade, que “de pequeño acompañaba a mi padre y a Joost a las regatas y recuerdo que Joost ganaba todos los Campeonatos de Cataluña, aunque en los de España la suerte no le acompañaba.

Jordi Sabater consiguió el ascenso a primera categoría a los 17 años. “Gané el Campeonato de Cataluña de Segunda de 1984. Tengo un gran recuerdo de aquel campeonato, pues mi amigo y vecino Fernando Rodríguez, con el que empezamos a navegar juntos en patín junior, quedó tercero”.

LAS IRONÍAS DEL DESTINO

Seis años después, a los 23, Jordi Sabater ganaría su primer Campeonato de España. Corría el año 1990 y el campeonato se celebró en el Club Náutico Pineda de Mar. Las ironías del destino propiciaron que Sabater se anticipara con aquel triunfo a su idolatrado Joost Depoorter que, pese a los campeonatos de Cataluña que llevaba acumulados, todavía no había conseguido ningún título estatal.

Asimismo, aquella victoria en un Campeonato de España de Jordi Sabater supuso romper la racha de cuatro campeonatos de España consecutivos conquistados por Jordi Lamarca y, a su vez, el inicio de la época más durada de su club, el Club vela Sant Antoni, que en la década de los 90 llegó a conseguir que dos de sus regatistas (Sabater y Depoorter) conquistaran hasta siete de los diez títulos en liza.

Sabater volvió a ganar el Campeonato de España del año siguiente (1991) que se disputó en Villa García de Arousa. Tras aquel doblete, Sabater cedería el testigo de la victoria del año siguiente (1992) a su ídolo, Joost Depoorter, para volver a ganarlo una vez más (la tercera y última hasta ahora) en el año 1993.

En el primer campeonato de España que gané logramos situar a tres patrones del Club en el top-5

De los tres campeonatos de España que ganaste ¿cuál fue el que te hizo más ilusión?

El primero, el de 1990, porque hasta aquel momento los Campeonatos de España se los habían repartido entre el Club Natación Barcelona, el Club Natación Badalona y el Club Naútico Masnou. Además, fue la primera vez que alguien de nuestro club lo ganaba y, asimismo, aquella edición tuvo el añadido de que estaba hacienda la mili y tuve que pedir permiso en el cuartel para participar y ese permiso no me lo dieron hasta el último momento. Recuerdo que en aquella edición Julian Castellà quedó subcampeón y, por tanto, estuvo muy cerca de ganarlo si no me hubieran concedido el permiso, y, asimismo, mi padre quedó quinto. De este modo, conseguimos que hasta tres patrones del Club Vela Sant Antoni estuviéramos en el top-5 de aquella edición. Una edición que, y ahí hay otro añadido más, en la entrega de premios ‘aparecieron’ por soprepsa Guido Depoorter con 7 u 8 patinistas más de mi club para celebrarlo.

¿Cuáles crees que fueron los aspectos más determinantes que te llevaron a conquistar los campeonatos de España que ganaste?

Para ganar un Campeonato de España hace falta cumplir cinco puntos básicos: ser regular en todas las intensidades de viento; salir bien; tener una buena velocidad; moverse bien en las roladas; y tener suerte en los momentos críticos. Si te falla uno solo de esos puntos, lo tienes muy difícil. Aunque en el mar nunca hay nada imposible.

Francesc Pugés ganó solo un Campeonato de España pero llegó a quedar subcampeón hasta en siete ediciones

Ganar el Campeonato de España como mínimo dos veces es algo que solo han conseguido 15 patinistas en toda la historia. ¿Hay que ser de una ‘pasta’ especial para lograrlo?

Hay muchos que tienen esa ‘pasta’. Sin embargo, también hace falta que la suerte te acompañe. La prueba de ello fue Francesc Pugés que, si no recuerdo mal, ganó un solo Campeonato de España, pero quedó segundo hasta en siete ocasiones.

¿Qué cambios técnicos más relevantes destacarías del patín actual en relación al patín o patines con que conquistaste los campeonatos de España que ganaste?

Para mí el cambio más importante es la igualdad de material que se ha conseguido. Antes comprar un patín era como comprar un melon. Corrían mil historias de patines que iban muy bien y otros que no. Y con los palos sucedía lo mismo o más. Ahora, en cambio, las variaciones son mínimas y la prueba es la igualdad que hay entre muchos patrones en las regatas y que propicia que exista un buen número de candidatos con opciones al triunfo. Antes la lista se limitaba a a dos o tres y ahora los favoritos pueden ser más de quince.

 

Antes, las regatas eran estresantes y ahora son mucho más amigables

 

¿Crees que hoy se navega en regata parecido a cuando tú ganaste los campeonatos de España o piensas que se regatea distinto?

Para mí hay dos cambios primordiales. Cuando empecé a navegar, las regatas eran estresantes, tenías que estar pendiente de que no te pegaran una orzada a traición o cualquier otra jugarreta, y se jugaba a descalificar al adversario por cualquier motivo real o inventado. Ahora eso ha cambiado y las regatas son mucho más amigables.

El otro cambio es que por aquel entonces las pruebas eran muy largas, y te permitían solventar errores. Podías pasar el 30 la primera ceñida y acabar ganando. Ahora eso es imposible, ya que con la igualdad de material y el tamaño de las pruebas, no puedes fallar en nada.

 

¿Qué consejos darías a los campeones de España del futuro?

Qué disfruten regateando y no se obsesionen con los resultados, que éstos ya llegarán. Y si no llegan, por lo menos, te lo habrás pasado muy bien. En mi club hay un patinaire principiante y al acabar la regata me gusta preguntarle cómo le ha ido porque siempre me contesta con una amplia sonrisa: “me lo he pasado muy bien”. Nunca me ha contestado con una posición. Ese es el camino…


No hay comentarios

Añade el tuyo