RUNNING

Según la nutricionista Anna Grífols

10 puntos clave para la alimentación del runner en navidades

consejos-clave-de-alimentacion-para-runners-en-navidades-bis

EVITAR TENTACIONES. La mejor solución para no tener que poner a prueba nuestra fortaleza es “no tener en casa esos alimentos que ya sabemos de antemano que no nos benefician”.

(23-12-2020). Entre el 24 de diciembre y el 6 de enero transcurren más de dos semanas. 15 días en los que debemos tratar de salir lo más indemnes posibles si no queremos perder el nivel de forma física actual y evitar coger algunos kilos de más. “Es fundamental que, más que nunca, prestemos atención a lo que comemos si deseamos empezar enero con las mismas fuerzas, ganas y motivación” afirma la dietista y nutricionista de Nutriexper, Anna Grífols.

La dietista Anna Grifols nos lanza una primera idea nuclear: “debemos hacer que los alimentos sean nuestros aliados, más que nuestros enemigos”. Y la especialista añade que “podemos optar por alimentos muy ricos con una calidad nutricional excelente”.

Comamos en nuestra casa, vayamos como invitados o si optamos por ir a un restaurante, el plan no varía y “la moderación será la clave”. No obstante, “debemos recordar que en todas las dietas es necesario, para su buen cumplimiento, un día de “escape” que nos permita saltarnos el control estricto”. El problema viene cuando durante estas jornadas “el día “escape” se convierte en la regla general y no en la excepción”, agrega la experta con una sonrisa. Un exceso de un día “puede suponer unas 250-300 kcal extra”. Eso, llevado a una semana, “se transforma en más de 2.000 kcal, que es una cifra considerable”. Como regla general, “moderarse en los aperitivos, evitar al máximo las sobremesas y controlarnos con las bebidas” debería ser suficiente para cumplir.

Ya lo dijo uno de los padres fundadores de los Estados Unidos, Benjamin Franklin, “cuidado con el pasatiempo que se come”. Y durante estas fechas señaladas, más que nunca, comer se convierte en gran pasatiempo para muchos. Llegados a este punto, Grífols detalla 10 puntos clave que deberíamos tener muy en cuenta a la hora de diseñar y comer estos días. Una especie de decálogo navideño que deberíamos seguir si queremos evitar la temida cuesta de enero. Sí, a nivel deportivo también existe. Cabe recordar que somos lo que comemos. Y por lo tanto, es mucho mejor comer bien. Y más cuando de esta ingesta de alimentos depende, en gran medida, nuestro posterior rendimiento deportivo.

10 puntos clave

  • Visualiza. Organizarse o morir en el intento. Planificar nuestro día a día es fundamental en el mundo en el que vivimos. Pues “no dejemos de hacer lo mismo durante este calendario de 15 días”. Y la dietista se refiere a saber con exactitud “qué días vamos a ser invitados por nuestros familiares/amigos, qué días nos toca comer en casa y qué días, si es que los hay, comemos/cenamos en restaurantes”. Este conocimiento y visualización será clave para planificar la ingesta de nuestros alimentos y marcar “esos días de escape con anticipación”.
  •  Evita riesgos. La mejor forma de no caer en la tentación es evitarla. Y está claro que, durante estas jornadas de fiestas, las tentaciones “pueden venir de todas partes”. La mejor solución para no tener que poner a prueba nuestra fortaleza es “no tener en casa esos alimentos que ya sabemos de antemano que no nos benefician”.
  • No ayunes. Algunas personas creen, de forma equivocada, que si se saltan algunas comidas pueden después comer lo que es venga en gana. Pues no. Y la responsable de Nutriexper es tajante en este punto: “si ayunamos, llegaremos a la comida con mucha más hambre, por lo que aumentaremos nuestra ansiedad y, por consiguiente, lo más probable es que incluso consumamos muchas más calorías”.
  • Controla los aperitivos. Tal y como ya hemos indicado previamente, “en el aperitivo es donde más calorías innecesarias llegamos a consumir”. Y Grífols detalla que “los fritos, los quesos, los macerados en aceite, por poner sólo algunos ejemplos, van a disparar nuestra ingesta de calorías”. Es por ello que recomienda escoger aperitivos más ligeros como “berberechos, ibéricos, olivas o marisco”.
  • Modera las bebidas. Tal y como apunta la docta dietista, “la mejor bebida ha sido, es y será siempre la misma: el agua mineral natural”. Por lo tanto, como siempre, “es preferible no tomar refrescos ni bebidas alcohólicas”. Si piensas que son días especiales, “modérate tomando una copa de vino, cava o cerveza, pero sin tratar de ir más allá”, sugiere.
  • Di no a las sobremesas. El inicio (el aperitivo) y el final (la sobremesa) son quizás los momentos más críticos de las comidas navideñas. Y es que “la sobremesa es sinónimo de añadir más azúcares simples, además de alcohol” a nuestra alimentación. Esto es, “calorías innecesarias a nuestra dieta”.
  • Sé selectivo/a. Sobre todo, si queremos aprender a disfrutar, con calma, de estas jornadas. Y es que “comer un trocito de turrón, mazapán o galletitas en días señalados es muy diferente de hacerlo e ingerirlos todos en la misma comida”. La moderación, por lo tanto, es el mejor camino para evitar lamentos posteriores.
  • Escoge tu entrenamiento. Los compromisos sociales y familiares suelen ser un must cuando llega final de año. Bien es cierto que este 2020 las recomendaciones sanitarias son las de limitar al máximo los contactos. Ya sea en familia o con amistades cercanas, quien más quien menos ya tiene marcados en la agenda algunos (menos) compromisos determinados. Aprovechemos para añadir a este calendario nuestras salidas y entrenamientos. Eso sí, “teniendo en cuenta que estos días la fatiga se incrementa, así como también la desmotivación, ya que vemos que no rendimos igual”. Y es que “no podemos entrenar tras una gran ingesta; asimismo, tampoco lo deberíamos hacer por la mañana tras habernos dado el gran atracón en la cena”, argumenta Anna. Por este motivo, “hay que espaciar las “comilonas” de los entrenamientos”.
  • Reduce tus ingestas. En los banquetes de estos días, en una sola ingesta, podemos llegar a comer entre 1.500 y 2.000 kcal, según nos cuenta Grífols. Por lo tanto, de forma excepcional, “no sería preciso realizar las 5 ingestas recomendables para cualquier dieta”. De esta forma, “con 3 ingestas será más que suficiente”. De hecho, en el caso de las comidas que se alargan casi hasta la cena, “podríamos incluso prescindir de esta última, o bien tomar algo ligerito antes de irnos a la cama”.
  • Come despacio. “Debemos tratar de disfrutar con calma de los placeres de las comidas de estos días, además de poder compartirlo con nuestros seres más cercanos”. Una buena fórmula es, en palabras de la propia dietista, “entretenernos con las comidas e intentar masticar despacio al mismo tiempo que conversas con tus familiares y/o amigos, etc.”. Si procedemos así, “consumiremos muchas menos calorías”.

Y no se nos ocurre mejor forma de acabar este artículo de recomendaciones alimentarias navideñas que hacerlo con una frase del dramaturgo y actor francés Molière, que sigue más vigente que nunca, más de dos siglos después: “hay que comer para vivir, y no vivir para comer”.

 

Información de contacto:

@annagrifols

info@nutriexper.com


No hay comentarios

Añade el tuyo