RUNNING

Actuar frente a la fatiga extrema cuando corremos

Cómo prevenir y actuar ante una pájara

pajara-running

Ante una pájara lo primero a hacer es parar, ni correr más despacio ni caminar; deternerse.

(19-4-2017). La pájara es un término que proviene del ciclismo y hace referencia a una situación de fatiga extrema que puede producirse después de un gran esfuerzo físico. Un fenómeno también presente en el running y para el que hay que saber actuar.

Un bajón físico súbito, un estado de extrema fatiga. Así se define la sensación que siente un cuerpo al experimentar una pájara. Este estado suele darse después de completar un entrenamiento o competición de larga duración, que ha supuesto un fuerte esfuerzo físico y se nos han acabado las reservas de glucógeno en el cuerpo para seguir ejercitándolo. O lo que es lo mismo, se produce la hipoglucemia.

Aunque durante muchos años, el concepto pájara se ha vinculado a la práctica de ciclismo, lo cierto es que está presente en toda la práctica deportiva y también en el running. Con el objetivo de saber cómo actuar frente a una pájara, la atleta y bloggera Raquel Rodríguez, más conocida como Lady Fitness, aporta algunos consejos en este post de Vitónica, que aquí resumimos.

Qué hacer frente a una pájara

Cuando sentimos que nos da una pájara, Lady Fitness recomienda detener de inmediato la actividad que se esté realizando. E insiste: “no vale con aminorar el paso o bajar el ritmo si estamos corriendo, es obligatorio detenernos porque, de no hacerlo, las consecuencias pueden ser peores”.

Otro consejo que aporta, una vez nos hemos detenido, es “ingerir alimentos y bebidas que contengan azúcares de rápida absorción para que el cuerpo los asimile lo antes posible y pueda recuperarse”. Entre los ejemplos de alimentos que se pueden consumir en estos casos, menciona las frutas desecadas, las bebidas reponedoras o las barritas energéticas.

Prevenir la pájara

Como siempre es mejor prevenir que tener que curar, Lady Fitness también aporta unos consejos para prevenir que nuestro cuerpo llegue al estado de pájara. Para ello, recomienda “preparar bien todos los entrenamientos previos a una carrera y planificar los avituallamientos tanto líquidos como sólidos que llevaremos a cabo en la misma. Este último punto, básicamente, es el que nos puede salvar de una hipoglucemia: cenar bien la noche anterior a la carrera, desayunar de forma adecuada a nuestras necesidades y haber ensayado la suplementación con geles y bebidas nos ahorrará más de un susto”.

Por otro lado, añade, “es importante que conozcamos los síntomas de una pájara para que podamos identificarlos y seamos capaces de detenernos antes de que vayan a más: visión nublada, mareos e incluso alucinaciones son los síntomas más claros. Si comienzas a notarlos, detente y piensa qué puede estar pasándote. Más vale perder unos segundos o no cruzar la meta de una carrera que pagarlo unos kilómetros más adelante”.


No hay comentarios

Añade el tuyo