RUNNING

Plantillas personalizadas para acabar con la fascitis plantar

fascitis-plantar

La fascitis plantar es una de las lesiones más comunes en el running.

(27-6-2018). La fascitis plantar es una de las lesiones más dolorosas y que requieren más paciencia en cualquier corredor o corredora. A parte de un tratamiento activo con un fisioterapeuta y el descanso de no correr, cada vez son más los podólogos que optan por usar plantillas y poder acabar con esta dolencia tan molesta. Es el caso del podólogo deportivo especializado en biomecánica Albert Casas.

“La fascitis plantar es una de las lesiones que vemos de forma más común entre nuestros pacientes en la consulta y el motivo no es otro que, en realidad, se trata de una de las lesiones más frecuentes entre cualquier corredor”, empieza contándonos el encargado de Clinik Podologia.

Hay un gran abanico de tratamientos para acabar con la fascitis plantar, pero hoy vamos a centrarnos en una alternativa que cada vez tiene más adeptos entre los técnicos y especialistas: la utilización de plantillas para disminuir y acabar con los efectos de la fascitis plantar.

“Muchos de los sistemas actuales dirigidos a disminuir el dolor, como las ondas de choque, las infiltraciones o la terapia manual, se centran únicamente en el síntoma”, advierte el experto. Y le cuestionamos, ¿y esto qué significa? Pues que “sólo tratan la inflamación y el dolor de la zona afectada”, nos responde. “No es que sean malas técnicas, todo lo contrario, pero, en muchas ocasiones, todo ello no es suficiente para que el fuerte dolor remita y para que el corredor o corredora pueda volver a desarrollar esta actividad con total normalidad y, lo más importante, sin molestia”, añade Casas.

Estudio biomecánico como paso previo

El podólogo nos apunta cuál es la clave para encontrar el origen del problema. Esto es, la causa que provoca que la fascia se inflame y nos produzca un dolor intenso y que, en el peor de los casos, nos impide incluso correr. “La realización de un estudio biomecánico nos permitirá atacar la raíz de la cuestión, saber por qué motivo aparece esta dolencia”. Y nos explica los motivos. “En un tanto por ciento muy elevado, existe un desajuste de la musculatura plantar o una variación significativa de los movimientos de un pie con respecto al otro, por ejemplo”.

Y tras este estudio, el podólogo puede determinar el uso específico de unas plantillas que nos “ayuden a solucionar no solo la consecuencia, el dolor, sino también la causa y el origen del problema como una parte más del tratamiento”, justifica Albert Casas. Y es que “si no encontramos la causa que originó nuestra fascitis plantar puede ser que, al cabo de un tiempo y cuando hayamos descansado y seguido todos los tratamientos adecuados, la dolencia vuelva a aparecer”.

¿Qué características tiene las plantillas para la fascitis plantar?

“La clave del éxito es la personalización”. Lo que podría ser una gran frase y lema para cualquier ámbito empresarial, también lo es para acabar con esta dolencia y “evitar comprar plantillas genéricas en cualquier establecimiento con el gran mensaje de que pueden acabar con nuestros dolores de pies”, sugiere el podólogo deportivo especializado en biomecánica. “Hay que tener en cuenta la forma del pie y la relación de pesos de cada persona y una de las claves para que las plantillas para la fascitis plantar sean eficientes es la personalización e individualización”.

No hay dos pies iguales, deja claro Albert Casas. Por lo tanto, no podemos acogernos a un remedio universal –cualquier plantilla que podemos adquirir en una farmacia o en grandes superficies- para nuestro caso particular. Este tipo de plantillas genéricas que se autoproclaman como la solución a nuestro dolor “suelen aportar un extra de confort, con la incorporación de materiales más blandos como siliconas, pero en ningún caso modifican ángulos, ejes, cargas, tensiones y fuerza”, advierte.

Teniendo en cuenta esto, y ahondando en el mensaje individualizado anterior, “las plantillas para combatir el origen de la fascitis plantar deben ser personalizadas y pensadas, en su diseño y elaboración, para solucionar de forma total o parcial la causa que provoca la inflamación de la fascia plantar”. En este sentido, unas plantillas que resuelvan mi problema no servirán de nada para otra persona, con otras características concretas, que también sufra esta lesión. “Muchas veces, el origen de la fascitis se encuentra en la forma de pisar de cada corredor, por lo que es imposible establecer un patrón universal en este sentido”, según cuenta el propio Albert Casas.

La plantilla diseñada debe permitir que “la fascia se destense, de modo que cuando la fase aguda esté superada –la fase de más dolor- el corredor o corredora pueda reiniciar la actividad de correr con muchas menos posibilidades de recaída”.

Incorporación de buenos hábitos

Además de estas plantillas, una vez superada la fase de más dolor, es fundamental que el runner incorpore una serie de hábitos correctos sobre estiramientos y, al mismo tiempo, sobre el uso adecuado del calzado. “No sólo cuando sale a correr, sino también en su vida diaria, normal”, deja claro el podólogo. Y es que “ambos factores van a ser determinantes para que encontremos la solución definitiva para acabar con el dolor”. Eso sí, como consejo, Albert Casas recomienda acudir a un centre podológico especializado, sitio en el que cualquier corredor o corredora podrá encontrar los medios y profesionales cualificados para acabar con su dolor y que le harán un diagnóstico adecuado.

Información de contacto:

www.clinikpodologia.com


No hay comentarios

Añade el tuyo