RUNNING

El podólogo Albert Casas explica cómo tratarlas

Las lesiones de pie más frecuentes en el post-confinamiento

(20-1-2021). El 2020 nos ha dejado secuelas, psicológicas y físicas. En el caso de los corredores/as, estas secuelas se pueden transformar en nuevas lesiones, si no se ha realizado una adecuada preparación durante el confinamiento y los meses posteriores. Con la ayuda del podólogo Albert Casas, identificamos las lesiones que más están apareciendo en los pies en estos tiempos de Covid-19.

Este año 2020 está siendo atípico en prácticamente todos los sentidos. Pocas competiciones y entrenamientos que, en ocasiones, se convierten en carreras. Pruebas virtuales. Mucho entrenamiento en cinta. Y algunas semanas confinados en casa, sin poder correr con total libertad. Se trata de un cóctel que puede explosionar en forma de más lesiones si el corredor o corredora en cuestión no han sabido adoptar las medidas preventivas necesarias.

El podólogo deportivo especializado en biomecánica Albert Casas nos enumera cuáles son este tipo de lesiones y, sobre todo, cómo podemos evitarlas, ya que siempre vale más prevenir que curar.

Pienso, luego entreno

Peter Coe, el padre y primer entrenador del gran Sebastian Coe, dejó claro que es más importante entrenar primero con la cabeza para poder hacerlo después con los pies. Actuar de forma contraria, suele suponer, tanto en atletas noveles como corredores de élite más experimentados, “un grave error”. Mítica es su frase de “hay que pensar primero, antes de empezar a entrenar”.

Unas reflexiones, éstas de Peter Coe, que no tienen limitación temporal y ahora, décadas después, siguen siendo vigentes para evitar lesionarse. Incluso más por las circunstancias excepcionales que estamos viviendo. De ello sabe mucho Albert Casas, por todo lo que ve en su consulta en Clinik Podologia. Teniendo en cuenta su experiencia, las dolencias post-confinamiento las podemos clasificar en dos categorías:

  • Lesiones dérmicas: son aquellas que tienen lugar en la piel, en la dermis
  • Lesiones músculo-esqueléticas: son todas aquellas que ocurren en los músculos, los huesos, los tendones o los ligamentos, por citar sólo unos ejemplos

Lesiones dérmicas

Entendemos por lesión dérmica “toda alteración que acontece en la piel, ya sea en el dorso, en la planta o en las uñas de los pies”. A tenor del mismo nombre, algunos pueden determinar que este tipo de dolencias no son excesivamente graves. No obstante, “una lesión de piel no curada adecuadamente puede evolucionar en una lesión imposibilitante a la larga”, advierte el experto. Dentro de este tipo de lesiones, las más habituales son las uñas encarnadas, las verrugas plantares y los hongos.

  • Uñas encarnadas: en la jerga científica se conocen con el nombre de onicocriptosis y/o uñas clavadas. Según nos cuenta Casas, “se trata de un conflicto de espacio entre la uña y la piel que la rodea”. Más que establecer parches, “la solución suele pasar por solucionar el problema de manera definitiva, por lo que la mejor opción es la cirugía”. Sobre todo, “si las opciones más conservadoras no han dado resultado para solventar el problema”.
  • Verrugas plantares: el estrés se ha generalizado entorno a buena parte de la población durante esta pandemia, ya sea por motivos profesionales, personales, de salud o por la gran incertidumbre del momento que estamos viviendo. Y este estrés se ha traducido en un sistema inmunitario más debilitado. Esto genera el clímax ideal para la aparición del Papiloma Vírico Humano, popularmente conocido como verrugas. En este sentido, tal y como nos cuenta Casas, muchas personas han visto como aparecían verrugas en sus extremidades.
  • Hongos: en este apartado, el podólogo deportivo lanza un aviso, ya que “no todo lo que observamos en las uñas de los pies y la piel son hongos”. De esta forma, antes de aplicar ningún tipo de producto para combatir los hongos, Casas aconseja acudir a un especialista para que determine “el diagnóstico concreto, ya que el origen de esta dolencia puede ser muy variado y el diagnóstico no suele ser tan sencillo como pueda parecer a simple vista”.

Lesiones músculo-esqueléticas

Se trata de las lesiones más habituales, o las que pueden acarrear más tiempo sin poder llevar a cabo la práctica deportiva, para cualquier corredor. En la mayoría de casos, se suelen producir por una sobrecarga excesiva en un período de tiempo corto. Esto es, el confinamiento y el hecho de no poder correr libremente y la liberación posterior han sido el mejor caldo de cultivo para unas circunstancias casi “ideales”, según el experto, para la aparición de este tipo de lesiones.

Sobrecargamos nuestro cuerpo con demasiados kilómetros o intensidad en un breve período de tiempo. Y esto puede comportar que “el tejido lesionado sea incapaz de soportar dicha carga de golpe”. Y cuando hablamos de tejidos, que conste en acta, “nos referimos a músculos, tendones y ligamentos”, por citar solo 3 ejemplos concretos de lo que nos relata el responsable de Clinik Podologia. Teniendo en cuenta esto, podemos hablar de 3 lesiones estrella:

  • Fascitis plantar: se trata de una inflamación de la planta del pie (conocida como fascia). El dolor, como bien saben todos aquellos y aquellas que la han padecido, suele ser “más acusado al levantarnos por la mañana, en la zona del talón, debido a una tensión excesiva de esa zona”. Es una de las lesiones clásicas dentro del mundo del running por un exceso de carga sobre la base de nuestro cuerpo, los pies, que reciben directamente todos los traumatismos de contacto con el suelo.
  • Metatarsalgia: en este caso, estamos hablando de “un exceso de carga en la zona anterior del pie”. ¿Por qué ha incrementado su incidencia dentro del mundo del running? “Está directamente relacionada con el confinamiento, ya que muchos entrenamientos que se hicieron en casa fueron de alta intensidad”, lo que se conoce con el nombre de HIIT (High Intensity Interval Training). Un tipo de ejercicios que suelen provocar mucho estrés en esta zona de nuestros pies.
  • Sesamoiditis: es una irritación de los huesos sesamoideos del pie, “debida a una carga más elevada, producida directamente por un incremento en la presión de esta zona determinada”, explica Casas.

Todas estas lesiones anteriormente citadas, “no son especialmente graves en su estadio inicial, pero si no las tratamos debidamente pueden llegar a ser, como decíamos al principio, imposibilitantes para la práctica del correr”. Por este motivo, el podólogo deportivo especializado en biomecánica Albert Casas sugiere que lo más sensato es visitar siempre a un especialista, “y hacerlo a tiempo, para evitar males mayores”.

La pandemia ha sido una gran oportunidad para que mucha gente se volcara de nuevo con el deporte o bien empezara a correr, “pero también debemos tener en cuenta de dónde venimos si queremos seguir manteniendo esta práctica que hemos iniciado o retomado durante las últimas semanas”. Ya lo dice el dicho popular, cuando el pie se desliza, la cabeza ser eriza. Por lo tanto, desmelenémonos todos, “pero siempre con cabeza”, suma Albert Casas con una sonrisa.

Más lesiones

La falta de kilómetros en calles, parques y senderos ha afectado a la rutina de miles de atletas que, a regañadientes, han tenido que familiarizarse, si no lo estaban aún, con este tipo de dolencias. Más allá de las lesiones de los pies, la parte que recibe más politraumatismos durante la carrera a pie -y que incluye 26 huesos en toda su compleja estructura-, hay otro tipo de lesiones que también han aumentado en la época post-confinamiento.

Así pues, más allá de las contusiones descritas que afectan a la zona del pie, lesiones musculares como las roturas de fibras, traumatismos (caídas con hematomas o contusiones que, en el peor de los casos, han llegado a ser fracturas) o lesiones ligamentosas y articulares (esguinces de tobillo, distensiones ligamentosas en la rodilla o lesiones meniscales) han sido el plato de cada día en este 2020. Sin embargo, este es otro tipo de menú con el que nos deleitaremos en otro artículo. Más allá de cualquier sueño y quimera atlética, acordaros siempre de una máxima: hay que tocar siempre con los pies en el suelo.

Información de contacto:

www.clinikpodologia.com


No hay comentarios

Añade el tuyo