RUNNING

Cómo aumentar la motivación en running

motivacion-running

(27-1-2016). La motivación es un ingrediente principal para afrontar cualquier tarea o actividad. En running, muchos corredores experimentan fases en las que pierden el interés y las ganas de entrenar o competir. ¿Cómo se puede salir de estos períodos de estancamiento?

Como comenta Julio Rosales, NLP Coach, Trainer & Speaker, “la motivación sólo perdura si es genuina, es decir, los motivos por los que hago algo tienen que ser verdaderamente míos y han de estar alineados con mis propósitos y con mi estilo de vida. Para encontrarlos, hay que responder siempre a la pregunta ¿para qué hago esto? En el ámbito del running podría contestarse de diferentes formas: para adelgazar, mejorar la salud, mejorar el estrés, etc.”.

La desmotivación puede aparecer en cualquier momento en la vida de un runner que ha estado acostumbrado, hasta ese momento, a entrenar casi a diario e incluso a competir. Determinados patrones mentales o formas de pensar pueden también subyacer en esta desidia o falta de motivación. “Hay que dejar de pensar en lo que yo llamo modo binario que vendría a ser algo así como salgo a correr y soy una persona diligente versus no he podido salir hoy, soy un auténtico desastre”, explica Julio. “Tendemos a pensar que cuando rebajamos temporalmente el nivel de exigencia lo echamos todo a perder y no es cierto. Un hábito es un continuo y, dado que se prolonga en el tiempo, siempre viviremos épocas de mayor y menor intensidad”.

Tendemos a pensar que cuando rebajamos temporalmente el nivel de exigencia lo echamos todo a perder y no es cierto

El experto además insiste en que pasar una semana sin hacer ejercicio, no significa necesariamente haber tirado por la borda todo el trabajo previo ya que considerarlo así sólo provoca frustración. “Quizás la solución comience por aceptar que siempre vivimos en estas oscilaciones”, añade.

Formas de aumentar la motivación

Desde la disciplina del coaching existen diferentes herramientas que pueden ayudar a recuperar esa motivación que un runner puede perder en algún momento de su vida deportiva.

– Planteamiento de objetivos realistas y planificados en el tiempo de manera progresiva. Lo que más suele desmotivar a un runner es la ausencia de resultados por el hecho de marcarse metas inalcanzables. “Por tanto, es importante plantear hitos en un calendario en función de unos objetivos medibles y posibles”, argumenta Julio. “Si mi rendimiento ha bajado temporalmente, hay que volver a plantear metas y sub metas en función de mi condición física de hoy y aceptar que esto es un proceso continuo. Por ejemplo, si quiero correr una maratón el año que viene, debería pautar hitos del tipo: fecha en la que correré 5 kilómetros cómodamente, fecha en la que correré 8 km., y en la que haré 11 km. De esta forma, cada consecución de una etapa me dará la motivación para trabajar en la siguiente”.

– Evitar las comparaciones: La comparación con los demás puede ser muy frustrante. “En el deporte como en cualquier otra actividad”, explica Rosales, “la única comparación lógica es la que hago conmigo mismo. Cualquier persona con la que intente compararla tiene unas características físicas y mentales diferentes a las mías, por tanto no tiene sentido querer equipararnos a los demás”.

– Escoger la música adecuada: Una adecuada selección de música puede ayudar a recuperar la motivación por la actividad que se realiza, pero también hay que ir un poco más allá. Como argumenta Julio, “podemos hacer listas de canciones que duren aproximadamente el tiempo que me planteo correr, así mediré mi progreso por ‘temas’ en lugar de por kilómetros. También hay que saber escoger la música en función del momento –uno más relajado para comenzar y otro mucho más movido para el final-. Y es que la música, junto a los olores son dos de los agentes que más rápidamente nos cambian el estado de ánimo”.

– Variar diferentes aspectos de mi rutina: Otros métodos que pueden ayudar a un runner a deshacerse de la desmotivación pueden ser cambiar el recorrido habitual de los entrenamientos, cambiar de zona e incluso modificar alguna pieza o color de la vestimenta.

La música, junto a los olores, son dos de los agentes que más rápidamente nos cambian el estado de ánimo

– Correr con más gente: El aspecto social de correr es una de las principales razones por la cual la gente comienza y se mantiene corriendo. Una opción es buscar un club local de running o reclutar algunos amigos o compañeros de trabajo para salir a correr.

– Escoger la unidad de medida más adecuada: Como explica el experto, “es importante reflexionar si me resulta más fácil plantearme una meta temporal que de distancia. Quizás si decido correr 30 minutos sin importar el ritmo y los metros que haga, me resulte más motivador que alcanzar 5 km. a toda costa”.

– Medir los resultados de todas las maneras posibles: Pesarse una vez a la semana, si el objetivo es bajar peso; hacerse fotos semanalmente para ver el progreso o usar aplicaciones que miden el rendimiento para ver gráficamente los avances, pueden también ayudar a recobrar la motivación.

– Celebrar los éxitos y el esfuerzo: “Siempre hay que recompensarse por lo conseguido”, explica Julio, “no importa como lo hagamos, pero hay que hacerlo. Por ejemplo, podemos comprarnos unas zapatillas nuevas al lograr los 10 km. o permitirnos un postre especial el día que salgo a correr”.

Lo que más suele desmotivar a un runner es la ausencia de resultados por el hecho de marcarse metas inalcanzables

Aunque todas estas herramientas pueden ayudar a recuperar la motivación, para el experto en coaching es importante “aprender a vivir el momento disfrutando, poniendo toda la atención en lo que estoy realizando y recordar sobre todo que estoy corriendo de manera voluntaria y puedo dejarlo en cualquier momento. Es decir, es una elección libre, no una imposición. En definitiva, lo resumiría todo en vivirlo y disfrutarlo en lugar de sufrirlo”, concluye.

Más información: www.juliorosales.com


No hay comentarios

Añade el tuyo