RUNNING

Crocs tropieza con la crisis pero evita la quiebra

(28-8-2009). El batacazo no ha sido tan grande como se esperaba. A pesar de haber tenido pérdidas de 30 millones de dólares en el segundo trimestre del año —frente a los 2 millones de beneficios del ejercicio pasado— fuentes de Crocs insisten en que no habrá declaración de quiebra, en contra de lo que apuntaban algunos analistas.

Crocs se presentó en el mercado con un rotundo éxito de ventas. Pero ahora que las ventas han caído estrepitosamente —casi un 20% en EEUU— los analistas dicen que, aunque sigue habiendo mercado para esos zuecos entre trabajadores que pasan mucho tiempo de pie —enfermeras, cocineros…— el tiempo de las grandes ventas ha terminado.

El portavoz de la compañía en Estados Unidos, Tia Mattson, insiste en que no habrá declaración de quiebra y que la marca Crocs sigue teniendo una apasionada base de consumidores. No obstante, el profesor de Marketing de la Universidad McGill, Robert Soroka, opina que los difíciles tiempos económicos han puesto de manifiesto que los Crocs no son una necesidad: “En tiempos de crisis tendemos a ser compradores más conservadores, sólo lo básico, lo esencial, prevalece”. “Siempre se necesitarán unos zapatos de cuero negro, pero los Crocs no son imprescindibles”, explica.


Desde que la compañía fue comprada en 2004 por Crocs a Foam Creations, se han vendido en el mundo más de 100 millones de zuecos. “Lo más inteligente que la empresa podía haber hecho era anticiparse a la pérdida de interés por su producto principal y trabajar en uno nuevo que lo sustituyera”, señala Soroka, quien añade que “siempre se supo que este momento llegaría, lo que se suele hacer con una moda es disfrutar del éxito, pero se sabe que tiene una vida finita y hay que utilizar el producto para introducir un producto de reemplazo, el siguiente gran éxito”. En el caso Crocs, dice, “no hay ningún nuevo producto capaz de continuar el éxito”.


No hay comentarios

Añade el tuyo