RUNNING

Desmontamos un mito: cenar fruta no engorda

Alimentos a evitar por la noche para dormir mejor

no comer dormir mejor

Existen una serie de alimentos y prácticas que inciden directamente en la calidad del sueño y que modificándolos, mejorará nuestro periodo de descanso nocturno.

(10-3-2021). La cena y los hábitos relacionados con la última comida del día inciden directamente en nuestra calidad del sueño. Los expertos en nutrición y dietética de Alimmenta nos dan algunos consejos sobre qué evitar y qué consumir para asegurar un mejor descanso.

Dormir bien es fundamental para la salud de nuestro organismo y nuestro corazón. Y es que es durante esas horas de descanso cuando nuestro cuerpo se recupera y se prepara para el día siguiente. No dormir bien y tener una mala calidad del sueño incrementa, de forma significativa, el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas e hipertensión, entre otro tipo de dolencias. Necesitamos recargar nuestra batería propia para volver a rendir.

¿Pero sabíais que podemos prepararnos de forma óptima de cara a lograr un sueño reparador? En este sentido, uno de los aspectos fundamentales se centra en evitar una serie de alimentos, copiosos y de difícil digestión, en nuestra cena. Comer adecuadamente en el último ágape del día es una de estas herramientas que tenemos a mano para poder descansar mejor cuando nos echamos al catre.

“Cuando el sueño es reparador, la salud y la felicidad abundan”. La frase no es nuestra. Es de la persona que más sabe en nuestro país sobre esta cuestión, el doctor Eduard Estivill, que hace más de 25 años expone sus conocimientos a través de la Clínica del Sueño. Más allá de una serie de consejos que ya hemos expuesto en anteriores artículos, Estivill también otorga gran importancia a los últimos alimentos que ingerimos antes de acostarnos.

Hábitos a evitar de noche

Es por ello que, con la colaboración de la clínica Alimmenta, hemos elaborado una lista de alimentos a evitar durante la cena. De esta forma, junto a otro tipo de acciones, estaremos mejor preparados para descansar. Y es que “la alimentación influye en la calidad del sueño”, argumentan las especialistas de este centro sito en Barcelona. Vamos, pues, con esta lista de alimentos (y algunos hábitos) que dañan nuestro sueño.

  • Evita las comidas copiosas o muy grasas (especialmente los embutidos, que para algunos pueden ser una cena fácil de preparar con un par de tostadas de pan). Éste es un consejo para todo el día, pero incluso más para la cena.
  • Cena bien. Obvia quedarte con hambre, pero tampoco te excedas hasta el punto de sentirte pesado. Por lo tanto, “se trata de una cuestión de equilibrio entre ambos extremos”.
  • No tomes excitantes como cola, té, cacao o café. De hecho, este tipo de alimentos deberías dejar de tomarlos desde las 7 de la tarde si no quieres que interfieran en tu necesidad de dormir y descansar bien.
  • El alcohol no es recomendable a ninguna hora del día, pero aún menos cuando se acerca el final del día. ¿El motivo? Aunque parezca sedarnos un poco, “el tipo de sueño que tenemos tras haber ingerido una bebida alcohólica es más liviano”.
  • Elude los alimentos picantes en la medida de lo posible. Y es que “este tipo de alimento activa el jugo gástrico y, por lo tanto, puede provocar molestias digestivas que nos impidan descansar óptimamente”.

Cómo cenar para dormir mejor

Por el contrario, hay una serie de alimentos que sí podemos incorporar en la última ingesta del día y que nos serán beneficiosos de cara a poder pernoctar mejor. “El reparto de calorías a lo largo de toda la jornada debe ser equilibrado”. Por lo tanto, la expresión popular desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo no sería, para nada, un ejemplo a seguir. Siguiendo los consejos de Alimmenta, estos alimentos (y hábitos) son los siguientes:

  • Lo más aconsejable es cenar, como mínimo, un par de horas antes de acostarnos para facilitar todo el proceso de digestión. En este sentido, y siguiendo lo que hemos comentado previamente, “la cena debe ser saludable y saciante para no pasar hambre durante la noche” y evitar levantarse a media noche para picar alguna cosa.
  • La cena debe ser ligera, con preparaciones culinarias fáciles de digerir (tales como preparaciones al vapor, a la plancha, hervidos, asados o cocidos, por citar algunos ejemplos sin contener una cantidad excesiva de alimentos. Hay que tener en cuenta que “la cena aporta entre el 25 y el 30% de las calorías del día”. Al mismo tiempo, “debemos fijarnos en las proporciones adecuadas de cada grupo de alimentos, tal y como marca la siguiente tabla de la Universidad de Harvard”:
  • Alimentos como la piña, los plátanos, el aguacate, las legumbres (aunque, en este caso, debemos tener en cuenta que “a algunas personas les causan flatulencias y pueden no ser el alimento ideal para dormir bien”), carnes con poca grasa o pescado también son alimentos naturales ricos en triptófano que ayudarán a la secreción de la melatonina.
  • Tomar un vaso de leche antes de acostarse o incluso una infusión puede ser beneficioso, “ya que este tipo de bebidas contienen ingredientes con propiedades relajantes e hipertensivas”. En cuanto a las infusiones más recomendables, desde Alimmenta nos citan una serie de plantas con propiedades sedantes y que nos ayudarán a conciliar el sueño: la tila, la melisa, el naranjo amargo, la pasiflora o la hierbaluisa.

Teniendo en cuenta todo esto, podemos concluir diciendo que “no existe una cena ideal, ni perfecta, como tampoco hay un desayuno, comida o merienda que cumpla con la excelencia máxima”. Así pues, “lo más importante es nuestra actitud”. Esto es, “seguir unas recomendaciones de hábitos saludables y procurar que nuestra dieta sea lo más variada, completa y balanceada posible”. Y, claro está, “en el caso de la cena, seguir los consejos de los alimentos sí recomendados y aquellos que deberíamos evitar” para poder recostarnos convenientemente.

Leyendas urbanas

Por cierto, para cerrar este artículo, las expertas de Alimmenta quieren desmentir otras de las leyendas urbanas: “Se ha dicho de todo de comer fruta por la noche, ya no sólo que te siente mal o no, sino que incluso puedes engordar”. Un extremo que es “absolutamente mentira”, tal y como pone de manifiesto Beatriz Robles, tecnóloga de alimentos, dietista-nutricionista y autora del libro “Come seguro comiendo de todo” (Editorial Planeta, 2020). “Es cierto que hay alimentos que se pueden digerir peor por la noche, pero no por comer plátano o huevo te va a sentar mal la cena”.

Información de contacto:

www.alimmenta.com


No hay comentarios

Añade el tuyo