RUNNING

Cómo prevenir el pie de atleta

pie-atleta

El pie de atleta es la infección por hongos del pie más habitual entre la población en general, y entre deportistas, en particular. En verano, el riesgo de padecerlo, aumenta. La prevención, en estos casos, es la mejor opción para evitar que surja.

Como explica Enric Violan, podólogo deportivo, “se denomina pie de atleta a las colonias de hongos que proliferan habitualmente en la zona interdigital del pie, es decir, entre los dedos, en especial entre el cuarto y el quinto dedo, aunque también puede darse en otros lugares como la planta, talón e incluso extenderse a las uñas”.

Causas

Aunque hoy en día es un tipo de infección muy extendida entre la población en general de cualquier edad y sexo, tiene especial incidencia entre runners y deportistas de toda índole, de ahí precisamente su nombre. “Es un tipo de hongo que prolifera en condiciones de calor y humedad. Una persona que utilice un calzado tanto deportivo como de calle muy cerrado, elaborado con materiales poco o escasamente transpirables y que tenga tendencia a padecer de sudoración excesiva del pie, tendrá mayor probabilidad a sufrirlo”, asegura Enric.

Una vez se ha padecido de pie de atleta, las probabilidades de que rebrote son muy altas

Síntomas

Hay varias señales que pueden alertar sobre la presencia de este tipo de hongos en el pie. “Los signos más evidentes suelen ser: enrojecimiento o inflamación de la piel con picor excesivo, ardor o escozor y una especie de ampollas que hacen que la piel se agriete y provoque descamación”, comenta Violan. Ante cualquier síntoma, la recomendación es acudir cuanto antes a un podólogo para someterse a un diagnóstico y evaluación pertinentes e iniciar cuanto antes un tratamiento para evitar su proliferación.

Tratamiento

Cuando se diagnostica el pie de atleta, el tratamiento suele ser habitualmente de aplicación tópica a base de pomadas y/o polvos antimicóticos. “En algunos casos”, comenta Enric, “si la afectación es muy amplia se puede recurrir también a un tratamiento sistémico, vía oral, mediante pastillas”.

Una de las características de este tipo de hongo es su gran resistencia. Aunque puede desaparecer siguiendo correctamente la pauta indicada por el podólogo, el riesgo de que vuelva a manifestarse es elevado. Como comenta Enric, “una vez se ha padecido de pie de atleta, las probabilidades de que rebrote son muy altas y cada cierto tiempo la persona puede sufrirlo nuevamente, sobre todo si se propician y favorecen nuevamente las condiciones de calor y humedad en el pie”.

Prevención

Aunque el pie de atleta no le impide a un runner seguir corriendo ni le afecta en su marcha o ritmo de carrera, sí es cierto que puede ser incómodo por el picor o ardor que puede experimentar. Para evitar que surja, lo mejor es siempre la prevención. Las medidas a seguir que recomienda Violan son las siguientes:

– Evitar dejar los pies húmedos o mojados tras la ducha. Para ello hay que secar correctamente toda la zona interdigital con una toalla, trozo de papel o incluso utilizando un secador. En el caso de que se padezca de pie de atleta, el secado nunca se hará mediante fricción o frotamiento sino por contacto para evitar que la piel se rompa.

– Escoger el calcetín adecuado. Se recomienda utilizar aquellos que estén elaborados con fibras naturales como el algodón, lana, etc. Si hay tendencia a una sudoración excesiva, se aconseja ir cambiándolos varias veces al día.

– Utilizar zapatillas o zapatos con materiales transpirables y naturales como la piel o el cuero y evitar al máximo el calzado con un revestimiento excesivamente plástico.

– Mantener el pie ventilado el máximo tiempo que se pueda tanto si se sufre de pie de atleta como si no. Si está ventilado, estará seco, no tendrá humedad y evitará la aparición de este hongo.

De cara al verano, se recomienda extremar las precauciones y sobre todo utilizar calzado abierto, tipo sandalia, siempre que se pueda.

Más información: www.violanpodologiadeportiva.com


Hay 1 comentario

Añade el tuyo
  1. Fran Synergym

    Yo hace tiempo que uso zapatillas de correr con transpiración y es muchísimo mejor. Además de ser más ligeras. En verano, el tiempo que no estoy haciendo deporte casi siempre tengo los pies al aire libre y nunca he tenido problemas de este tipo. Eso sí cuando en invierno he abusado de tener los calcetines puestos todo el rato o con zapatillas que no eran transpirables al hacer deporte si he tenido indicios, pero nunca me ha llegado a pasar esto.


Publicar un nuevo comentario.