RUNNING

La mejor hora para correr según nuestro organismo

running-atardecer

(22-2-2017). Existen muchas teorías que defienden las bondades de correr por la mañana, al mediodía o en la noche, al igual que detractores. Pero la comunidad científica parece coincidir en una franja horaria en la que el running favorece nuestro organismo.

Y esta franja horaria que recomiendan la mayoría de expertos sería entre las 17 y las 19 horas, es decir, antes de cenar. Según los estudios realizados sobre la materia, en estas horas sería cuando nuestro organismo es más eficiente. Y, en el caso concreto de corredores, nadadores y ciclistas, además el rendimiento aumentaría de un 5% a un 10% coincidiendo con esta franja horaria.

Sin embargo, estos mismos expertos admiten que la última hora del día puede ser la más complicada en cuanto a encontrar la motivación suficiente para salir a correr. Y lo respaldan afirmando que “se ha constatado que los corredores matinales son más asiduos al entrenamiento que los corredores que prefieren la segunda mitad del día”, según publica Mdzol.com.

Es por ello que no existe un horario que sea de gusto para todos y a pesar de que esta franja horaria es la más adecuada para nuestro cuerpo, cada una tiene sus ventajas y desventajas.

Running matutino

Por ejemplo, correr por la mañana, antes de ir a trabajar o iniciar nuestra rutina diaria, conlleva el beneficio de aportarnos energía para afrontar el nuevo día. Además de contribuir a la salud mental y de amoldarse al horario de preparación de la mayoría de carreras que se celebran. Por el contrario, los expertos consideran que durante las primeras horas del día es cuando la temperatura corporal es más baja, lo que provoca rigidez muscular. Además, la capacidad pulmonar es algo inferior y las reservas de glucógeno que se han empezado a consumir por la noche nos harán sentir sensación de cansancio más rápido, aún habiendo desayunado.

Parón al mediodía

Para los que prefieren correr al mediodía, decirles que entre las 13 y las 16h, el organismo ofrece un mejor rendimiento que no a primera hora. Además, esta franja horaria permite al organismo digerir el entrenamiento aumentando el ritmo cardíaco, lo que facilita conciliar el sueño de noche. Por otra parte, el nivel de cansancio del cuerpo no ha llegado a su máximo como sí al final del día, lo cual favorece unas sesiones de running más concentradas. Pero escoger este horario supone restar tiempo a la comida y al descanso para prepararnos para la tarde.

Correr de noche

Mientras que correr de noche, más allá de las 19 horas, presenta la desventaja de tener que correr con todo el cansancio acumulado durante el día. Además, la actividad física con ausencia de luz hace al cuerpo revolucionar el organismo, lo que dificultará y retrasará el sueño. Por otra parte, correr de noche posibilita practicar deporte sin el bullicio del día, con más calma. Pero se debe tomar las precauciones adecuadas y llevar ropa reflectante para poder ser visto por los automóviles.

No obsesionarse con el horario

Sea el que sea el momento del día que mejor se adecue a nosotros, los expertos recomiendan no obsesionarse con los horarios y olvidarse de las expectativas de entrenamientos en condiciones ideales y de logros en progresión constante. Lo más importante, según remarca Mdzol.com, es que siempre prevalezca la satisfacción de salir a correr. Y cuidar la alimentación y el descanso.

Vía: Eugenio Cabezas- www.mdzol.com


No hay comentarios

Añade el tuyo