RUNNING

Crece la incertidumbre ante la posibilidad de correr los principales maratones este 2021

Las organizaciones trabajan para ampliar el aforo de las competiciones

corredor-maraton-valencia

Los maratonianos sueñan con volver a competir en sus carreras favoritas, mientras los organizadores, como el del Maratón de Valencia, hace esfuerzos para ampliar el aforo de participantes, contando con 20.000 dorsales vendidos en 2020.

(12-5-2021). Los organizadores de los principales maratones de España pugnan por conseguir un aumento del aforo que permita ampliar la participación en las pruebas y dar cabida así a la gran cantidad de dorsales acumulados de las ediciones canceladas de 2020. La incertidumbre sobre la posibilidad o no de tomar parte en estas pruebas de gran distancia crece entre los corredores que carecen de grandes objetivos para encarar su preparación física este 2021.

Tras un 2020 en el que el calendario de competiciones de running se paralizó, este 2021 avanza hacia una normalización en la celebración de carreras que culminará, si nada cambia, con la coincidencia en los dos últimos meses del año de los principales maratones de nuestro país.

Unas fechas marcadas en rojo en los calendarios de muchos runners que han comenzado a retomar su preparación para grandes distancias con la vista puesta en poder participar en alguna prueba de maratón este año. Aunque la cosa no será fácil.

A la incertidumbre sobre qué pasará con los Majors y la posibilidad o no de viajar para tomar parte en ellos, se suma la duda de si el aforo permitido por el momento para la celebración de maratones en España posibilitará la participación de todos los que lo desean.

Objetivo, ampliar participación

Para ello, los organizadores de los principales maratones españoles han intensificado sus presiones para conseguir ampliar sus aforos de participación. Desde el EDP Rock ‘n’ Roll Running Series Madrid se ha solicitado al Ayuntamiento madrileño que se amplíe el máximo a 16.000 participantes, a sumar entre las tres modalidades de maratón, medio maratón y 10k.

Por su parte, los organizadores del Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP aspiran a conseguir 12.000 plazas para su evento que debe celebrarse a finales de este 2021.

Dorsales reservados

Sin embargo, la cancelación de celebración de estos eventos durante el pasado 2020 ha llevado a las pruebas a arrancar los preparativos de las ediciones de este 2021 con un acumulado de inscritos de la edición 2020 y que han decidido no desapuntarse y guardar su dorsal hasta que se pudiera celebrar la prueba. Solo el Maratón de Valencia cuenta con casi 20.000 inscritos heredados de la edición 2020 cancelada, en la que se llegaron a superar los 30.000 dorsales vendidos. Lo que supone que un total de 8.000 corredores, actualmente inscritos, no tendrían opción a competir este año.

Un otoño apretado

A lo que se suma un calendario muy apretado que ha llevado a que el último cuatrimestre del año albergue la celebración de los cuatro principales maratones. El más madrugador será el Maratón de Madrid, que tendrá lugar el 26 de septiembre. Le seguirá, ya el 7 de noviembre, el Maratón de Barcelona. Una semana más tarde, el 14 de noviembre, el Maratón de Sevilla. Para finalizar, el 5 de diciembre, con el Maratón de Valencia. Eso sí, si no se producen cambios en la evolución de la pandemia que pueda llevar a nuevas cancelaciones.

Falta de objetivos

La incertidumbre es palpable entre los corredores de larga distancia que por el momento ven reducidas sus opciones de competición a las carreras de menores distancias que comienzan a celebrarse a nivel local con una cierta normalidad.

Una falta clara de objetivos que han percibido preparadores físicos como Pablo Villalobos. El atleta internacional y entrenador del Sanfabio Team con la iniciativa ‘Corre con Nosotros’ en Madrid, asegura que si bien los entrenamientos ya se desarrollan “con normalidad, aunque atendiendo a las restricciones y medidas sanitarias impuestas”, detecta “falta de objetivos para afrontar las preparaciones físicas”.

Una ausencia de metas que algunos corredores estarían supliendo probando nuevos retos, como son competiciones cortas en el caso de maratonianos o experimentando incursiones en otros terrenos como el trail running.

En los meses sin carreras en el horizonte, “la mejora de la condición física en general era la principal motivación de los corredores de nuestro grupo”, relata. Si bien, admite Villalobos, “en el momento en el que se abre la posibilidad de competir, lo distancia que sea, el entrenamiento vuelve a enfocarse a ese objetivo”.

Habrá que esperar a que la evolución de la pandemia despeje más incógnitas sobre la celebración de carreras populares, para volver a contar con los propósitos que inyecten gasolina a nuestros entrenamientos.


No hay comentarios

Añade el tuyo