RUNNING

Cómo beber agua correctamente

Cuándo, qué tipo de agua y en qué recipientes

beber-agua

Es tan importante cuándo se ingiere el agua como qué tipo de agua es, advierten desde Alimmenta.

(17-7-2019). Beber el agua adecuada es fundamental para tener un buen estado de salud. No obstante, ¿sabemos cómo debemos beberla? ¿Somos conscientes de qué agua nos conviene más? Son algunas de las cuestiones que nos vienen a la cabeza relacionadas con esta cuestión, más allá de la imperiosa necesidad de hidratarse.

“Beber agua de forma correcta nos ayudará a mejorar nuestra salud”, nos cuentan desde la clínica de nutricionistas de Barcelona Alimmenta. Seguro que muchos de vosotros y vosotras ya sabéis que la cantidad mínima recomendada, al día, es tomar aproximadamente entre 1 litro y medio y 2. En el caso de runners, incluso más, teniendo en cuenta la actividad deportiva que llevan a cabo. Igual de importante es saber la cantidad mínima diaria que debemos ingerir de agua que la forma de tomarla. Y es que, aunque pueda sorprenderos, “hay formas más beneficiosas que otras de beber agua”.

Anunci-ISSUU

Hay que ser conscientes de que el agua “forma parte de todos los fluidos de nuestro cuerpo” (orina, sudor, heces, jugos digestivos, lágrimas, saliva…). Por lo tanto, “es fundamental para que las células de nuestro cuerpo funcionen con absoluta normalidad”, tal y como hemos empezado diciendo en este artículo. También hay que recordar que las frutas y las verduras –tal y como apuntan desde Alimmenta- también son una gran fuente de agua. Teniendo en cuenta todo esto, ¿qué tipo de agua debemos beber?

Tipos de agua

Son muchas las personas que beben el agua del grifo. Porque es buena, porque así se ahorran consumir plástico y también, lógicamente, porque les sale más barato. “Ésta es la opción más saludable siempre y cuando el agua del grifo sea de buena calidad”. En este sentido, no está de más contactar con un experto o bien con la compañía de aguas pertinente para que nos puedan analizar el agua que tenemos en casa y que llega a través de las tuberías.

Otra opción es el agua embotellada. Un extremo que, a día de hoy, tiene sus detractores por la gran cantidad de plástico que se consume (en plena acción mundial para reducir el consumo de plástico y que éste, por el descuido humano, vaya a parar a mares y océanos, poniendo en peligro a muchas especies animales). Un aviso, la calidad de todas las aguas embotelladas no es la misma. Por lo tanto, es importante tener en cuenta los parámetros de cada una de ellas para poder seleccionar la que se ajusta más a nuestras necesidades.

Hay que dejar claro que no todas las aguas embotelladas son iguales. Se van a llamar de una u otra forma en función de su origen. En este sentido, “existen las aguas minerales naturales, de origen subterráneo y con una mineralización constante, las aguas de manantial –de origen subterráneo con una mineralización variable- y las aguas preparadas que, en este caso, pueden tener varios orígenes y han sido sometidas a varios tratamientos para potabilizarlas”. Un consejo que nos lanzan los especialistas de la clínica de nutricionistas de Barcelona: “cuando compremos agua embotellada, debemos fijarnos en el nombre del manantial, éste debe ser siempre bien visible en la etiqueta como garantía de calidad”.

Los filtros de osmosis que permiten eliminar muchas bacterias y las jarras osmóticas son incluso dos alternativas a valorar. La inversión en un filtro de osmosis no es barata, pero a la larga puede ser muy beneficiosa. Sea cual sea el método seleccionado, hay que tener en cuenta que “el agua no debería tener ningún olor ni sabor especial al gusto”.

¿Cuál es el mejor momento del día para beber agua?

Está claro que si hacemos deporte de forma prolongada, debemos hidratarnos antes, durante y después de la actividad física. Por ejemplo, deberemos beber mucha más agua –e incluso bebida isotónica- si corremos 20 kilómetros que si hacemos una salida de 6-7 kilómetros de forma relajada. No obstante, muchas personas quizás no son conscientes de que existen una serie de momentos durante el día en los cuales es más adecuado beber agua.

“El mejor momento del día para hidratarse, para beber agua, es cuando nos levantamos de la cama”, nos rebelan desde Alimmenta. Y en ayunas. En este aspecto, podemos beber un máximo de 4 vasos de agua antes de tomar nuestro desayuno. Eso sí, “no hay que hacerlo rápidamente ni de golpe, sino lentamente y sin notar que nos cuesta beber”. Los 4 vasos de agua es una cantidad máxima, pero “cada persona puede encontrar la cantidad que precisa su cuerpo sin forzarlo”, nos explican. De hecho, “podemos ir incrementando cada día la cantidad que ingerimos y al final nos daremos cuento de que será nuestro propio cuerpo quien nos la pedirá”. Con este simple gesto, ayudaremos a activar todos nuestros órganos internos. En cuanto a la noche, justo antes de irnos a dormir, también es positivo tomarse un vaso de agua, siempre y cuando esto no nos obligue a levantarnos a media noche para ir al baño.

No beber agua durante las comidas

Otro consejo también muy efectivo que nos ofrecen los expertos es beber agua antes y durante las comidas si tenemos tendencia a comer demasiado. De esta forma, “reduciremos la ansiedad de comer”. Paralelamente, “el momento más perjudicial para beber una gran cantidad de agua es justo cuando comemos”. Y es que ésta “va a mezclarse con los alimentos y los jugos gástricos y una cantidad excesiva puede llegar a empeorar nuestra digestión”.

Las nutricionistas de Alimmenta también nos explican que “si la comida es bastante gustosa, quizás tendremos necesidad de beber un poco más de agua”. No obstante, si cogemos la costumbre de beberla antes -tal y como hemos comentado- e incluimos alimentos frescos en la comida (especialmente ahora en verano como sopas frías, gazpacho o bien ensaladas), “también tendremos menos necesidad de beber durante el ágape”.

Consejos rápidos

Para terminar, desde Alimmenta nos ofrecen una serie de consejos rápidos –tips como se dice ahora- para ser capaces de beber el agua que necesita nuestro organismo:

  • Puedes prepararte infusiones de plantas medicinales
  • Elabora una limonada casera con agua, jugo de limón y menta (para endulzarla puedes utilizar estevia)
  • Hay aguas aromatizadas con flores, frutas y plantas frescas que puedes descubrir ahora en verano si quieres darlo un gusto al agua, sin necesidad de tener que beber bebidas carbohidratadas
  • Vayas donde vayas, es aconsejable llevar siempre contigo una botella de agua (en el trabajo, en casa…). De esta forma, beberás a todas horas pequeños sorbos, sin necesidad de sentir una sed apremiante nunca

 

Información de contacto:

www.alimmenta.com

 


No hay comentarios

Añade el tuyo