RUNNING

Aristas a tener en cuenta, por el doctor Ferran Abat

Deporte y adolescentes: ¿qué les lleva a abandonar?

adolescentes-deporte

Presiones mal gestionadas, aparición de lesiones por mala planificación y el entorno, algunas de las causas que explicarían el abandono del deporte en la etapa de la adolescencia.

(2-6-2021). La adolescencia es una época convulsa, en la que se pasa por muchos cambios, que el deporte puede ayudar a que sean “menos conflictivos”, apunta el doctor Ferrán Abat. Sin embargo, existen algunas prácticas que llevan a que muchos adolescentes abandonen la práctica deportiva y que se pueden evitar, en un momento actual en el que la pandemia ha hecho a los jóvenes reencontrarse con el ejercicio físico.

Una de las partes positivas que ha tenido el confinamiento es el efecto espejo entre padres e hijos. Tal y como decía Mahatma Gandhi, “la vida es como un espejo: te sonríe si la miras sonriendo”. Pues bien, algo parecido ha ocurrido a nivel generacional gracias a la pandemia por coronavirus. No todo serán consecuencias negativas. Y es que muchos hijos e hijas, al ver a sus padres y madres hacer deporte en casa, se han sumado a la causa. No hay mal que por bien no venga, que afirma la sabiduría popular.

El deporte en la adolescencia no siempre ha sido bien entendido ni bien encaminado, por lo que estamos “ante una gran oportunidad para modelar los deportistas del futuro y no caer en los errores del pasado”, nos cuenta el prestigioso traumatólogo Ferran Abat, que está al frente del Centre ReSport Clínic, en Barcelona. En este sentido, “es preciso respetar el desarrollo mental y social de estos jóvenes”, tanto los que ya practicaban deporte como los que también se han sumado a la causa en el último año.

Estamos ante una gran oportunidad de modelar los deportistas del futuro y no caer en los errores del pasado

Adolescencia, edad compleja

La adolescencia no es una edad fácil. Para nada. Se trata de “una época o un momento de cambios en la cual el individuo tiene que pasar de la niñez a la edad adulta, en la cual se enfrenta a un cambio físico que genera crisis y a un cambio en su comportamiento que implica su desarrollo mental y social”. De entra todas las definiciones que pueden existir de este término, el doctor Abat se queda con ésta, ya que considera que “define a la perfección una época de nuestra vida tan convulsa”.

Es lo que el novelista norteamericano Edgar W. Howe resumió así: “Es difícil convencer a un adolescente que encontrará problemas mucho más difíciles que los de álgebra o geometría”. Pero a “través del deporte, podemos enganchar estos jóvenes para que el cambio sea menos conflictivo”, argumenta Abad. No obstante, alerta sobre un peligro latente: “la gran cantidad de jóvenes que dejan de hacer deporte, prácticamente de manera forzada, por lesiones de diferente origen”.

El deporte puede ayudar a los adolescentes a que el cambio hacia la edad adulta sea menos conflictivo

Responsabilidad y compromiso compartido

En este punto, el traumatólogo opina que, “más allá de la responsabilidad de los propios padres, la que tenemos los diferentes profesionales que estamos en contacto con los deportistas jóvenes es tremenda”. Un compromiso que cada uno tiene que asumir, “sin falta”. Ferran incide en la necesidad de disfrutar del deporte más allá del carácter competitivo del mismo. Así, “evitaremos estropear el futuro de nuestros jóvenes deportistas, ya sea por mera ignorancia o por intereses económicos”.

Las intermitencias en los entrenamientos de grupo debido a las diferentes normativas en función de la evolución de la pandemia no han ayudado al deporte federado en este año que llevamos de pandemia. No obstante, “esto no es excusa para seguir haciendo deporte, desde un punto de vista saludable”. Y es que “hay que tener en cuenta que las malas decisiones en la calidad y organización del entrenamiento pueden llevar a problemas que se vayan cronificando a nivel orgánico y emocional para el deportista”.

Los jóvenes deben disfrutar del deporte más allá del carácter competitivo del mismo

La cuestión de la imposición deportiva

Por este motivo, es necesario que “la exigencia deportiva sea coherente con la edad de cada atleta”. No se puede exigir un nivel 10 a un joven que empieza a hacer deporte, como tampoco es preciso conformarse con un nivel 4 a un deportista adolescente que ya tiene cierto recorrido. Y el doctor Abat nos pone un ejemplo concreto: “Un jugador que se lesiona sufre las consecuencias en su cuerpo, pero ello también genera inseguridades una vez vuelve a la práctica habitual”, señala el especialista.

El entorno y la falta de conocimientos, dos grandes contrariedades

De esta forma, este tipo de malas decisiones pueden venir derivadas por presiones de los entrenadores, de los propios padres o también de los profesionales de la salud. Ferran es consciente que estas causas e inseguridades en el joven pueden ser multifactoriales, pero las resume en dos aristas clave, “que prevalecen por encima de todas las demás”:

  • Falta de especialización y formación de los diferentes profesionales que intervienen en el proceso de entrenamiento. En este sentido, y relacionado con la pandemia, “hay que evitar que los padres ejerzan el papel de entrenador cuando no están formados para ello ni tienen los conocimientos necesarios”. Así pues, “si el joven se siente motivado y quiere aumentar el nivel de entrenamiento, lo más aconsejable es ponerle en manos de un profesional cualificado; “evitaremos cualquier lesión prevenible, además de seguir manteniendo intacta o incluso incrementando más, la motivación de nuestro/a hijo/a”
  • Presión asfixiante de los entornos de los jóvenes deportistas. Cuando en abril de 1992, el entrenador del FC Barcelona habló del “entorno” que hacía ruido alrededor de sus jugadores, poco se podía imaginar el genio holandés que dicho concepto llegaría a extrapolarse hasta límites insospechados. Ocurre exactamente lo mismo, en otra escala, claro está, en el caso que nos atañe. Y es que “las exigencias por encima del respeto a la recuperación física y mental de los jugadores, por citar sólo un ejemplo, pueden provocar que se adopten medidas y decisiones que sólo van en contra de la salud de los zagales”.

Hay que evitar que los padres ejerzan el papel de entrenador cuando no están formados para ello ni tienen los conocimientos necesarios

Lógicamente, “los clubes y las organizaciones deportivas que trabajan con los mancebos tienen la responsabilidad ineludible de cubrir sus necesidades, además de mantener informados a padres y tutores acerca de su evolución y condición física y mental”, expone Abat. “Eludir dicha responsabilidad es totalmente inconcebible”, afirma rotundo. No obstante, en el contexto actual, “lo que no deben hacer los padres es cubrir dicho vacío, ya que, como decíamos, no están formados para ello”.

El obstáculo de los sueños rotos: no repetir frustraciones

La obligación de unos padres es educar, “no conocer las necesidades físicas y psicológicas ligadas al deporte de sus retoños”. Demasiadas veces, amonesta el traumatólogo, “se confunden las necesidades físicas y psicológicas de los jóvenes para cumplir sus sueños con los propios sueños de sus progenitores, frustrados”. Y todo esto, “mal gestionado, sólo puede tener consecuencias negativas”. Dicho de otra manera: no hay que proyectar en nuestros propios hijos nuestros sueños rotos.

El ejemplo concreto de la labor de ReSport Clínic

Para anteponerse a cualquier eventualidad en forma de lesión, el doctor Ferran Abat pone como ejemplo el camino que siguen desde hace años en el Centro ReSport Clínic. “Apostamos por una selección de tests que nos den información sobre los posibles factores de riesgo de lesión en las jóvenes promesas”. Se trata de pruebas de carácter general para evaluar la condición física, combinadas con otras más específicas ligadas a la actividad deportiva del adolescente, sea cual sea.

El principal objetivo de este modus operandi concreto no es otro que el de “facilitar el pleno desarrollo del retoño en su especialidad deportiva, preservando su salud (tanto la mental como la física) y permitiendo que dicha salud no sea un factor limitante en su vida deportiva, pero también a nivel personal” formula el galeno para cerrar el artículo. Esta forma de proceder, además, “permite optimizar el rendimiento del jugador y reducir tanto como sea posible la probabilidad de sufrir lesiones”.

Información de contacto:

www.resportclinic.com

www.ferranabat.com


No hay comentarios

Añade el tuyo