Patin a Vela

Ganador de la Copa de España en segunda categoría

Marcel Soler: “en la Copa de España me quité la espina del Campeonato de Cataluña”

Marcel_Soler satisfecho de su acceso a primera categoria-2

Marcel Soler reconoce su sorpresa ante los resultados registrados en el Campeonato de Cataluña y en la Copa de España de este 2018 porque, según dice, "apenas había entrenado previamente". El patinista del Club Náutico El Masnou compagina su trabajo en la empresa Ferrovial con la culminación de sus estudios de ingeniería de obras públicas y arquitectura técnica, así como su trabajo los fines de semana en su club como entrenador de los regatistas junior de diversas clases de embarcación. (FOTO: JOAN CARLES LIBORI)

(27-6-2018). Marcel Soler afronta el último semestre de su vida patinista como patrón de segunda categoría. A partir del próximo uno de enero, será ya patinista de primera categoría, tras haber conseguido el acceso siendo el primer clasificado de segunda categoría en la Copa de España 2018.

Marcel Soler (Barcelona 1988) es nieto de uno de los fundadores de la Adipav: Marcel Pomés. Su abuelo ha tenido una influencia que ha ido más allá de la de compartir su nombre. No en vano, ‘l’avi Marcel’ fue quien le compró el Optimist con el que empezó a hacer regatas a los ocho años y, asimismo, fue quien le incitó, con tenacidad, no solo a introducirse en el mundo de las regatas, sino también a compartir su pasión por el patín a vela. Y es que para Marcel Soler el patín es un barco que “al no tener timón y propiciar que debas gobernarlo con el cuerpo, te ofrece unas sensaciones indescriptibles. Su diseño y materiales, además, lo convierten en una embarcación que mantiene la esencia de los primeros barcos”.

Marcel Soler recuerda que la primera vez que se subió a un patín tenía cuatro años. Fue con su padre.

MONITOR DE PATIN A INSTANCIAS DE ANNA PUJOL

Sin embargo, el vencedor de segunda categoría de la Copa de España de este año no se ‘reencontraría’ con el patín para vivirlo en primera persona hasta los 18 años de edad. Según explica, “fue a instancias de Anna Pujol. Me propuso hacer de monitor en el Club al que pertenecía entonces ella (Club Náutico Pineda de Mar). Yo ya había navegado en Optimist y 420 pero apenas sabía navegar en patín. Anna Pujol lo convino todo para que hiciéramos un cursillo-express una compañera y yo y, tras éste, dimos los cursillos de patín aquel verano en Pineda de Mar”.

Pero para Marcel Soler aquella incursión docente en el patín no le supondría vincularse con la clase de un modo definitivo, sino que continuó navegando en otras clases y consiguiendo algunos títulos como, por ejemplo, el subcampeonato de Catalunya de 470 navegando de proel con el reconocido David Más.

En mi infancia, mis ídolos patinistas eran mi abuelo, Albert Lluch y Jordi Lamarca

Hace cinco años, a los 25, sintió de nuevo la ‘llamada’ del patín a vela. Sin duda, los ánimos que su abuelo le había dado desde siempre para que navegara en esta embarcación, así como de su primo, Carlos Ordeig, finalmente hicieron mella en su interior. Según relata, “me compré un patín de segunda o tercera mano que, en su origen, había pertenecido a Ramón Huertas, el número 2245 y empecé a navegar con él”.

Paulatinamente, Soler fue ganando nivel, adaptando los conocimientos adquiridos en las clases donde había navegado anteriormente al nuevo tipo de embarcación. Descubrió que las regatas en patín de hoy ya no eran “como las que hacían ‘l’avi Marcel’ o mis otros ídolos patinistas de mi infancia , los campeonísimos Albert Lluch y Jordi Lamarca”.

Mis ídolos actuales son Albert Batlleriá, Quim Esteba, Tony García y Ramón Puigoriol

Los nuevos tiempos tenían otros ídolos: “si tuviera que ponerme unos referentes actuales destacaría a Albert Batlleriá, Quim Esteba, Tony García y Ramon Puigoriol. En mi opinion, hoy son los cuatro patinistas con mayor nivel que conozco”.

OBJETIVOS DE ESTE 2018

Para este 2018, Soler se había fijado dos objetivos principales. Por un lado, ganar el campeonato de Cataluña de segunda categoría y, por el otro lado, pasar a primera categoría. Según reconoce, “en el campeonato de Cataluña me llevé la sorpresa de ser descalificado porque mi patín no tenía el peso reglamentario. Suerte que, posteriormente, en la Copa de España puede sacarme aquella espina y, al quedar primero de segunda categoría, conseguí el acceso a primera categoría”.

Esta foto fue tomada el año pasado durante el Desafío Interclubs del Baix Maresme. En la actualidad, Marcel Soler navega con un barco híbrido del astillero Pativela.cat, así como con un mástil Zafir y una vela David Mas. (FOTO: JOAN CARLES LIBORI)

De todos modos, el patinista reconoce que “aunque me había marcado esos objetivos, los resultados registrados me sorprendieron gratamente porque, antes del Campeonato de Cataluña, llevaba seis meses sin navegar a raíz de mis estudios y de mi trabajo como entrenador en el equipo de regatas open junior del Club Náutico Masnou y, posteriormente, durante las semanas previas a la Copa de España tampoco tuve tiempo de entrenar apenas”. Marcel Soler, de todos modos, asume que “las condiciones meteorológicas de ambas competiciones me fueron bastante favorables porque con vientos fuertes me desenvuelvo bien y, gracias a mi juventud, compenso la falta de técnica que aún tengo”.

UN BARCO AGRADECIDO

A pesar de lo expuesto, Soler sostiene que “para obtener resultados, el patín requiere horas. Es un barco muy agradecido y si le pones horas, te responde. No en vano, el patín funciona mucho por sensaciones y cuando estás un tiempo sin tocarlo, pierdes la finura y el tacto de la embarcación”.

Preguntado sobre el nivel de competición que detecta en la clase patín a vela, comparado con el de las otras clases en las que ha navegado (además del optimist, el 420 y el 470, también lo ha hecho en 29r y crucero), Marcel Soler apunta que “ahora hace tiempo que no navego en otras clases” y, a continuación afirma que “diría que en la clase patín tienes una serie de patrones que tienen un nivel muy alto, especialmente aquellos situados en el top-15 de primera categoría y en el top-5 de segunda”. De todos modos, tras lo dicho añade que “si la clase fuera realmente internacional, el aumento del nivel de sus regatistas sería exponencial”.

La descalificación en el Campeonato de Cataluña por el peso de mi barco fue muy duro

Decías que en la Copa de España te sacaste “la espina del Campeonato de Cataluña”. ¿Cómo viviste aquella situación, en la que tras la celebración de las tres primeras pruebas y ser pesada tu embarcación, se viera que ésta no cumplía el peso reglamentario y fueses descalificado en la totalidad de pruebas disputadas?

Fue duro. No sabía que el barco estuviera por debajo del peso reglamentario.

Presentaste una protesta ante el comité de la Federación Catalana de Vela. ¿Cuál ha sido el veredicto?

Desestimaron mi protesta. De todos modos, ya me lo esperaba. Si me hubieran dado la razón, aquel veredicto habría provocado una serie de repercusiones como la anulación del campeonato y, quizás, propiciado algún expediente a alguna persona…

No voy a recurrir el veredicto del Comité de la Federación Catalana

¿Piensas recurrir el veredicto?

No. Aquí estamos para pasarlo bien. Recurrir sería insistir en el tema y hacerme ‘mala sangre’ y que más gente saliera afectada, además de generar malos rollos innecesarios. Además, moralmente, el Campeonato de Cataluña lo gané yo. Que un patín pese un kilo menos apenas se nota.

¿Cuánto pesaba tu patín cuando fuiste descalificado en el campeonato de Cataluña?

88 kilos

Pero la última prueba de dicho campeonato ya la corriste con lastre, ¿no?

Así es. Me puse un lastre con el cual ahora mi patín pesa 90,5 kilos, que ha sido el peso que cuando me pesaron el barco en la Copa de España dio de nuevo la embarcación.

¿Qué conclusión has extraído de la experiencia?

En primer lugar, que aquí estoy para navegar y pasarlo bien. Pero la próxima vez que me compre un barco nuevo que, seguramente será también de Rafel Figuerola porque sus barcos son muy buenos y navegan muy bien, pediré el certificado que demuestre que el patín cumple con el peso reglamentario de modo que si después surge cualquier problema al respecto pueda reclamar a quien corresponda.

¿Sería esa la recomendación que harías a todos los patinistas?

Sí. Esa y que intenten pesarse el barco antes de que empiecen las pruebas de cualquier campeonato para asegurarse que el barco sigue teniendo el peso reglamentario.

Me queda mucho por aprender. Hay patinistas que están a años luz de mi nivel

A partir del 1 de enero del año que viene empezarás a navegar como patinistas de primera categoría. ¿Te sientes diferente?

No. Estoy muy orgulloso por haber cumplido uno de los objetivos que me propuse a principios de año pero sé que me queda mucho por aprender. Hay patinistas que están a años luz de mi nivel y, aunque soy joven y estoy fuerte, sé que voy a tener que luchar intensamente para, el año que viene, estar en el grupo de cabeza y poder ‘robar’ posiciones’.

El trabajo de Joan Carles Libori como capitán de la flota patinista de Masnou es de Matrícula de Honor

Navegas por el Club Náutico de Masnou. Recientemente, se ha producido un cambio de capitán de la flota patinista. ¿Qué ha sucedido?

Hace poco hubo elecciones para designar una nueva junta directiva en la entidad. Tras dichas elecciones, ha ganado una candidatura distinta de la que el capitán de flota hasta entonces, Joan Carles Libori, había apoyado y Libori optó por hacer un paso al lado. De todos modos, creo que el trabajo realizado por Joan Carles Libori al frente de la flota patinista ha sido extraordinario, se volcó completamente en esa responsabilidad y los resultados han sido de matrícula de honor.

Marcel Soler sostiene la placa conquistada por el equipo de patinistas del Club Náutico El Masnou en el Desafío Interclubs del Baix Maresme del año pasado.

Ahora, provisionalmente, la nueva capitana es Lourdes Azón, la cual formaba parte de la tripleta que se presentó a las últimas elecciones a esta capitanía de flota de la clase patín con Joan Carles Libori.

Qué desafíos principales te planteas para el medio año que te queda como patinista de segunda categoría?

Quería ir a la copa de Europa que este verano se celebrará en Bélgica pero vale una pasta y tengo otras prioridades. De todos modos, pienso ir al Campeonato de España de Badalona. Pienso entrenar fuerte pues me he planteado quedar entre los 10 o 15 primeros. Veremos si lo consigo. Sé que no será fácil porque, como decía, hay gente de mucho nivel en ese segmento de la clasificación y, entre ellos, figuran gente joven como los hermanos Esteba, Nina y Jan que navegan de forma espectacular.

Los hermanos Esteba son, precisamente, junto con Jordi Dalmau, del Club Marítimo Torredembarra, la ‘escuadra juvenil de primera’. Tu eres mayor, tienes treinta años, pero, de todos modos, también estás lejos de la edad media de la clase patín a vela en general cuya edad media se sitúa por encima de los 50 años. ¿Es cómodo moverse entre ‘gente mayor’?

Reconozco que la clase patín a vela es peculiar, entre otras cosas, por esta cuestión de edad. De todos modos, los ‘jóvenes’ nos sentimos bien entre la clase en general y, especialmente entre nosotros. Por ejemplo, con Jan Esteba me lo paso muy bien. Es un competidor limpio, honesto, competitivo que desarrolla una rivalidad sana que me gusta mucho.

Supongo que tu abuelo se sentiría orgulloso de ver que el nieto al que empujó a navegar a vela y le contagió su pasión por el patín ha conquistado el acceso a primera categoría. ¿Él también lo era?

Desconozco si llegó a serlo. Por aquel entonces, además, no sé si existía esto de los patrones de primera y segunda. Creo que entonces la flota se repartía en las categorías A, B y C. Pero mi abuelo no era demasiado competitivo. Él era lo que hoy denominaríamos un ‘freestyler’. Le encantaba hacer piruetas con el patín, escorarlo al límite, ponerse de pie en el flotador de sotavento con el barco escorado. Era un crack. Y estoy seguro de que estaría muy contento. Siempre me apoyó mucho, al igual que mis padres, que siempre han estado ahí ayudándome a que pudiera navegar, y mi novia, Núria Rodríguez, que me sigue a las regatas y está a mi lado en todos los momentos.

 

Clasificación Final de la Copa de España 2018 de patín a vela sénior celebrada en el Club Náutico Castelldefels.


No hay comentarios

Añade el tuyo