RUNNING

Chirunning: Correr sin esfuerzos ni lesiones

corredores-chirunning

Grupo de corredores de Chirunning. Foto: Chirruning.es

(7-3-2018). ¿Quieres correr sin cansarte y sin lesionarte? Es lo que persigue la nueva tendencia del ChiRunning. Una combinación del running con Taichí para correr de forma correcta y saludable para nuestro organismo.

Se trata de una forma distinta de entender el mundo del correr, con origen en los Estados Unidos, a finales de los años 90. El creador del ChiRunning fue el ultra maratoniano americano Danny Dreyer, con la pretensión de combinar los principios del movimiento eficiente desde el centro de nuestro cuerpo (Taichí) con la física de la carrera. De esta manera, la intención es la de llegar a correr de forma más fluida y natural, respetando los movimientos naturales de cada estructura del cuerpo.

Para ahondar en esta experiencia del ChiRunning, hemos contactado con los instructores de esta especialidad, además de directores de Chiliving Ibérica, Rafael Izquierdo y Amelia Jurado. Tal y como comentábamos al principio, Izquierdo incide que el ChiRunning “es una técnica para correr que, básicamente, se centra en la forma”, en el cómo, para conseguir dos objetivos: “minimizar el esfuerzo y evitar las lesiones”. Y Jurado apostilla que el nombre proviene de aplicar los principios del Taichí a la técnica de carrera.

Del Chiwalking al Chirunning

Primero, y antes que nada, hay que tener claro que esta forma de correr parte de 4 premisas básicas que hay que tener en cuenta si se quiere poner en práctica de forma paulatina, pasando primero del ChiWalking al posterior ChiRunning:

Postura correcta. Es esencial la alineación de nuestro cuerpo “para crear un eje interior que sea muy estable”, según las propias palabras de Amelia Jurado. Es lo que en el mundo del Taichí se conoce como ‘la aguja en el algodón’. Esto debe permitirnos relajar el resto de partes móviles de nuestro cuerpo, hombros, brazos, caderas y piernas. Esta estabilidad y relajación “es el punto de partida”, remarca. Así, dejan claro que, “sin estabilidad, no puede haber relajación, y sin relajación, los músculos están propensos a sufrir una lesión y a padecer un esfuerzo excesivo”.

Usar la fuerza de gravedad en beneficio propio, colaborar con las fuerzas. “Hay que tener en cuenta que cuando nos inclinamos hacia delante, nuestro cuerpo genera un movimiento”, nos cuenta Jurado. Teniendo en cuenta esto, el ChiRunning defiende que si dominamos esta caída controlada, no es necesario que nos impulsemos con la fuerza de nuestras piernas para correr. Sino, todo lo contrario, podemos correr con muchísimo menos esfuerza que si debemos hacerlo con la fuerza de nuestras piernas “si aprendemos a aprovechar la gravedad de nuestra propia caída”, añade. Así, en lugar de impulsarnos con los pies y las piernas, aprovechamos la fuerza de la gravedad que genera nuestro propio cuerpo como energía de propulsión. Por lo tanto, tal y como sentencia Rafael Izquierdo, “utilizaremos mucho menos nuestras piernas”. En sus propias palabras, “ésta es la gran diferencia entre el correr tradicional y el correr Chi: aprovechar la inclinación de nuestro propio cuerpo para impulsarnos gracias a la fuerza de la gravedad y aprovechar más ésta y menos mis piernas”.

Reducir el impacto de la carrera. Debemos aprender a pisar de forma correcta, neutra, con la parte central del pie y evitando hacerlo con el talón. Para aprender a pisar ligero, primero lo haremos caminando -con el ChiWalking- . “Debemos correr levantando los pies por detrás, en lugar de impulsándonos a través de estos”, refleja la experta. Si seguimos este esquema, reducimos el impacto propio de la carrera y que tan negativo es para nuestro organismo en forma de lesiones. Así, zonas como las rodillas, la planta del pie o la tibia, sufrirán mucho menos cuando salgamos a correr con la técnica Chi. Además de reducir el impacto y la posibilidad de lesiones, los defensores del ChiRunning argumentan que correremos de una forma más eficiente.

El movimiento de los brazos. Un correcto movimiento de los brazos nos permitirá tener una buena alineación del torso y equilibrará la caída controlada hacia delante que comentábamos anteriormente para aprovechar la gravedad. Por lo tanto, hay que entender que éstos pueden convertirse en el timón del equilibrio en nuestra propulsión inclinada hacia delante.

Complementos de la técnica

Estos 4 principios podríamos argumentar que son la base del ChiRunning. Pero hay otros complementos de la técnica que son fundamentales, para completar el conjunto. Éstos son la amplitud de zancada, la rotación de la pelvis y el ritmo de nuestros pasos al correr –también conocido como cadencia-. El ChiRunning “persigue correr siempre con el mismo ritmo, aunque a velocidades diferentes”, deja claro Jurado. Y sigue con su explicación, “el cuerpo adora el ritmo, y eso le proporciona fluidez y ligereza al correr y al caminar”.

El ChiRunning, como decíamos al principio, es una técnica para correr sin esfuerzos y sin lesiones. De esta forma, sus defensores defienden que “es para todos los públicos”. Y, en este apartado, tanto Jurado como Izquierdo afirman que “correr no tiene porqué ser doloroso”. Y es que esta técnica “nos enseña a interpretar las señales de nuestro cuerpo y ajustar nuestra técnica para solucionar el problema en cuestión”.

Chirunning para corredores lesionados

El ChiRunning tiene, por decirlo de alguna manera, hasta 3 niveles diferentes: principiantes, expertos y corredores lesionados. En este último aspecto también hacen un llamamiento a aquellos corredores y corredoras que cada año se lesionan con la práctica ordinaria del running. Según sus datos, cerca del 70% de los runners sufren, cada año, una lesión, como mínimo. “Si quieres quedar fuera de esta estadística, pásate al ChiRunning”, dice uno de sus lemas para empezar a correr usando nuestro cuerpo acorde a su diseño natural (usar nuestro núcleo mientras relajamos nuestras piernas y usamos la fuerza de gravedad para impulsarnos). Para este tipo de corredores y corredores lesionados, el ChiRunning tiene un plan específico (Andar-Correr Chi) que persigue que el inicio al running o la vuelta, tras la lesión, pueda hacerse con la confianza necesaria y el objetivo de no volver a lesionarse. Con este plan de caminar-correr, “el runner lesionado recuperará su capacidad aeróbica y su rendimiento mientras hace el paso, con seguridad, del ChiWalking al ChiRunning”.

Más información:

www.chirunning.es


Publicar un nuevo comentario.