RUNNING

Ineos 1:59, el reto más ambicioso de Eliud Kipchoge

Segundo intento de bajar de las 2 horas en maratón

eliud-kipchoge-ineos

(29-5-2019). El keniano volverá a intentar rebajar el crono del maratón por debajo de las dos horas, tras quedarse a 26 segundos en su primer intento. Así será el reto Ineos 1:59.

Eliud Kipchoge va a intentar el próximo otoño, en Londres, ser el primer hombre en bajar de las 2 horas en los 42.195 metros. Podría ser a mediados del mes de octubre, sobre el día 13, justo una semana después de la finalización del Mundial de Atletismo que va a celebrarse en Doha (Catar).

Queda claro, pues, que no es supersticioso. El atleta keniano lo anunció tras ganar por 4ª vez el Maratón de la ciudad británica y confirmarse como el mejor maratoniano de toda la historia. Tiene el récord del mundo de maratón, es el actual campeón olímpico, ha ganado 8 World Marathon Majors y ha vencido en 11 de sus 12 maratones oficiales disputadas. Mejor dicho, 12 de 13 si sumamos el proyecto Breaking 2 en el circuito de Monza, en mayo de 2017. Bajo el paraguas de Nike, Kipchoge intentó romper la barrera de las 2 horas en maratón en un proyecto ideado expresamente para ello junto a los también corredores Lelisa Desisa (ETI) y Zersenay Tadese (ERI). Superó por 25 segundos las 2 horas. Por lo tanto, se quedó a tan sólo 26 segundos de conseguir ese ansiado 1:59, la primera vez en la que el digito 1 habría asomado la cabeza tras un maratón.

Ineos 1:59

Precisamente, este es el lema del nuevo desafío: Ineos 1:59, al que se ha sumado la multinacional farmacéutica británica. Propiedad de Jim Ratcliffe, el hombre más rico de la Gran Bretaña, Ineos también ha comprado recientemente el ex equipo Sky de Chris Froome para convertirlo en el Team Ineos en la máxima categoría del ciclismo mundial.

Tras quedarse a escasos segundos de su objetivo en el circuito italiano, el corredor keniano afirmó, con una sonrisa dibujada en ese rostro marcado por mares de experiencia que parecen infinitos: “Estamos a tan sólo 25 segundos de conseguirlo. La esperanza es real, así que vamos a mantener el fuego vivo”. Y la llama está tan viva que esperamos que el bueno de Eliud pueda quemarse, en este caso, en la capital británica. Un fuego que tiene la memoria de la experiencia y que desea calcinar, quizás, el que puede ser el último cartucho para Eliud, que el próximo 5 de noviembre cumplirá 35 años.

Estamos a tan sólo 25 segundos de conseguirlo. La esperanza es real, así que vamos a mantener el fuego vivo

Siguiendo el rayo láser del coche Tesla que le precedía –y que establecía el ritmo tipo para lograr bajar de las 2 horas- y arropada por hasta 6 liebres, Eliud Kipchoge estuvo dentro de su meta hasta el kilómetro 30. Con esas vueltas de 2.405 metros en el trazado de Monza (17,5 en total hasta completar los 42 kilómetros y 195 metros), el corredor oriundo del Valle del Rift marcó un estratosférico 1:25:20 en ese punto kilométrico. Estaba para hacer casi 2 horas clavadas. Nadie en la historia había logrado esos ritmos y ese tiempo con tamaña distancia en las piernas.

Por debajo de las 2 horas hasta el kilómetro 30

El corredor africano empezó muy bien, precedido por las liebres que iban intercambiándose su papel, cruzando los primeros 5 kilómetros en un crono de 14:14. Al paso por el kilómetro 10 (28:21), dibujaba un tiempo final estimado de 1:59:35, por debajo de las 2 horas. Crono que se mantenía más o menos estable en el kilómetro 15 (42:34), en el 20 (56:49) y en la ½ maratón (59:57). Eliud perdió la marca del láser en los últimos 10 kilómetros. A 7 kilómetros para meta, en el 35, se situaba ya 6 segundos por encima de la barrera. Al final y a pesar de sobrepasar el objetivo en 26 segundos, Eliud cruzó la línea de llegada con la bandera a cuadros –sin liebres, ya que éstas se retiraron a falta de 300 metros para dejarle solo- con una sonrisa de oreja a oreja. A pesar de haber escrito una nueva página en el mundo del maratón, Kipchoge –humilde y solícito como siempre- pidió perdón por no haber logrado la marca anhelada.

Para bajar de 2 horas en los 42.195 metros, hay que mantener un ritmo total de 2 minutos y 50 segundos por kilómetro. Una auténtica barbaridad que, en el anterior intento, el corredor del NN Running Team, estuvo a punto de conseguir. Jim Ratcliffe es consciente de la magnitud que tiene este hito para la historia del mundo del running, tal y como declaró en el periódico inglés The Guardian: “para el atletismo, éste es el desafío más extraordinario que puede afrontar cualquier ser humano. Para cualquiera de los que corremos, el concepto de correr 42 kilómetros a 2 minutos y 50 segundos es impensable”. Y, en este mismo sentido, añadió que “la mayoría de las personas en el planeta no podrían hacer eso, por lo que lograrlo sería casi sobrehumano”. De hecho, a nivel de marketing –sobre todo-, pero también a nivel deportivo, se está vendiendo este evento como la última barrera existente dentro del atletismo moderno. El lema, en inglés, reza el siguiente mensaje: “No human is limited”.

Roger Bannister en el horizonte

El nombre de Roger Bannister también se ha ligado a este reto Ineos 1:59. Y es que hace más de 60 años, en 1954, nadie creía tampoco que el hombre era capaz de correr una milla por debajo de los 4 minutos. Hasta que el 6 de mayo de ese año, el atleta inglés logró una marca para la historia: 3:59,4 en la mítica pista de Iffley Roaf, en Oxford.

Desde la organización del Ineos 1:59, se está intentando asemejar el reto actual al que en su día tuvo en sus manos –o, mejor dicho, en sus piernas- Roger Bannister. El de la barrera de los 4 minutos en la milla no es, sin embargo, el único reto deportivo que toman como referencia. El 10 de la gimnasta Nadia Comaneci en los JJOO de Montreal (1976) o el ascenso al Everest (8.848 metros) por parte del alpinista neozelandés Edmund Hillary y el sherpa nepalí Tenzing Norgay en 1953, son otros ejemplos de retos deportivos que han marcado un antes y un después en la historia del deporte y de la humanidad. Kipchoge ha asumido como propio este mensaje y afirma que “sueño con hacer historia para la humanidad. El Ineos 1:59 supera todo lo que logré anteriormente”.

La marca no será homologada oficialmente

Como ya ocurrió en el maratón más rápido completado jamás por un humano, en Monza en mayo de 2017, el crono que logre el keniata en la capital británica no será homologable. Las mismas circunstancias de la propia carrera, liebres permutables (hasta un total de 30 liebres se fueron alternando en esta tarea con nombres como el de Bernard Lagat, Chris Derrick, Stephen Sambu o Sam Chelanga), avituallamientos líquidos desde bicis motorizadas o un coche que resguardaba del viento y marcaba el recorrido toparon con el reglamento de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF). El artículo 144 del reglamento de la IAAF no admite dudas: “los ejemplos siguientes se considerarán asistencia, y por lo tanto no se permitirá: (a) marcar el paso en carreras por personas no participantes en la misma carrera, por atletas doblados o a punto de ser doblados o por cualquier clase de aparato técnico (diferentes de los autorizados en el Artículo 144.4 (d))”.

Acorde o no con lo que establece la IAAF, Ineos 1:59 busca ir más allá. Eliud Kipchoge pretende un logro sin precedentes: ser el primer hombre en correr 42.195 metros por debajo de las 2 horas. Para ello, deberá correr 26 segundos más rápidos que en Monza y 100 segundos más rápido que el actual récord del mundo de la distancia (el 2:01:39 que estableció él mismo el pasado mes de septiembre en Berlín). Aún no sabemos el recorrido exacto por el que va a transcurrir el evento, aunque podría tratarse de un trazado urbano y con presencia de público, a diferencia de lo que ocurrió en el intento anterior. Eso sí, seguro que se intentarán reproducir las mismas condiciones, casi ideales, que se cosecharon en Italia (12 grados de temperatura al inicio de la prueba, con una humedad del 69% y un viento, del norte, que soplaba únicamente a 6 km/h). Eliud rozó los límites del ser humano, como si de una máquina se tratara. Emulando a un bólido de Fórmula 1, alimentó el debate sobre cuánto tiempo tardará el hombre en romper la barrera de las 2 horas. Pues quizás saldremos de dudas muy rápido, en menos de 5 meses.


Hay 1 comentario

Añade el tuyo
  1. Antoni Baltar

    Marc,

    fascinante el reto de Kipchoge! Si hay algún atleta actualmente en activo que pueda conseguirlo es él y sólo él. Me decepciona un poco que nuevamente se vaya a hacer el intento sub 2h sin buscar homologación de la marca, porque aunque se lograra, sería en condiciones de “laboratorio”. Me gustaría que se plantearan cumplir las normas de la IAAF, aunque fuera un maratón a la medida de Eliud, para que la marca fuera válida.

    Le deseo todo a la suerte del mundo y ojalá lo consiga, aunque personalmente me daría un poco de “rabia”, porque una especie de “consuelo” que tengo en el maratón – ya que nunca he logrado sub 3h – es que mi marca personal esté a menos de una hora del record del mundo. Con el mordisco que le pagó Eliud al último record, casi me “atrapa”… Así que en el momento que caiga el sub 2h, tendre qué espabilar, y los años van pasando y eso no ayuda 🙂


Publicar un nuevo comentario.