RUNNING

Masajes para prevenir lesiones

masaje-deportivo

La técnica del masaje deportivo aporta numerosos beneficios y uno de ellos es la prevención de lesiones y una consiguiente mejora del rendimiento deportivo. Expertas del Templo del Masaje nos hablan sobre sus propiedades.

Existes muchos tipos de masajes pero aplicados al rendimiento deportivo, la experta y cofundadora del Templo del Masaje, Marina Corpa, comenta que el más beneficioso para este fin es el denominado masaje deportivo o descontracturante. Se trata de masajes “fuertes y profundos, que se complementan con estiramientos y movilizaciones musculares o con otras técnicas como el Shiatsu o el Thailandes, en los que los estiramientos son mucho más fuertes y generalizados”, comenta Corpa.

Beneficios

Estos masajes resultan especialmente indicados “a nivel preventivo”, ya que “previenen lesiones, relajan la musculatura, eliminan toxinas y aumentan la temperatura oxigenando mejor la zona tratada”.

Entre los beneficios que aporta este tipo de masaje, Corpa menciona: “un aumento del riego sanguíneo en la zona tratada, con los beneficios que ello tiene para mejorar dolores, disminuir tensiones o eliminar toxinas”. A lo que añade “la importancia de los estiramientos”. “Una buena sesión de estiramientos después de una actividad deportiva previene notablemente el riesgo de lesiones o sobrecargas”.

Cuándo hacerse un masaje deportivo

Para la prevención de lesiones, Marina Corpa recomienda someterse a un masaje deportivo o descontracturante una vez por semana. Aunque “si el deportista es disciplinado y realiza su tabla de estiramientos mínimo 20 minutos después de cada sesión de entrenamiento, los masajes pueden distanciarse cada 15 días”.

En cuanto al mejor momento para realizarse un masaje, Corpa comenta que existen dos momentos clave: “Se recomienda un masaje precompetitivo, que se realizará 24 horas antes de un entrenamiento intenso o una competición”. En este sentido comenta que “es importante preparar la musculatura para el esfuerzo, aumentando la temperatura y estimulando el músculo para evitar lesiones derivadas de una actividad intensa y fuerte”.

Tras la actividad física intensa, “se realizará un masaje postcompetición, que será un masaje para relajar la musculatura y en el que se incluyen estiramientos de todo el cuerpo en general y en especial de los grupos musculares implicados en la actividad realizada”.

Precauciones con lesiones y dolencias

En el caso de que se padezca una dolencia o lesión en el momento de irse a practicar un masaje, “en primer lugar el masajista deberá concretar bien cómo es el dolor si reacciona al movimiento, si es estático o punzante, etc. Una vez definido el dolor, existen muchas terapias para tratar de manera localizada una lesión, calentar bien la zona antes de iniciar un masaje profundo y siempre tener en cuenta las cadenas musculares implicadas, esto es, tratar en principio la dolencia y finalizar trabajando el resto del cuerpo”, explica Corpa, quien añade a modo de ejemplo que “es muy corriente que en un dolor de gemelos, el masajista termine trabajando la zona lumbar”.

Escoger centro y masajista

Existen muchos centros especializados en masajes y muchos profesionales conocedores de esta técnica. Aunque por desgracia también hay mucho intrusismo. Para escoger un buen profesional en el que confiar nuestro cuerpo, Carpa señala que “lo primero es escoger un centro especializado en masaje deportivo o descontracturante. En ellos debe haber buenos quiromasajistas que deben ser capaces de encontrar la zona a tratar, muchas veces a simple vista ya sea por inflamación, rojez, una postura incorrecta, etc…”

Y concluye que “no hay que descartar las terapias orientales, como la acupuntura, el Shiatsu…, que son técnicas con unos beneficios increíbles tanto a nivel físico como mental. Poder relajar la mente es muy importante también para evitar lesiones por estrés”.

 

Más información: www.templodelmasaje.com/blog


Hay 5 comentarios

Añade el tuyo
  1. Javier

    ¿Lesiones? ¿Masajistas? ¿Descontracturante? ¿Y todavía tenéis la poca decencia de decir que hay intrusismo? Los intrusistas sois vosotros, quiromasajistas. Si de verdad tenéis cualquier patología, acudir a un FISIOTERAPEUTA TITULADO, con estudios universitarios, único profesional con CAPACIDAD LEGAL para poder tratar lesiones.

  2. Grisha

    Javier, has leído el artículo o siquiera el título? Igual si lo lees verás que habla de “prevenir lesiones”. Te lo pongo aquí otra vez por si se te ha pasado.
    Espero que tengas trabajo y te vaya bien y que seas tan bueno que no tengas que preocuparte por si hay o no intrusismo (que no lo hay en este caso concreto).

  3. Javier

    Me lo he leído perfectamente, de hecho, copio y pego.
    “En el caso de que se padezca una dolencia o lesión en el momento de irse a practicar un masaje, “en primer lugar el masajista deberá concretar bien cómo es el dolor si reacciona al movimiento, si es estático o punzante, etc. Una vez definido el dolor, existen muchas terapias para tratar de manera localizada una lesión, calentar bien la zona antes de iniciar un masaje profundo y siempre tener en cuenta las cadenas musculares implicadas, esto es, tratar en principio la dolencia y finalizar trabajando el resto del cuerpo”

    En el momento en el que se habla de lesión es cuando metéis la pata y tocáis otro terreno que no es el vuestro.

    Yo también os deseo mucho trabajo depilando cejas para que no tengáis que captar pacientes escribiendo artículos.

    Un saludo.

  4. Isabel

    Javier, se te ve un poquito estresado amigo. Quizá deberías de ir a darte un masaje por una quiromasajista con experiencia a que te quite las tensiones.
    Lo mismo hasta te sorprendemos.
    Y te voy a decir una cosa, conozco muchos “fisioterapeutas” que son unos completos inutiles. Pero ahí están. Hay trabajo para todos.
    Cuanto daño hace la “titulitis”…
    Saludos

  5. Jaime

    Perdón por intervenir en medio de una riña, pero la verdad es que yo he tenido la suerte de pasar por el centro que Templo tiene en la madrileña zona de Goya, y ponerme en manos de una de sus expertas, y el resultado ha sido espectacular.

    Entré cojeando, por un dolor en el gemelo de la pierna derecha, y salí aliviado; y lo que es más importante esperanzado: comprendí que la persona que me atendía sabía de lo que hablaba, pues sus explicaciones sobre lo que me pasaba y lo que dabía hacer posteriormente fueron casi tan relevantes como su masaje terapéutico.

    No sé si tenía título o no, pero sí que me ayudó a curar un dolor y evitar su reproducción.


Publicar un nuevo comentario.