RUNNING

El médico deportivo desmonta los mitos en torno al running y la insuficiencia venosa

Juan de Dios: “Correr no causa varices, las previene”

varices-corredores-running

¿Se puede correr con varices? ¿El running provoca varices?

(3-5-2017). Desmontamos algunos de los mitos más populares entre corredores sobre las molestas varices con la ayuda del presidente de la Sociedad Andaluza de Medicina del Deporte y médico especialista en medicina del deporte, Juan de Dios Beas.

juan-de-dios-baes-medico-samede

Juan de Dios Beas es el presidente de la Sociedad Andaluza de Medicina del Deporte y médico especialista en medicina del deporte.

En términos generales el médico describe las varices o la insuficiencia venosa periférica “como una patología vascular que afecta a las venas, y que se produce por el deterioro del sistema valvular venoso, que evita el reflujo de sangre en la circulación venosa, generalmente por un aumento de la presión intravascular que produce el deterioro de las válvulas venosas”. Y aunque su localización más frecuente sea en las venas de las piernas, explica que también puede afectar a otras localizaciones.

¿Correr puede generar varices?

Es una de las preguntas que más preocupa a corredores, pero que en ningún caso es cierta. Así lo explica Juan de Dios: “Si el estado de las válvulas venosas es el adecuado, la carrera continua no solo no predispone a la aparición de varices sino que, al contrario, puede ayudar a su prevención y tratamiento”. No obstante, advierte que “en caso de presencia de varices incipientes, es preciso consultar con el especialista de cirugía vascular, antes de seguir realizando carrera continua, pues en esta situación, la carrera continua excesiva o a altas intensidades, puede agravar esta patología incipiente”.

Si el estado de las válvulas venosas es el adecuado, la carrera continua no solo no predispone a la aparición de varices sino que, al contrario, puede ayudar a su prevención y tratamiento

Desmentida esta creencia popular, hemos preguntado por las causas generales por las que los corredores puede sufrir de varices. En opinión del doctor, las causas son exactamente las mismas que en la población general: “Permanecer demasiado tiempo en bipedestación o sedestación, obesidad, sedentarismo y, en la mujer, además el uso de anticonceptivos o la gestación, pueden desencadenar la aparición de varices”. También pueden aparecer por ejercicios que aumenten la presión intravascular, y remarca que “en este sentido, la carrera continua no es un desencadenante, pero podría estar contraindicada en insuficiencia venosas graves o tras la cirugía de las mismas”. Otro de los factores es la predisposición genética pues, según nuestro experto, “determinadas patologías genéticas aumentan la capacidad de coagulación de la sangre y pueden predisponer a padecer varices al aumentar la densidad de la sangre”.

Pseudovarices en corredores

Sobre las patologías específicas en runners, es particularmente frecuente la aparición de varices localizadas en las piernas. Tal y como indica el doctor “durante la carrera, especialmente intensa, la presión a nivel del gemelo puede aumentar mucho y comprometer la circulación venosa”. Son las conocidas pseudovarices. Según Juan de Dios, “no se trata de una patología, sino un reflejo de la mejora de la circulación inducida por el ejercicio para poder responder de forma adecuada al aumento de las demandas del músculo”. Eso sí, advierte que “si las válvulas venosas no están en perfecto estado, puede desencadenar en una variz incipiente”. Asimismo, defiende que “la carrera continua realizada en condiciones adecuadas puede prevenir y mejorar la insuficiencia venosa periférica, ya que facilita el retorno venoso”, concluye de Dios.

Si las válvulas venosas no están en perfecto estado, puede desencadenar en una variz incipiente

Uno de los síntomas más frecuentes en la insuficiencia venosa periférica es la aparición de calambres musculares. Por ello, “en el diagnóstico diferencial del origen de los calambres del corredor, siempre estamos obligados a descartar la presencia de esta patología, pero como es lógico, no todos los calambres musculares en las piernas de un corredor van a ser secundarios a varices”, aclara el experto.

Si sufres varices, puedes y deberías correr

Aclarado este tema, en el caso de corredores que ya sufran varices, pero desean seguir entrenando, pueden estar tranquilos, ya que pueden seguir haciéndolo. Así lo afirma el médico: “Si el grado de insuficiencia venosa periférica es leve o moderado, aunque se tengan varices, no solo no es perjudicial para la salud el seguir corriendo, sino que es lo recomendado”. Eso sí, advierte que “cuando la afectación es mayor, es preciso consultar con el especialista de cirugía vascular para la realización de un estudio vascular detallado y valorar la necesidad de tratamientos específicos para que, tras corregir la insuficiencia venosa, el corredor pueda volver a su práctica deportiva habitual sin riesgos para su salud. Sin esta corrección de la insuficiencia venosa grave, el corredor puede sufrir episodios de trombosis en miembros inferiores”.

Tan solo no sería recomendado seguir corriendo sin acudir al médico, si la insuficiencia venosa periférica es grave

Recomendaciones para combatir la insuficiencia venosa

A continuación, nuestro experto nos da algunas recomendaciones sobre medidas que puede ser de gran utilidad para corredores con insuficiencia venosa leve o moderada:

  • Realizar movilizaciones de la musculatura de la pierna tras el ejercicio con elevación de las piernas
  • Realizar baños de contraste después del ejercicio
  • Es muy recomendable el uso de medias deportivas de compresión leve o moderada, tanto en la práctica deportiva como en vida cotidiana
  • Acudir a sesiones de masoterapia de drenaje (técnica propia e integrada dentro de la fisioterapia)
  • Hacer presoterapia (terapia aplicada mediante un sistema de compresión diseñada para aumentar el flujo venoso y linfático).

 

Datos de interés

www.samede.org

Twitter: @sa_me_de

Facebook: @samede.org


No hay comentarios

Añade el tuyo