RUNNING

Carles Cenera de la tienda J'arribu nos aporta algunos consejos a la hora de estrenar calzado de running

Cómo ‘domar’ tus nuevas zapatillas de running

(9-4-2014). La mayoría de modelos de zapatillas de running que nos podemos encontrar en el mercado actualmente cuentan con un diseño pensado para amoldarse al pie como si de un guante se tratara. Tan sólo es necesario encontrar el modelo más adecuado para nuestras necesidades. Sin embargo, las prisas por estrenar zapatilla nueva pueden acarrearnos algunas molestias que nos impidan disfrutar de la nueva adquisición en plenas facultades. Para poder domarlas sin problemas, Carles Cenera de la tienda especializada en running J’arribu, nos aporta algunos sencillos consejos a seguir.

La primera cuestión en la que hace hincapié Carles Cenera a la hora de adquirir un nuevo par de zapatillas de running es tomarse el tiempo necesario para realizar una buena decisión de compra en el punto de venta. “Antes de comprar, hay que cerciorarse de que el modelo es el más adecuado para las características de nuestro pie y nuestras necesidades”, comenta el especialista, quien añade que “es importante comprobar que la zapatilla se ajusta bien a la morfología del pie, evitando comprar un calzado demasiado justo, ya que a la hora de correr el pie se dilata y puede acarrearnos molestias en las uñas y en otras partes”.

Caminar antes de correr
Una vez se ha realizado la elección más adecuada, “lo más recomendable es utilizar durante una semana las zapatillas para caminar, ya sea por casa o por la calle, al menos una hora al día, para permitir una progresiva adaptación del pie a la nueva zapatilla y acabar de comprobar si realmente es el modelo más adecuado o si cuenta con alguna imperfección que nos pueda generar molestias”. Otro problema puede ser la plantilla interna que incluyen las zapatillas, ya que “a algunos corredores, los primeros días les provoca un calentamiento anormal de la planta del pie, que remite con el uso”.

Aunque Cenera asegura que “los modelos actuales cuentan con la suficiente calidad como para no tener que generar ningún problema a la hora de correr”, cree que, al igual que un zapato nuevo, el pie necesita adaptarse a las nuevas formas del calzado para evitar molestias como rozaduras, ampollas o heridas, por lo que desaconseja ponerse a correr con el par de zapatillas nuevos nada más comprarlo. “Las ganas de estrenar las zapatillas pueden jugarnos una mala pasada. Para mayor precaución, primero caminar unos días con ellas, momento en el que pueden surgir algunas molestias que en dos o tres días desaparecerán. Y, a la segunda semana, ya empezaremos a correr con ellas”, afirma.

A la hora de empezar a correr con las nuevas zapatillas, “primero tratar de usarlas en los días que vayamos a hacer entrenamientos más cortos y menos intensos, para ir incrementando poco a poco tanto la distancia como la intensidad”.

Nunca estrenar zapatillas el día de la carrera
Así como el medir la adaptación de nuestros pies a las nuevas zapatillas dependerá “en gran medida de nuestras sensaciones, pudiendo incrementar antes el volumen de entrenamientos según la experiencia personal”, en el caso de estrenar zapatillas en una competición, Cenera se muestra totalmente contrario. “Sobre todo en aquellas carreras de distancias más largas o para las que hemos realizado una preparación exhaustiva”, ya que una zapatilla nueva “puede arruinar toda nuestra preparación”.

En este caso, el especialista recomienda “correr con las zapatillas nuevas al menos entre 4 y 6 semanas antes de la competición y al menos haber completado con ellas un entrenamiento con una distancia similar a la prueba que vayamos a disputar antes de usarlas el día de la carrera”.

En el caso de las carreras de montaña, “el corredor deberá ser más meticuloso y completar una adaptación pausada y paulatina antes de estrenar las nuevas zapatillas en un entrenamiento habitual o una carrera”, opina Cenera.

En cuanto al calcetín a usar, el especialista de la tienda J’arribu aconseja “usar el mismo tipo de prenda que usaremos después durante los entrenamientos y las carreras”, evitando “usar calcetines de mayor densidad por miedo a las rozaduras”.


Hay 3 comentarios

Añade el tuyo
  1. Redacción

    ¡Hola Roger!
    Al tratarse de un modelo al que tu pie ya está acostumbrado, el periodo de adaptación sería menor. De todas formas, prueba a andar uno o dos días con las zapatillas antes de usarlas para correr por si el modelo en cuestión tuviera alguna costura o algún nuevo elemento al que debieras acostumbrarte
    ¡Saludos!


Publicar un nuevo comentario.