RUNNING

¿Qué es el SwimRun?

La disciplina combina running y natación

swimrun

(18-9-2019). El SwimRun es un deporte que combina nadar y correr en repetidas ocasiones, con transiciones de agua y tierra. O, lo que es lo mismo, tienes que nadar y correr con lo mismo que llevas puesto. Es decir, si nadas con aletas y neopreno, debes correr ataviado con las mismas prendas. Se trata de una disciplina que en España está asentándose en los últimos 3-4 años, con un número creciente de usuarios.

El origen de SwimRun lo encontramos en Estocolmo, en Suecia. Nació gracias al propietario de un hotel de esta localidad que tenía la idea de desafiarse junto a sus amigos. Eso sí, no fue hasta hace 13 años, en 2006, cuando tomo cuerpo en forma de competición, en Ötillö, en este mismo país.

La idea era que los participantes se movieran entre isla e isla nadando y después corriendo. No es de extrañar pues que el de Ötillö sea hoy en día uno de los campeonatos mundiales de SwimRun (con más de 180 competiciones de SwimRun en todo el mundo), entre los que también cabe destacar la SwimRun Series de Copenhague, el City Challenge Trisport, la SwimRun Italia o la SwimRun Series Breca.

En nuestro país, en la actualidad, hay numerosas competiciones de este deporte: SwimRun Barcelona, SwimRun Costa Brava, SwimRun Lanzarote (en 2017, sin ir más lejos, congregó a más de 400 participantes dentro de las SwimRun Canarias), SwimRun Delta de l’Ebre, SwimRun Colera, SwimRun Discovery (en la Sierra de Cádiz) o SwimRun Alcudia, por citar sólo algunas de las carreras más reconocidas.

El SwimRun es un deporte que podemos practicar de forma individual o por parejas –suele ser lo más habitual para aumentar su seguridad y fomentar el compañerismo entre los participantes-. Su esencia, eso sí, tal y como su propio nombre indica, es el de correr y nadar en diferentes tramos y alternando ambas especialidades con transiciones entre el agua y la tierra. Esto es, para que nos entendamos, estamos ante un acuatlón, pero a lo grande y con fases de correr mucho más marcadas. Se suele practicar en entornos no controlados, por lo que uno debe adaptarse a las condiciones que puede encontrarse al nadar y al correr. Y es que la mayoría de los caminos por donde se corre no están marcados. Al mismo tiempo, y a diferencia por ejemplo del triatlón, las entradas y salidas del agua se llevan a cabo por zonas bastante más complejas.

Material obligatorio

Como podemos intuir, una de las particularidades más especiales del SwimRun es el uso del material con el que lo practicamos. No podemos cambiarnos de ropa en ningún momento. En este sentido, hay un material obligatorio necesario en cualquier prueba de este tipo que se precie (y como hemos comentado previamente, debe usarse a lo largo de toda la competición; ésta, pues, es una diferencia significativa en relación con un triatlón o un duatlón). Es el siguiente:

  • Neopreno de natación (ya sea versión larga o bien con pantalón corto y manga corta)
  • Gafas de natación
  • Silbato
  • Zapatillas de correr (pueden ser de trail o de asfalto, y hay que tener en cuenta su peso, ya que hay que nadar con ellas, aunque ya existen zapatillas específicas para SwimRun)
  • Gorro de baño
  • Dorsal
  • Chip de cronometraje

Material complementario

Hay que tener en cuenta la importancia de esta lista. Es capital. Y es que durante el desarrollo de toda la prueba de SwimRun no podemos quitarnos ni tirar ninguna pieza de todo el material. Sólo hay una salvedad. Únicamente se puede hacer en las zonas de avituallamiento habilitadas para ello. Pero también hay que saber que dicha pieza no la podremos recuperar posteriormente si nos hemos deshecho de ella (en el caso, por ejemplo, que se nos rompa el gorro de baño). La lista anterior es la del material obligatorio de una disciplina deportiva en la que se mezclan varias veces el correr y el nadar. A continuación, y fruto de la experiencia de los usuarios, podríamos establecer una nueva lista: la del material recomendado para antes o durante la carrera.

  • Crema de protección solar
  • Palas o manoplas de natación
  • Aletas
  • Vaselina
  • Hidratación y alimentación (en función de nuestras necesidades y de la distancia de la prueba)
  • Pullboy o cualquier elemento que nos permita flotar encima del agua (eso sí, con una medida máxima de 100×60 centímetros)

Teniendo en cuenta todo esto, son cada vez más los runners que prueban esta modalidad deportiva, buscando nuevos retos durante la época estival. Marcas como Salomon, INOV-8 o Salming, por ejemplo, ya han sacado al mercado zapatillas específicas para poder participar en una prueba de SwimRun. Se trata de ejemplares que tienen prestaciones específicas para el tipo de terrenos por los que vamos a correr y también teniendo en cuenta que nadaremos con ellas. Tienen un buen agarre en superficies húmedas, peso reducido y un drenaje de agua rápido y efectivo – en definitivo, un buen material para poder estar dentro y fuera del agua-.

A partir de ahora, ya podéis consultar el calendario para buscar aquella prueba de SwimRun que tenga lugar más cerca de vuestra población y probar. Seguro que no os vais a arrepentir de esta experiencia ya sea a nivel individual o por parejas, masculinas, femeninas o mixtas.


No hay comentarios

Añade el tuyo