Patin a Vela

Jordi Sanahuja propicia su debut en la Regata Velalonga 2018

Venecia se enamora del patín a vela

RECIBE EL GALARDON ‘ESPIRITU DE VELALONGA’

regata-Velalonga-de-Venecia-2018-jordi_Sanahuja-1-bis

El arquitecto catalán afincado en Austria, Jordi Sanahuja ha sido el artífice de que un patín a vela surcara por primera vez en la historia las aguas de la laguna de Venecia.

(30-5-2018). Jordi Sanahuja es el ‘embajador’ del patín a vela en países como Austria y Croacia y, desde el pasado fin de semana, también el norte de Italia. Sanahuja nos explica su participación en la regata Velalonga celebrada en Venecia.

Venecia es conocida como la ‘ciudad de los enamorados’. En esta ocasión, sin embargo, ha sido un patín el que ha despertado la ‘llama del amor’ entre no pocos navegantes de su laguna. Y es que, por primera vez en la historia de la clase, el pasado fin de semana nuestra embarcación surcó los canales de Venecia. Su artífice fue el ‘embajador’ del patín a vela en Austria y Croacia, Jordi Sanahuja.

Este arquitecto catalán afincado en Austria decidió participar con su patín número 471 (de mediados de la década de los sesenta del siglo pasado) en la regata Velalonga organizada por el Circolo Velico Casanova.

Según nos explica en esta entrevista, su embarcación causó sensación y la organización de la competición decidió premiar a Sanahuja concediéndole el premio ‘Spirit of Velalonga’.

Este enamorado del patín anima a los patinistas a ir a Venecia el año que viene. Mientras, Sanahuja ya anuncia que este verano tiene nuevas ‘citas promocionales’ con su patín en Austria y el lago de Como.

Un amigo me dijo que el patín parecía diseñado para navegar en las aguas poco profundas de Venecia

¿Qué te impulsó a tomar parte en la regata Velalonga de Venecia 2018?

Desde que vivo en Austria he ido siguiendo las diferentes regatas que se celebran en el norte del Adriático. En esta parte del Mediterráneo la tradición de las embarcaciones a vela es tan antigua como popular en la actualidad. De todos modos, fue un amigo, Roberto Boraso, que navega en un Clase A, quien me convencio de participar en la regata Velalonga de Venecia 2018. Él es socio del club que organiza esta competición. La primera vez que navegamos juntos en el parque natural de Premantura (Croacia) me dijo que el patín a vela parecía diseñado para navegar en las aguas poco profundas de la laguna de Venecia.

¿En qué consiste la regata Velalonga de Venecia?

Es una travesía. La organiza el Circolo Velico Casanova (CVC) de Mestre y su responsable es Giambattista Benedet. Mérito suyo y de todo su equipo ha sido la organización, incluidas las comidas de las 150 tripulaciones participantes. Asimismo, mención especial merecen la cocina de la Laguna, así como la hospitalidad de todos los socios del CVC, especialmente la gente de la clase A.

¿Por dónde navegasteis en la edición 2018 de la regata Velalonga de Venecia?

La salida se hizo a las 11 de la mañana entre la isla de Venecia y el barrio de Mestre. Desde allí pasamos por el norte de Murano y fuimos hasta la isla de San Giacomo. Posteriormente, desde allí fuimos hacia el sur parea tomar el canal de la isla del Lazzaretto Nuovo.

Recorrido de la regata-travesía Velalonga que organiza el Circolo Velico Casanova.

Quiero señalar que los canales de la Laguna son vías dragadas marcadas con estacas clavadas que indican el espacio apropiado para la navegación. Fuera de esta vías no se garantiza uanprofundidad adecuada. Por este motivo, la regata Velalonga sólo es apta para embarcaciones de menos de 40 centímetros de calado. DSe hecho, la navegación a vela está prohibida entre Venecia y Giudecca-Lido.

Retomando el periplo de la regata, éste continua por el canal de la isla del Lazzaretto Nuevo (en forma de ‘S’) hasta la Vignole y desde allí se toma el camino de regreso a Sant Giulano pasando entre Murano y la isla del cementerio de St Michele.

¿Hubo algún tramo que te inquietase especialmente?

El canal de Lazzaretto. Éste posee una anchura de 60 metros y ese tramo hubo que superarlo navegando de ceñida, con muchos veleros, una pared a babor y arena a estribor. Una vez dentro descubrí que las quillas del patín me daban uns veinte metros extra de espacio para maniobrar fuera de las estacas donde no entró ningún otro barco por miedo a encallar.

Aunque el recorrido acostumbra a hacerse en unas dos horas, este año necesitamos tres y media

¿Cuánto duró la travesía?

El trayecto habitualmente requiere unas dos horas. Sin embargo, el domingo pasado, cuando lo recorrimos, necesitamos tres horas y media.

¿Cómo valoras en general la experiencia de navegar por aquella zona?

La experiencia es realmente única. La inexistencia de olas y el viento lo convierten en un emplazamiento muy favorable para la navegación con patín a vela. Atravesar los canales con un tráfico altísimo de motoras (con la estimable ayuda de las lanchas de la organización), las mareas, las corrientes que se generan hacia mar abierto, son ‘ingredientes’ que hacen de la travesía una vivencia memorable.

En la edición de este año de la regata Velalonga tomaron parte 150 embarcaciones. El patín a vela de Jordi Sanahuja fue la única sin timón que tomó parte en la misma.

Por otro lado, también resultó inolvidable ver serpentear una ingente cantidad de velas contraponiéndose sobre el color verde de tierra firme mientras seguían el canal. Y como colofón, lo más espectacular fue el privilegio de navegar acompañado de 150 velas en un escenario como Venecia.

La gente no acababa de entender cómo iba a poder maniobrar sin timón en los estrechos canales

Tengo entendido que alguien te dijo que no podrías terminar la travesía cuándo vio que el patín no llevaba timón.

En realidad, no me lo dijo nadie. Sin embargo, reconozco que la gente no acababa de entender muy bien cómo pretendía maniobrar sin timón en los tramos más estrechos del recorrido. Sólo la gente de lo que allí denominan ‘Vela Terzo’, que se asemeja en cierto modo a nuestra vela latina, recordaban que, hace décadas, se había utilizado una técnica de maniobra parecida a la del patín entre las barcas que faenaban por aquella zona. De todos modos, aquellas barcas no faenaban por los canales en medio de una ‘masa’ de 150 veleros más.

De todos modos, la gente que me había visto navegar el día anterior sí creyó que tenía posibilidades de acabar la regata.

Cuando dieron la salida, salí con gente fantástica de la Clase A y estuvimos navegando juntos las dos primeras horas de la travesía. Sin embargo, luego, ya les perdí y concluí la travesía en la posición numero 61.

Por lo que expones, el patín causó verdadera ‘sensación’ en Venecia…

Sí, despertó mucho interés desde el viernes en que llegamos al club. En realidad, el Circolo Velico Casanova es una entidad de vela que comparte instalaciones con ochos clubes más en la punta de Sant Giulano. Todos esos clubes están relacionados con la tradición y los deportes a vela y remo. Son entidades como los ‘Canotieri (remo), el Club Vela Mestre, el Circolo…

Venecia es uno de los lugares del mundo donde más se reconoce el trabajo de los carpinteros de ribera

Recuerdo que la gente se me acercaba a preguntar detalles sobre el patín a vela. Se quedaron maravillados por su forma, por su construcción de madera. Posiblemente, aquella zona es uno de los lugares del mundo donde más se reconoce el trabajo de los carpineros de ribera, fruto de los siglos de tradición en la construcción de veleros de madera. Quedaron encantados con la simplicidad del aparejo del patín (especialmente con mi patín que es el número 471 y data de mediados de los años sesenta), así como por la ausencia de timón y botavara, Estos últimos elementos todavía animaron más las conversaciones con la gente interesada. Recuerdo que ante esas sorpresas generadas por mi patín opté por salir y hacer un par de viradas delante del club para que vieran lo gobernable que es y sólo con el peso del patrón.

Tengo entendido que tras la regata te dieron una distinción.

Efectivamente. Me otorgaron el premio ‘Spirit of Velalonga que es una de las tres menciones especiales que se conceden entre los participantes. Las otras dos distinciones que se entregan son la de ‘Spirit of Tradition’ y la de ‘Spirit of Innovation’.

El hijo de Jordi Sanahuja, Emil, alza contento la distinción que la organización de la regata Velalonga concedió a su padre por su singular debut en dicha regata-travesía.

El premio ‘Spirit of Velalonga’ que este año me han concedido a mi estaba basado en la siguiente leyenda (en italiano, en el original): “Galardón que se otorga a quien mejor interpreta el espíritu de la competición , el cual consiste en promover la vela como una pasión, una diversión y el compartir la experiencia de la vela con otros aficionados”.

El patín es una embarcación, estéticamente muy refinada, que se ha desenvuelto muy bien en el recorrido no fácil de la regata Velalonga

La leyenda iba acompañada, a su vez, de una alusión específica a mi y a mi embarcación: “Spirit of Velalonga ha sido asignado a Jordi Sanahuja que, tras España y Austria, ha aportado su patín a vela. Se trata de una embarcación estéticamente muy refinada que ha demostrado una gran desenvoltura durante el recorrido, no fácil, de la regata Velalonga en su primera participación. Felicidades”.

Quiero destacar especialmente que la promoción de la vela como manifestación social, deportiva y vinculada al territorio y a la sostenibilidad de la Laguna es una de las razones principales de la regata Velalonga.

¿Alguien te preguntó donde podía comprar un patín a vela?

Hubo mucho interés. Pero más que eso yo destacaría que hubo gran sorpresa. No en vano, era la primera vez que la gente veía un patín y el mío, que, como he dicho, lleva el número 471 y es de mediados de los años 60 del siglo pasado con lo cual difiere sustancialmente del patín a vela actual. A raíz de eso, opté por enseñar videos de youtube a los interesados para que pudieran ver las diferencias entre mi embarcación y la actual. Y, efectivamente, hubo gente que me preguntó donde y quién construye patines a vela en la actualidad.

¿Cómo llevaste el patín a Venecia desde… Austria?

De hecho, lo llevé desde Croacia que es donde lo tengo durante los meses de verano. Teniéndolo en Ístria, me viene de camino, tanto si voy hacia Italia como si voy a Croacia. De regreso, lo llevé hacia Graz con el remolque. Durante el mes de junio lo llevaré al lago de Wörthersee de Austria, donde hay un club de vela histórico y hay gente que me ha manifestado interés en ver navegar al patín. La siguiente cita, fruto de mi participación en la regata de Velalonga, será una regata de veleros de madera que se celebrará el próximo mes de septiembre en el lago italiano de Como.

Uno de los motivos de participar en la regata Velalonga fue abrir camino para facilitar la introducción del patín en el norte de Italia

Tras tu experiencia en la regata Velalonga de Venecia de este 2018 ¿tienes previsto volver a participar en la edición del año que viene?

No me lo perdería por nada del mundo. Asimismo, animaría a todos los patinistas que quieran pasar un fin de semana en Venecia navegando en patín que se animen a participar. De hecho, una de las motivaciones principales de participar en la Velalonga fue abrir camino para facilitar la introducción del patín a vela en el norte de Italia. La gente de la Laguna ya la tenemos ‘en el bolsillo’ y los puentes con la gente del Circulo Velico Casanova para poder organizar una regata de patines el año que viene ya han sido construidos.


No hay comentarios

Añade el tuyo