RUNNING

La doctora Eva Ferrer Vidal-Barraquer nos aconseja

¿Cuándo podemos empezar a hacer running con los niños?

correr con hijos

Es imprescindible introducir a los niños en el running como un simple juego. Lo más importante es que lo pasen bien.

(20-4-2016). Muchos padres desean compartir con sus hijos su pasión por el running. Sin embargo, ¿a partir de qué edad es más idóneo iniciar en la práctica de este deporte a los niños? La doctora Eva Ferrer Vidal-Barraquer nos aconseja.

eva ferrer y running infantil

La doctora Eva Ferrer Vidal-Barraquer, especialista en medicina del deporte y miembro del departamento de Medicina del Deporte del Hospital Sant Joan de Déu (Barcelona) nos hace una serie de recomendaciones sobre cómo y cuándo iniciar a nuestros hijos en la práctica del running.

Son muchas las carreras populares que, a día de hoy, incluyen su versión mini para los más pequeños. De esta manera, el Running se está convirtiendo en un deporte para toda la familia. Mientras padres y madres se preparan para tomar parte en una carrera de 10 quilómetros, medio maratón u otras distancias, sus vástagos hacen sus pinitos en carreras no competitivas en que lo más importante es que los niños disfruten.

No conviene inscribir a los niños a carreras antes de los 5 años

Pero ¿cuándo debemos apuntar a nuestros hijos e hijas a este tipo de “carreras”? Según la doctora Eva Ferrer la edad más conveniente es “a partir de los cinco años, porque,m antes de esas edad, los niños no tienen la madurez necesaria para entender el hecho de correr como un juego, pero que contiene pequeñas normas”.

Correr, un juego

Está claro que lo más importante entre los 5 y 8 años, es correr para “pasárselo bien”, explica la doctora Ferrer. Según prosigue, “es importante que el niño se tome las carreras en las que pueda participar como un juego, en el que hay que respetar a los demás y llegar al final superándose a sí mismo”.

Por otro lado, Ferrer enfatiza la necesidad de “recuperar los juegos tradicionales y, sobre todo, aquellos que implican correr”. Y es que, según apunta,  poco a poco, y con el paso del tiempo, ya iremos incrementando la distancia a recorrer.

La diversión es la clave del éxito. Cualquier actividad que se premie para los más pequeños, debe, según subraya la doctora Ferrer,  “contener una gran parte de divertimiento”. Esa es la clave para introducir a los más pequeños a cualquier actividad.

ACTIVIDADES INTRODUCTORIAS

Entre las actividades de introducción al running pueden apuntarse juegos sin demasiadas reglas, como el escondite, por ejemplo. “Que los niños tengan un estímulo y que se lo pasen bien”, precisa la doctora. Según añade, “eso, lamentablemente, es algo que se ha perdido pero que  es una de las actividades que mejores efectos tiene para fomentar la actividad del correr entre nuestros hijos”.

Entre los 5 y 8 años es imprescindible que los niños vean el correr como un juego y no como una obligación”

De esta manera, los niños disfrutan corriendo, sin ser conscientes de lo que, en realidad, están haciendo. Ello conllevará “una serie de ventajas como: fortalecimiento de las piernas, aumento de la capacidad pulmonar y fortalecimiento del corazón”, señala Eva Ferrer. La facultativa remarca, no obstante que “correr siempre debe ser, en esta franja de edad, un juego y no una obligación”.

Rutas adaptadas

Cuando los retoños son tan pequeños, no aguantan salidas muy largas. Por lo tanto, cuando diseñemos un recorrido, hay que montar “rutas concretas” y no muy largas.

Conviene plantearlo como una especie de juego, como si estuvieran en la hora del ‘recreo’ escolar. En ese sentido, la doctora Eva Ferrer destaca que “los padres deben ser conscientes de lo que pueden aguantar”.

Los padres deberán valorar, asimismo, “la exigencia que demandamos a nuestras criaturas”. Eva Ferrer pone un ejemplo concreto: Un padre planifica una salida de 5 quilómetros. Para él no plantea ningún problema, pero su hijo, muy probablemente, sólo sea capaz de ‘aguantar’ hasta el quilómetro 2 o 3 y lo peor,, igual, a partir del kilómetro uno ya no empieza a resultarle divertido. Si ello sucede, será evidente que hemos diseñado mal la actividad, que lo hemos hecho más en función de nuestras ganas, ritmos y distancias, y no atendiendo a la realidad física de nuestro hijo.

Los padres deben adaptarse siempre a las condiciones físicas de sus hijos; nunca al revés

Por todo ello, Ferrer destaca que “es necesario adaptarnos a ellos y, también, que entiendan los motivos por los cuales les puede resultar divertida (e interesante) esa actividad”. Como colofón la médico recomienda que “hay que hablar con nuestros hijos y, muy especialmente, escuchar siempre sus preferencias”.

Aprovechar el movimiento

 Está claro que los más pequeños tienen una tendencia natural a moverse y  a no estarse quietos. Por tanto, hay que aprovechar, en un sentido positivo y desde una edad temprana, esas ganas de moverse que tienen.

La doctora Eva Ferrer Vidal-Barraquer recomienda que “hay que animarles a llevar un estilo de vida activo desde una edad bien temprana”, porque éste “permitirá a nuestros hijos establecer una buena base y adquirir unos hábitos saludables, que ya tendrán incorporados a medida que se vayan haciendo mayores”.

Por lo tanto, correr a edad temprana es una gran opción. Eso sí, “practicado a una intensidad moderada” y teniendo en cuenta la capacidad de cada niño y niña, como ya hemos comentado con anterioridad.

Si los niños ven el running como un juego, no les será algo pesado practicarlo. Lo practicarán más y “ello incrementará la probabilidad de que este deporte forme parte de su día a día en el futuro”.

Promover el ejercicio física desde una edad temprana evitará a nuestros hijos problemas que pueden ser graves cuando lleguen a adultos

De hecho, según reconoce la especialista, “éste es uno de los grandes retos con los que se encuentran los médicos hoy en día. Hay un exceso de sedentarismo a edades muy tempranas y ello va a generar más problemas en la edad adulta”.

Correr como una forma de relacionarse

Hay que tener en cuenta también que el mero hecho de correr, y de tomar parte en algunas carreras infantiles, permite a los niños y niñas relacionarse con sus semejantes. La doctora Ferrer señala como valor añadido que  “ello les permitirá desarrollar una serie de habilidades y fomentar sus relaciones sociales”.

Correr también es una opción “para que nuestros hijos salgan de su zona de confort”, en palabras de Ferrer, e, “incluso es una vía para ayudar a otros niños y niñas a compartir esa experiencia, fijarse metas y tener una actitud positiva en relación con todo lo que hacen”.

Información de contacto:

@EvaFVB

http://medicinaesport.hsjdbcn.org/es/


Hay 2 comentarios

Añade el tuyo
  1. Silvia

    Mi hija de 5 años hace días que me pide salir conmigo a correr, pero no la he llevado todavía porque creo que se cansará pronto…
    A esa edad serían capaces de correr a un ritmo contínuo, durante 1 o 2 km? Yendo despacio?
    Gracias

    • MARC

      Hola Silvia. A esa edad pueden correr esta distancia. Pero siempre es complejo marcar una distancia concreta. Lo importante es que ella se sienta cómoda y no vaya falta de aire… Y, lo más importante, que se lo pase bien y que lo vea como un juego. Espero que puedas disfrutar de este gran momento compartido. Un saludo! 🙂


Publicar un nuevo comentario.