RUNNING

Cada vez más comunidades imponen su obligatoriedad

Mascarilla para correr, ¿sí o no?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) desaconseja su uso

running mascarilla

Algunas comunidades autónomas han impuesto la obligación de usar mascarillas para correr, si bien desde la OMS se desaconseja su uso, apelando al "sentido común".

(3-2-2021). El Gobierno de la Comunidad Valenciana se ha sumado al de Galicia y ha prohibido correr sin mascarilla en las grandes concentraciones urbanas siempre y cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad, 1,5 metros, con otras personas. La medida, que entró en vigor el 1 de febrero (entre las 10 de la mañana y las 7 de la tarde), no está exenta de polémica. Y ha vuelto a poner encima de la mesa los efectos de correr con esta protección.

El uso de la mascarilla es obligatoria en toda España. Aunque existen algunos supuestos, -como la práctica deportiva al aire libre y garantizando una distancia interpersonal de 1,5 metros- en los que se iba aplicando excepciones.

El avance de la tercera ola de la pandemia por Covid19, sin embargo, está llevando a las Comunidades Autónomas a aplicar restricciones aún más severas, entre las que se encuentra la obligatoriedad de llevar mascarilla mientras se practica deporte al aire libre. Andalucía o Melilla se habían mostrado más restrictivos con las actividades en el exterior, terrenos a los que se ha sumado ahora Galicia y, desde el 1 de febrero, la Comunitat Valenciana.

En el caso valenciano, se ha impuesto el uso de mascarilla “quirúrgica o higiénica” a los deportistas que practican deporte en los núcleos urbanos entre las 10h y las 19h, pudiendo no llevarse en la actividad física que se practique fuera de núcleos urbanos y que permita mantener la distancia de seguridad. El gobierno valenciano ha tomado esta decisión al tener el peor dato de incidencia acumulada en todo el país: 1.431 casos de media por cada 100.000 habitantes.

En tierras gallegas, no existe excepción alguna. La prohibición incluye calles, parques, zonas verdes y playas urbanas. Además, el ejercicio deberá ser individual, a no ser que se trate de dos personas que sean convivientes. Si corres, caminas o andas en bicicleta, no puedes separarte de tu equipo de protección individual (EPI). Y eso “aunque se pueda garantizar la distancia física de dos metros con otras personas”, establece la normativa específica del gobierno del popular Alberto Núñez Feijóo.

La ciudad autónoma de Melilla también obligó ya hace un tiempo a llevar mascarilla durante las actividades deportivas al aire libre. Andalucía lo indicó para zonas concurridas, pero sin llegar al extremo gallego o valenciano. Paralelamente, en muchas competiciones españolas se han establecido protocolos por los cuales jugadores de fútbol, baloncesto o balonmano, por citar sólo algunos ejemplos, juegan con esta protección. No por voluntad propia, sino porque están obligados a ello por normativa federativa.

Cambio de posicionamiento de la OMS

Galicia abrió un camino que ahora ha seguido Valencia y que, visto lo visto en otro tipo de medidas, podría ser un efecto llamada para otras zonas. ¿Pero es aconsejable correr con mascarilla? ¿Es adecuado hacer deporte con ella, debida al hecho que nos podemos sofocar? Las dudas surgen entre corredores y científicos. Incluso la misma Organización Mundial de la Salud (OMS) ha cambiado su criterio en esta cuestión. Ha pasado del “mascarilla sí para correr” a “no recomendar su uso para hacer deporte intenso” en el cuarto informe publicado desde el inicio de la pandemia sobre su uso.

La propia OMS deja claro que “las mascarillas disminuyen la disponibilidad de oxígeno e incrementa, al mismo tiempo, los niveles de CO2 que absorbemos”. ¿Qué significa esto? Pues que “se reduce la capacidad para respirar cómodamente” en cualquier tipo de deportista. Y en el caso de personas con dolencias cardiovasculares graves “incluso podría suponer un problema grave para su salud”. En este sentido, “la medida preventiva más importante durante el ejercicio físico es mantener la distancia de seguridad”. Ésta debe ser “de un mínimo de metro y medio con las otras personas”.

La OMS desaconseja el uso de mascarillas en la práctica deportiva, al reducir el confort al respirar, además de promover, con el sudor empapando las mascarillas, la aparición de microorganismos.

Datos de “Covid-19 and mask in sports”

El estudio “COVID-19 and mask in sports”, pone datos a la conclusión de la OMS. “Usar mascarilla en un ejercicio de mayor intensidad que caminar disminuye la disponibilidad de oxígeno en un 4% y aumenta los niveles de CO2 aspirado en un 20%”. Un extremo molesto para cualquier corredor y que “puede llegar a resultar incómodo y sintomático para personas con patologías cardiorrespiratorias”. Queda claro, pues, que hacer deporte con una mascarilla, corriendo con ella en el caso que nos atañe, “no permite realizar la actividad a pleno rendimiento”, tal y como coinciden tanto el estudio citado como fuentes de la OMS.

En el caso de practicar deporte en un espacio cerrado, la OMS advierte de la “necesidad de asegurar una buena ventilación de la sala en cuestión”. De hecho, “en todo momento debería existir una ventilación natural adecuada o un sistema de ventilación que funcione adecuadamente”. Una argumentación que demuestra el cambio de timón de la OMS en este sentido y que se podría resumir con el siguiente lema: más ventilación, mayor distancia y menos enmascaramiento.

Distancia de seguridad necesaria

Diferentes especialistas en la materia –siguiendo los mismos preceptos marcados por la OMS- han resumido en el siguiente gráfico la distancia de seguridad necesaria entre un corredor y las viandantes.  Teniendo en cuenta también que el contacto entre ambos es casi mínimo, debido a la velocidad tan distante de unos y de otros. Los atletas que mayor cura deben tener son aquellos que corren a una intensidad mayor. En este caso, deberían guardar un margen de seguridad de alrededor de 10 metros. Si nuestro trote es relajado o ligero, este trecho se reduce a los 4-6 metros.

El sentido común, la mejor protección 

Teniendo en cuenta esto, los contrarios a que los corredores puedan trotar sin mascarilla al aire libre podrían argumentar que esta distancia difícilmente se puede cumplir en grandes núcleos urbanos. No les falta razón. Más dónde no llega la normativa sí lo debería hacer el sentido común. Esto es, lo más aconsejable sería tratar de evitar esas calles y zonas urbanas más concurridas cuando corremos. O bien hacerlo en horarios en los que haya menos gentío. Si nuestro día a día nos lo impide, no está de más correr con una mascarilla bajo el cuello e intentar protegernos cuando nos cruzamos con los transeúntes.

Carreras seguras

Carreras como la “Cursa dels Nassos”, la “Cursa de la Mercè” o la “Sant Silvestre del Masnou”, todas ellas organizadas por el Club La Sansi a finales de 2020, demostraron también que “siguiendo un protocolo de salud muy estricto, hoy en día se puede correr también de forma saludable”. Y sobre todo, “sin riesgo para la salud de los participantes, que empiezan a correr una mascarilla los primeros metros y reciben otra al cruzar la línea de meta”, tal y como nos cuenta el presidente del Club La Sansi, el ex corredor internacional José Luis Blanco. Blanco apuntilla que “si hay voluntad de las diferentes administraciones en juego, organizar carreras seguras en tiempos de coronavirus es posible”.


Hay 2 comentarios

Añade el tuyo
  1. Anna

    Según el Real Decreto ley 21/2020 del 9 de junio, en España NO es obligatorio el uso de mascarilla en el exterior cuando se puede mantener la distancia de 1,5 m. En el interior de espacios públicos tampoco siempre y cuando sean espacios correctamente ventilados. En la práctica de deporte individual en el exterior nunca es obligatoria. Capítulo II de la citada ley.

  2. Pola

    Me comen los huevos las prohibiciones de correr con bozal.
    Pero qué cojones de tontería es esa? Al aire libre y cruzándote con alguien durante menos de 1 segundo…


Publicar un nuevo comentario.