RUNNING

Cuándo acudir al fisioterapeuta

Running y fisioterapia, amigos inseparables

fisioterapia-maraton

(5-6-2019). El running, y especialmente el maratón, y la fisioterapia, son dos amigos inseparables y condenados a entenderse. Pero no solo cuando haya molestia o dolor. Te explicamos cuándo es conveniente realizar una sesión de fisioterapia, especialmente si estás preparando un maratón.

La preparación para una prueba como el maratón, requiere de muchos pasos que no sólo se concentran en el entrenamiento. Además de la preparación física, entran en juego otros elementos como la preparación mental, la nutrición, el descanso, la elección del material…

Y, aunque es menos común pensar en ello, también se hace necesario planificar una serie de visitas al fisioterapeuta.

Pasar la ITV

Usando una metáfora, debemos pensar que nuestro cuerpo es como un coche, que para pasar la ITV debe ponerse a punto en el taller. Similar le pasa a nuestro organismo que, antes de someterse a una prueba de alta exigencia como es el maratón, es necesario que esté todo en orden y en buenas condiciones.

¿Sólo debo acudir al fisio cuando tenga las piernas cargadas?

Para estar en una línea de salida de un maratón, y, sobre todo, para poder sobrevivir con garantías a todo el proceso que supone el arduo entrenamiento, es necesario tener cuidado de nuestras articulaciones y músculos. Y no hay mejor profesional que un fisioterapeuta que pueda sernos de ayuda.

Una de las primeras grandes cuestiones que puede venirnos a la cabeza es cuál es el momento adecuado para acudir al fisioterapeuta, si es que hay un momento preciso en lo que debamos hacerlo. Algunos corredores y corredoras siguen una leyenda runner, con nulo fundamento científico, que predica que si no tengo dolor en las piernas no es necesario que acuda al especialista. Algo rotundamente falso.

Desde el centro de fisioterapia Fisiogracia de Barcelona dejan claro que “siempre es mucho mejor prevenir que curar”. Así pues, les planteamos la pregunta anterior y la afirmación es rotunda: “No debemos esperar a que aparezca el dolor y menos aún cuando estamos preparando una carrera con tanto esfuerzo y tiempo invertido, además de exigencia, como es un maratón”. Más claro, el agua.

De esta forma, como si de un entrenamiento específico se tratara, se aconseja cada 3-4 semanas “incluir un masaje de descarga de piernas dentro de nuestro plan de entrenamiento”. Por lo tanto, aunque nuestras sensaciones durante la preparación sean inmejorables, no deberíamos obviar los efectos positivos de un masaje de descarga sobre nuestras extremidades inferiores.

Beneficios de un masaje de descarga

El masaje de descarga que puede efectuarnos cualquier fisioterapeuta formado –en esto inciden mucho desde Fisiogracia para evitar que pongamos nuestras piernas en manos de una persona sin el conocimiento requerido para ello-, produce una serie de efectos beneficiosos sobre nuestro cuerpo. “Y no sólo a nivel muscular, sino también a nivel circulatorio, linfático, nervioso e incluso respiratorio”, nos cuentan los especialistas de este centro barcelonés.

Con esta descarga, “logramos relajar nuestra musculatura general, reduciendo los calambres y espasmos, además de eliminar las zonas de fibrosis y adherencias”. Paralelamente, “aumenta la vascularización, favoreciendo la eliminación de deshechos y aumentando el aporto de nutrientes y oxígeno a nuestros músculos”.

Todos estos beneficios, traducidos al lenguaje de campo de cualquier corredor o corredora, nos servirán para evitar lesiones, mejorar nuestro rendimiento muscular y acelerar nuestra recuperación tras las duras sesiones a las que someteremos nuestro cuerpo durante las semanas y meses previos al día de los 42.195 metros.

Otra de las dudas que puede surgirnos si no tenemos demasiada experiencia en la materia es cada cuándo debemos acudir al especialistas para liberar ese exceso de carga contenida en nuestras extremidades inferiores. Hay que tener en cuenta que “con los masajes de descarga, se baja el tono muscular, pero éste se recupera a los pocos días”, manifiestan los técnicos.

¿Cada cuándo debemos hacernos un masaje de descarga?

Tal y como comentábamos anteriormente, los expertos de Fisiogracia recomiendan hacerlo cada 3 semanas durante toda la preparación y también hacer un último masaje de descarga la semana del maratón, de cara a poder afrontar la carrera de la mejor forma posible. Y este último masaje debería ser, como muy tarde, unos 4 días antes de la carrera, para que nuestro cuerpo pueda obtener todos los beneficios de la descarga y recuperarse de las molestias propias de las friegas.

Desde Fisiogracia advierten que cada runner es diferente y que cada uno puede responder de una forma distinta a un masaje. Puede que necesiten más horas para recuperarse. Por este motivo, “si no hemos hecho ninguna descarga durante toda la preparación, sería un poco arriesgado hacerlo a una semana de la prueba”. No obstante, también es necesario ser muy claro y diáfano con el fisioterapeuta que nos atienda, contándole nuestra experiencia previa y todo lo que hemos hecho para preparar la carrera de Filípides. El profesional en cuestión, atendiendo a su experiencia, “también sabrá qué intensidad deberá imprimir sobre nuestras piernas durante el masaje”.

¿Cómo debo actuar tras completar el maratón?

Las agujetas y microrroturas fibrilares que padecerán nuestras piernas durante los días posteriores a un maratón pueden tardar algunos días en desaparecer. “No hay que tener impaciencia para volver a entrenar y querer competir de nuevo”, según los responsables de Fisiogracia. Es preciso tener en cuenta que “nuestro sistema inmunitario estará debilitado, por lo que necesitaremos más descansar y recuperarnos bien, con calma”.

Para ir bien, y no padecer mucho dolor durante el masaje, lo mejor sería ir al especialista cuando el dolor, las agujetas, hayan desaparecido por completo. Eso sí, “el masaje que nos podemos hacer tras un maratón puede diferir radicalmente del anterior a la competición, ya que puede ser suave y buscando, por encima de todo, una mejor en la circulación”.

A modo de recordatorio y de resumen de todo lo que hemos comentado anteriormente, los técnicos de Fisiogracia nos resumen todos los datos en el siguiente esquema:

¿Cuándo debemos acudir al fisioterapeuta?

  • Antes de una carrera (la semana anterior): es perfecto para relajar nuestros músculos y favorecer nuestra circulación sanguínea y linfática
  • Después de una carrera (a poder ser cuando haya desaparecido el dolor agudo de las agujetas): es perfecto para relajar los músculos, eliminar la tensión acumulada, mejorar la circulación, ayudar al drenaje y eliminar todas las toxinas que hayamos podido acumular.
  • Durante el entrenamiento: los corredores más avezados deberían ir al especialista cada 3 semanas, aunque algunos runners habituales pueden hacer cada 15 días. Lo más importante es incorporarlo en nuestra rutina de ejercicios, de manera que el masaje ayude a mantener la salud de nuestros músculos, que tienden a sufrir con las cargas de los entrenamientos.

 

Información de contacto:

www.fisiogracia.com

@fisiogracia

 


No hay comentarios

Añade el tuyo