RUNNING

Recomendaciones para correr en ciudades con alta contaminación

correr-contaminacion

Se recomienda evitar las calles más transitadas y en las horas de mayor presencia de vehículos motorizados.

(5-6-2019). Las grandes ciudades y urbes que concentran mucha industria y tráfico rodado, suelen acumular altos niveles de contaminación nocivos para la salud y más si respiramos esa contaminación mientras corremos. Os damos algunas recomendaciones a seguir si corremos en espacios con aire ‘viciado’.

Correr al aire libre es un placer para poder llenar de aire nuestros pulmones, además de purificarlos. No obstante, este proceso puede tener un enemigo en las grandes ciudades españolas: la contaminación.

Un estudio reciente del RACC y Zurich Seguros ya alertaba de los peligros de la mala calidad del aire en las zonas urbanas más utilizadas por los runners de Barcelona, Madrid, Málaga, Sevilla o Donosti, per citar sólo algunos ejemplos. Más allá de establecer las diferencias significativas entre ciudades, el objetivo de este artículo no es otro que el de dar unas pautas genéricas que pueda poner en práctica tanto un corredor malagueño como una corredora de Madrid para poder planificar mejor sus entrenamientos, teniendo en cuenta las condiciones ambientales.

Bajo el nombre “Práctica deportiva y calidad del aire en zonas urbanas”, dicho documento es pionero a la hora de analizar por vez primera el impacto de la contaminación en aquellas personas que practican deporte al aire libre. En el caso que nos atañe, referido a aquellos y aquellas que corren. Teniendo en cuenta las conclusiones del mismo, podemos establecer una serie de consejos y recomendaciones de cómo debemos actuar ante la contaminación y a qué horas es mejor salir a correr en una gran ciudad. De esta forma, teniendo esta información, podréis planificar mejor vuestros entrenamientos para evitar los lugares y las horas en los que la contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2) y por partículas en suspensión (PM) es mayor. Hay que dejar claro que en el estudio no se encontraron resultados que desaconsejaran la práctica deportiva, pero sí en algunas ubicaciones, días y franjas horarias en concreto.

A día de hoy, el running es el tercer deporte más practicado por las mujeres españoles y ocupa la 4ª posición en cuanto a los hombres. Cabe remarcar que, cuando corremos, la inhalación de aire puede multiplicarse por 40. De aquí la importancia de evitar que este aire, en la medida de lo posible, esté contaminado. Antes de enumerar los consejos, también es pertinente exponer que los resultados del estudio del RACC y Zurich Seguros no desaconsejan salir a hacer ejercicio, aunque haya contaminación. Y es que los beneficios del deporte sobre la salud son muy superiores al impacto negativo de la contaminación, teniendo en cuenta el nivel de partículas en suspensión y el dióxido de nitrógeno observado. Caso muy diferente sería si el estudio, por ejemplo, hubiera incluido algunas de las principales ciudades de China, India, Pakistán o Bangladesh, que se encuentran entre las 30 primeras ciudades más contaminadas del mundo.

He aquí algunos de los consejos universales que podemos adquirir si deseamos evitar, en la medida de lo posible, los sitios y horas en los que existe mayor contaminación:

  • Evitar pasar por aquellas calles con mucho tráfico. La Avenida Diagonal de Barcelona o el Paseo de la Castellana de Madrid son dos de las arterias de nuestro país con mayor tráfico. Siempre que podamos, deberíamos evitar pasar por estos puntos con mayor tráfico, ya que la diferencia de contaminación entre una calle con menos coches y otra con mucho tráfico es significativa. Y es que las partículas en suspensión pueden llegar a ser del doble y el dióxido de nitrógeno 1,5 veces más de lo normal, en el peor de los casos. Lo que queda claro es que hay una relación directa entre contaminación y tráfico.
  • ¿Cuáles son las mejores horas para correr? En el caso de los días laborables, el mediodía, entre las 12 y las 14 horas, en aquellas zonas donde existe más tráfico. Y en la franja de la tarde-noche en las zonas sin tráfico (esto es, entre las 17 y las 20 horas). Al mismo tiempo, queda claro que la cantidad de tráfico existente desciende de forma significativa durante los días festivos. Por lo tanto, tanto sábado y, sobre todo, domingo, son los dos mejores días de la semana para poder hacer deporte con un aire menos contaminado y más saludable.
  • Efectos sobre la salud de la contaminación. Está claro que una calidad deficiente del aire no es buena para la salud de cualquier persona ni tampoco para su calidad de vida. Tampoco, obviamente, para los corredores y corredoras que inhalan, cuando corren, más aire que el que respira un peatón normal. No obstante, tal y como hemos comentado con anterioridad, los niveles de contaminación encontrados en nuestro país (basándose en el estudio referente a estas 5 ciudades españolas), no son suficientemente altos para desaconsejar salir a correr. Además, los diferentes estudios científicos existentes dejan claro que la salud no empeora por el hecho de practicar deporte en sitios que tengan una mala calidad del aire. Justo todo lo contrario. Y es que la actividad física en espacios abiertos se considera muy adecuada. De hecho, tal y como afirman los expertos, una vida sedentaria es mucho peor que estar expuesto a elementos contaminantes.
  • ¿Cómo podemos saber la calidad del aire que respiramos? A día de hoy, aún no existe una red de medición que nos permita tener información a pequeña escala, de calle en calle, a nivel de usuario. Y es que, como decíamos, en una misma ciudad pueden existir grandes diferencias entre calles situadas a pocos metros de distancia en función del volumen de tráfico que soporten. Sin embargo, seguro que es cuestión de tiempo que a través de alguna aplicación o incluso servicio municipal podamos tener dicha información en tiempo real de cara a poder pautar y planificar mejor nuestra salida y entrenamiento con anterioridad y siendo conscientes de cuáles son las condiciones ambientales y de contaminación. De hecho, no nos cabe la menor duda de que ofrecer una red más extensa de puntos de medición en todas las ciudades y ofrecer información en tiempo real sobre la calidad del aire son algunos de los retos más interesantes a nivel ambiental que se plantean para los ayuntamientos en pleno siglo XXI.
  • Itinerarios habilitados para runners y para deportistas, alejados de los centros de mayor contaminación y tráfico. La mayoría de responsables consistoriales de las grandes ciudades españolas deberían tener la finalidad de crear más espacios verdes dentro del marismo de tráfico y construcción. Es uno de los grandes retos urbanísticos de los próximos años, sin ninguna duda. En este sentido, los responsables del RACC y de Zurich Seguros han puesto a disposición de los ayuntamientos analizados los datos recabados, además de sus consecuentes conclusiones. Una de las principales resoluciones, además de lo expuesto anteriormente, es que las ciudades necesitan habilitar más itinerarios protegidos con barreras vegetales o bien lugares alejados del tráfico que pueden usar los peatones, ciclistas o corredores. Ejemplos como el de Madrid Río podrían ser un buen camino de transformación urbanística a seguir. Y es que esta obra faraónica ha proporcionado una nueva zona verde para los madrileños, además de reducir drásticamente la contaminación por el tráfico, tras soterrar durante varios kilómetros la vía de circunvalación M-30.

 


No hay comentarios

Añade el tuyo