RUNNING

Antibióticos: Así afecta su consumo al rendimiento deportivo

antibiotico

Consejos a tener en cuenta al consumir antibióticos.

(5-2-2020). En época invernal es común pasar por diversos procesos infecciosos que nos pueden llevar al consumo de antibióticos. Pero ¿sabías que su consumo puede afectar a nuestro rendimiento físico cuando nos calzamos las zapatillas para salir a correr? Para responder a ésta y otras dudas nos hemos puesto en contacto con el doctor Juan José Muñoz Gómez.

“Los antibióticos afectan especialmente a un grupo particular de microorganismos como son las bacterias, pero no todo microorganismo en el cuerpo equivale a sufrir una infección”, arranca el doctor Juan José Muñoz Gómez, también traumatólogo y cirujano.

Siguiendo con la explicación médica, no toda infección la causan las bacterias, motivo de más “por el que no deberíamos tomar, y nunca auto medicarnos, este tipo de medicamentos ante cualquier infección”, explica claramente el galeno. Todos y todas habréis notado algunos de los afectos secundarios de tomar antibióticos como pueden ser cambios a la hora de orinar (menos o más veces) y a nivel intestinal puede dar diarreas. Estos cambios pueden producir una pérdida de electrolitos y llegar a ser perjudiciales, en este sentido, para el rendimiento físico del deportista.

En este sentido, “el uso de antibióticos no es un factor de riesgo por sí mismo a la hora de contraindicar la realización de ejercicio mientras los estamos tomando”. De hecho, “hacer o no hacer ejercicio durante su ingesta no depende del empleo del antibiótico, a excepción de algunos casos señalados por el propio médico, sino de las alteraciones que nos genera la infección”. Y también, la forma en cómo nuestro cuerpo se ha adaptado a todo este proceso. Y es que, cuando tomamos antibióticos, “nuestro sistema inmunológico se ve también debilitado”. Nuestro cuerpo tratará de adaptarse al medicamento, y si no lo logra, “el deportista puede bajar sensiblemente su rendimiento”.

Con anginas o enfermedades respiratorias es mejor no salir a correr

El doctor Juan José Muñoz Gómez nos pone un ejemplo concreto. Si tenemos anginas –se trata de una infección de origen bacteriano- no deberíamos hacer deporte. Sobre todo “si estas anginas van acompañadas de fiebre”. Y es que el hecho de tener fiebre “puede provocarnos síntomas como dolor muscular y/o malestar general”. Pero debe quedar claro que dichos síntomas los provoca la infección, no la tema de antibióticos. “La capacidad de nuestro cuerpo para adaptarse a estos síntomas va a determinar, en gran medida, volver antes o después a nuestra actividad deportiva habitual”, sentencia el especialista. Es difícil establecer un modelo universal, “porque cada persona puede reaccionar de una forma divergente”.

El doctor Muñoz también avisa que, con infecciones como puede ser una mononucleosis, “no deberíamos correr largas distancias, ya que nuestro cuerpo está sufriendo un proceso inflamatorio en el hígado o el bazo”. En el caso de neumonías, bronquitis o enfermedades respiratorias similares, “también desaconsejaría totalmente hacer deporte”, ya que pude agravar los problemas respiratorios “derivados de estas infecciones”. Una vez superadas estas dolencias, “y aunque debamos tomar antibióticos algunos días más, podremos volver a correr con total normalidad”.

Probióticos para minimizar los efectos de los antibióticos

En el caso que la toma de antibióticos sea indispensable –siempre establecida por parte de un profesional de la medicina-, el traumatólogo también aconseja una pequeña adaptación en nuestra dieta. “Es muy bueno tomar probióticos, que van a minimizar la destrucción de nuestra flora intestinal, “que es uno de los efectos negativos que tiene sobre nuestro organismo el consumo de este tipo de medicinas”.

Error común: tomar antibióticos por una gripe

Uno de los errores más extendidos es el de la ingesta de antibióticos para combatir un virus. El virus de la gripe sería el ejemplo más claro. No obstante, “tomando antibióticos no resolveremos el problema de origen”, admite el doctor. Bien al contrario. “Existe una cierta tendencia a recurrir a este tipo de medicamentos que no son efectivos en este caso y que incluso pueden llegar a ser nocivos”. Y nos cuenta el motivo. “Los antibióticos sólo son efectivos para ciertas infecciones de origen bacteriano”, advierte Muñoz. Y “la gripe tiene un origen habitualmente vírico, no bacteriano”. De hecho, puede tener un efecto contrario, “al destruir la flora bacteriana intestinal –tal y como ya hemos comentado-, que actúa como barrera natural ante la entrada de agentes infecciosos”.

Teniendo en cuenta esto, a modo de recordatorio y resumen, podemos terminar con 4 sentencias claras por parte del doctor Juan José Muñoz Gómez:

  • Si tenemos una infección de origen vírico (como una gripe), no debemos tomar antibióticos
  • Si empiezas el tratamiento de antibióticos, debes completarlo totalmente, sin dejarlo antes de lo establecido por el especialista
  • No debemos entrenar cuando empezamos a tomar antibióticos, ya que sólo estamos retrasando –en función, eso sí, de cada persona- el proceso de recuperación
  • La prescripción de un antibiótico (y quizás esta es la sentencia más importante) debe llevar siempre la firma y la recomendación de un médico

Información de contacto:

Juanjosemunoz53@gmail.com


No hay comentarios

Añade el tuyo