Patin a Vela

Es el segundo regatista con más títulos de campeón de Andalucía

Rafael Ruíz: “en las regatas, el patinista es el 70% y el material el 30%”

“Mientras el barco que llevo esté bien, lo aguantaré”

Rafael-Ruiz-campeon-de-andalucia-2021-de-patín-a-vela-sénior-3-bis

Este año se cumplen treinta años del inicio de la trayectoria de Rafael Ruíz como patinista.

(14-7-2021). Rafael Ruíz es el segundo patrón más laureado de la flota andaluza de patines a vela sénior. El regatista del Club Deportivo Vela Bahía de Cádiz ha sumado este año su sexto título de Campeón de Andalucía. Y lo ha hecho con un barco que el año que viene cumplirá veinte años de singladura.

Rafael Ruíz sumó a finales del pasado mes de junio su sexto título de Campeón de Andalucía. Sólo el ‘récordman’, Ramón Calero, le aventaja, con 23 victorias. De todos modos,  pese a la abrumadora hegemonía del patrón de ‘El Sultán’, Ruíz es el segundo patinista más laureado de la flota andaluza de patines a vela sénior.  A los seis campeonatos de Andalucía conquistados, suma un campeonato de España (2005) y once victorias en la Copa de Andalucía. Asimismo, ha sido subcampeón de España en tres ocasiones (en 2000, 2007 y 2008) y subcampeón de la Copa de Europa de 2003, celebrada en la Manga del Mar Menor.

Precisamente, fue en el viaje de regreso de aquella competición en 2003 cuando sufrió un accidente automovilístico transportando el remolque con dos patines. “Coche y remolque nos fuimos a parar fuera de la carretera y con el impacto se partió mi patín”, explica.

PATIN DE CASI VEINTE AÑOS

Pese a la pena que le supuso el ‘naufragio en tierra’ de aquel patín que le había ayudado a conquistar el subcampeonato de la Copa de Europa de 2003, Rafael Ruíz decidió adquirir un nuevo patín de segunda mano. “Había sido construido por Ramón Huertas en 2002 y yo lo compré en 2003, poco después del accidente”.

Aquel patín salido del astillero Holland en 2002 sigue vivito y ganando títulos cerca de veinte años después. La prueba, ese sexto título de Campeón de Andalucía ganado a finales del pasado mes de junio.

El patín de Rafael Ruíz porta el número 2654. Fue construido en el año 2002 en el astillero Holland, que regía Ramon Huertas.

Ruíz se muestra satisfecho de los resultados que le ha dado su patín actual, el tercero que tiene en su particular historia como patinista. Y no es para menos, ese campeonato lo ganó en competencia directa con José Vicente Climent, que lleva un patín híbrido del astillero, BarCu (Alfonso Clavero), estrenado la pasada primavera, así como con Carlos de Bricio, que lleva otro patín híbrido BarCu salido del astillero a mediados del año pasado. En definitiva, un patín a vela de madera de casi veinte años ‘plantando proa’ a dos patines híbridos, prácticamente nuevos y que han demostrado estar en lo más alto. Con todo, tanto la vela como el mástil que porta no datan de hace casi veinte años. El regatista ha ido cambiando ambos elementos con el transcurso de los años.

LA  MANO DEL PATRÓN

Sin embargo, Rafael Ruíz relativiza la incidencia de la embarcación en los resultados en las regatas. Según opina, “lo primero es la vela; luego viene el palo, y, al final, está el casco. Podría decirse que en las regatas, el patinista es el 70% y el material, el 30% restante. La mano hace mucho”. A continuación, de todos modos, precisa “siempre y cuando, el patín esté bien y haya sido cuidado”.

Ello no supone que Ruíz cuestione la calidad de los patines a vela nuevos. “”He podido comprobar que con vientos flojos o medios, y si hay una ola corta, los patines híbridos planean mejor que los de madera como el mío”.

El regatista del Club Deportivo Bahía de Cádiz no muestra intenciones de cambiar su actual embarcación por una nueva. Sólo deja caer que “quizás, si encontrara un chollito, igual me animaba. Pero, mientras eso no llegue, seguiré con mi patín actual mientras éste aguante”.

TREINTA AÑOS EN PATÍN

Este 2021 hace treinta años que Rafael Ruíz empezó a navegar en patín a vela. Recuerda que llegó en un momento en el que “apenas quedaban ya unos pocos patrones”. Fueron coetáneos de su desembarco en la clase veteranos como Eduardo y Joaquín Gómez, así como Enrique Espinosa.

Preguntado sobre si la falta de nuevas generaciones pone fecha de caducidad a la flota patinista andaluza, Ruíz destaca la reciente incorporación de José María Alarcón junior y se muestra confiado en que dos sobrinos suyos quizás se incorporen a la clase “si encontramos un par de patines en buenas condiciones y bien de precio”. Estas incorporaciones le hacen concebir esperanzas de continuidad de una flota en la que, reconoce, que “cuesta que entren y arraiguen nuevas generaciones”.

Para el presidente de la ‘Adipav’ andaluza (Sapav) “aquí en Andalucía no contamos con entidades de playa dispuestas a promover el patín como sí hay en Cataluña. Pienso que la playa es crucial para la promoción del patín. Si la gente puede verlos de cerca y en acción eso estimula a quererlo probar. En cambio, por norma general, la mayoría de patines que hay en Andalucía se encuentran en instalaciones portuarias y la gente sólo los puede ver de lejos”.

Otro inconveniente, según añade, es que en los puertos “hay otras clases de embarcaciones de vela ligera que, según se ve, resultan más atractivas que el patín para los jóvenes”.

Tras ello, reconoce que “es una pena que no logremos poner patines en los clubes de playa y que ello nos permita promocionar a la clase porque el patín es un barco bueno para regatear, así como para el ‘tonteo’ veraniego de los más jóvenes”.

Ruíz lleva  veintidós años ya como presidente de la Sapav. Según asegura, ganas de pasar el testigo de la presidencia de la Sapav no le faltan, pero sin embargo, reconoce que “no encuentro a nadie dispuesto a coger el relevo”.

Pese a su buen momento de forma, Rafael Ruíz no estará en el próximo Campeonato de España. “Me sabe mal, pero no podré acudir”, reconoce al concluir.


No hay comentarios

Añade el tuyo