RUNNING

Se ha convertido en el atleta más rápido en completar 42.195 metros

Kipchoge se queda a 26 segundos de cumplir el reto, que no el récord de maratón

kipchoge-breaking2

Kipchoge cruzando la meta del reto Breaking2 el sábado en Monza. (AP / /Luca Bruno)

(8-5-2017). Este pasado sábado, el maratoniano Eliud Kipchoge se ha quedado tan solo a 26 segundos de correr 42.195 metros en menos de dos horas. Una proeza que acerca lo que hasta ahora parecía improbable: romper la barrera de las dos horas en maratón.

El atleta campeón olímpico Eliud Kipchoge hizo el sábado en el circuito de velocidad de Monza (Italia), su mejor marca sobre la distancia de 42.195 metros, al finalizar con un impresionante tiempo de 2 horas y 25 segundos. Una proeza que ha convertido a este maratoniano en el más rápido sobre la distancia de maratón, lo que ha supuesto un triunfo personal para el deportista, para todo el equipo de Breaking2 que ha hecho posible el reto, también y sobre todo para Nike a nivel de marketing, pero también para la comunidad mundial de atletismo.

Porque el tiempo conseguido por Kipchoge es más que quedarse a las puertas de batir un muy ambicioso reto y que pocos creían posible al menos hasta dentro de un tiempo. También supone más que demostrar que -con las ayudas pertinentes-, la barrera de las dos horas no está tan lejos. Pero sobre todo, este mediático y sorprendente reto ha abierto la veda.

Kipchoge casi rebaja el tiempo de dos horas para recorrer 42.195 metros, que no es lo mismo que un maratón. Puesto que en un maratón convencional, ni se escogen las mejores condiciones climáticas, ni se dispone de las ayudas de las que disfrutó el atleta en Monza. Sin embargo, hace posible soñar que se está más cerca de lo que se piensa de derribar el muro de las dos horas. Y el mismo Kipchoge lo expresó al finalizar el reto cuando aseguró que “somos humanos”, pero que “estamos trepando el árbol”. “He subido a una rama y voy hacia la siguiente. Este no es el final del intento de los corredores de llegar a las dos horas”. Desde luego que no es el final, sino el principio.

Parciales de récord

Pero ¿qué sucedió concretamente el sábado 6 de mayo a las 5:45 horas de la mañana en Monza? Como hemos dicho, Eliud Kipchoge terminó la distancia del maratón en un tiempo de 2:00:25, superando su marca personal que hasta el momento se encontraba el 2:03:05. Sus otros compañeros en el intento del reto, Zersenay Tadese y Lelisa Desisa, completaron la distancia en 2:02:57 y 2:06:51, respectivamente.

Pero desde un principio, todos los ojos estaban puestos en Kipchoge y así se pudo ver a medida que avanzaba la carrera, cuando Desisa se descolgó en el kilómetro 18 y Tadese al pasar el kilómetro 20.

A partir de ese punto, todo quedó entre Kipchoge y el grupo de seis liebres que lo acompañaba.

Y hubo momentos de la prueba que parecía posible cumplir el reto, firmando Kipchoge unos tiempos por vuelta de entre 14:07 y 14:17, teniendo en cuenta que cada vuelta eran 2,4 km. Sin embargo, al alcanzar el kilómetro 35, el cansancio empezó a hacer acto de presencia y empezó a firmar parciales más lentos, como se puede apreciar en la progresión de parciales, que no dejan de ser asombrosos: 5km (14:14), 10 km (28:21), 15 km (42:34), 20 km (56:49), 25 km (01:11:03), 30 km (01:25:20), 35 km (01:39:37), 40 km (01:54:04), 42.195 m (02:00:25).

El reto no se cumplió por los pelos, pero demostró de qué pasta está hecha Kipchoge y que es posible soñar en derribar el muro de las dos horas, en menos años de lo que toda la comunidad de atletas pensaba posible.

Las claves de Breaking 2

Y para hacerlo posible, sin desmerecer la capacidad atlética de los tres maratonianos que han formado parte del proyecto, Breaking2 ha dispuesto de una serie de ayudas estratégicas que han resultado ser todo un acierto.

La primera de las claves del reto ideado por Nike fue la elección del lugar en el que se iba a intentar el reto, con unas condiciones meteorológicas idóneas. A lo que se suma una estrategia de carrera formada por varios elementos. Uno de ellos, un coche eléctrico que circulaba seis kilómetros por delante del grupo de atletas con una pantalla que marcaba el tiempo de carrera, el tiempo transcurrido hasta ese momento y la hora programada para el final. Dicha información se actualizaba cada 200 metros, algo que no ocurre en las carreras convencionales.

Además, se escogió y formó un grupo de 30 libres cuyo objetivo era asegurarse que los tres maratonianos corrían a un ritmo constante y favorecer la divergencia del viento. De los 30, 18 acompañaron al atleta más rápido, formando dos grupos de seis. Solo seis liebres estaban en el recorrido a la vez con el primer equipo, formando una curiosa formación en triángulo. Nike ha explicado que esta formación se escogió basándose en los experimentos en túneles de viento realizado en otoño de 2016. Cada liebre cubría dos vueltas al circuito al frente del grupo, siendo relevada cada 4,8 kilómetros, en una ensayada coreografía.

Por otra parte, cada atleta contaba con una asistencia motorizada que les proporcionaba la hidratación que necesitaban y personalizada para cada momento de la carrera, con una mezcla de carbohidratos especial.

Sin olvidar, la equipación y las zapatillas Zoom Vaporfly Elite diseñadas por Nike, y que algunos han sugerido que se trataba de dopaje tecnológico.

Revivir el reto 

Si quieres volver a ver el reto o aún no has tenido ocasión, el vídeo permanecerá publicado en la página de perfil de Facebook de Nike durante esta semana.

Además, la marca ha anunciado la próxima publicación de un documental que explicará el reto Breaking 2 y que ha sido elaborado en colaboración con un equipo de National Geographic.


No hay comentarios

Añade el tuyo