RUNNING

Propuesta del entrenador Eduard Barceló

Cinco puntos claves para entrenar en casa y no decaer en el intento

Eduard-Barcelo-entrenador-bis

Eduard Barceló, preparador físico especializado en actividades de resistencia. (FOTO: Desnivel)

(18-11-2020). España está viviendo un toque de queda que imposibilita salir a entrenar con total libertad y en el horario que más lo deseamos. Debemos estar preparados para lo que pueda acontecer. Por ello, desde CMDSport os proponemos 5 excelentes consejos para entrenar en casa. Para ello, hemos contactado con el preparador físico especializado en actividades de resistencia Eduard Barceló.

Entrenar en casa seguro que no es para muchos la mejor opción. No obstante, en el momento presente, en el que muchos gimnasios están cerrados o con aforos y horarios restringidos y muchos de vosotros y vosotras debéis alternar la vida familiar con el trabajo, quizás se ha convertido en la única posibilidad. Y elección. Pero dejemos la negatividad de un lado y veamos la parte positiva. El vaso medio lleno. “Ser optimista es una opción racional, porque todo lo negativo, que hoy en día puede ser mucho, desgasta, crispa y entristece”, en palabras del propio Eduard Barceló. Y es que entrenar en casa puede llegar a ser más económico y eficiente.

Eso sí, siempre hay una serie de parámetros que debemos tener en cuenta para que las distracciones, la falta de espacio o el exceso de tiempo puedan convertir entrenar en casa en algo más complejo de lo que nos gustaría. Tomando una serie de recomendaciones simples, podremos optimizar nuestro espacio de entrenamiento y convertir una situación no deseada en una nueva oportunidad para salir de nuestra rutina de ejercicios. Eso sí, “el efecto y consecuencias de palabras como motivación, compromiso, constancia y rendimiento” dependerán, única y exclusivamente, de cada uno de nosotros.

Si no nos queda otra alternativa que entrenar en casa, debemos eliminar cualquier tipo de distracción

Concentración

 Cualquier ejercicio físico requiere de una rutina. Y, a través de esta misma repetición, nuestro organismo y nuestra mente consiguen crear el ambiente requerido para llevar a cabo una actividad deportiva. En el caso del running, por ejemplo, cuando nos ponemos la ropa y nos atamos las zapatillas, ya estamos dando los primeros pasos. De alguna forma, es un trabajo previo que va a afectar a la concentración que podamos tener cuando empecemos a trotar. No obstante, cuando no cambiamos de ambiente, esta correlación se rompe. Por este motivo, “si no nos queda otra alternativa que entrenar en casa, lo que debemos hacer es eliminar cualquier tipo de distracción” advierte Barceló.

La familia, las nuevas tecnologías, el teletrabajo… pueden ser muchos los argumentos que nos distraigan en nuestra sesión de entrenamiento. “En nuestro hogar, hay infinidad de elementos que pueden distraernos, más que en cualquier otro lugar y, claro está, muchos más que en un gimnasio” advierte el entrenador. En este sentido, “debemos minimizar las distracciones”. ¿Cómo podemos hacerlo? “Generar un clima concreto para poder entrenar, buscar un espacio solitario en el que sepamos que no seremos molestados y, sobre todo, desconectar cualquier conexión tecnológica que pueda perturbarnos” describe Eduard Barceló.

Sala de entrenamiento

 Está claro que cada piso y cada casa tiene unas finalidades y que no todo el mundo puede permitirse tener un gimnasio en casa ni tampoco una habitación destinada a ser sala de fitness. Aunque sea de forma temporal, de buen seguro que podéis adecuar una de vuestras estancias para transformarla en un espacio de entrenamiento para hacer abdominales, flexiones, trabajar los isométricos, implementar una rutina de gomas, yoga… o lo que se requiera. Y es que “crear este clima especial, y específico, nos ayudará a aprovechar al máximo nuestras sesiones de entrenamiento hogareñas”. Debe ser un espacio conocido para ti –y tu familia- en el que las distracciones sean mínimas.

Entrenar en solitario (de forma compartida)

 Cualquier plan de entrenamiento, sea cual sea su fin, “requiere de una disciplina personal”. Cuando asociamos esta rutina a un grupo de entrenamiento –salir a correr con otros runners– o a un sitio determinado –el gimnasio-, “siempre es más fácil seguirla al pie de la letra”. Una cosa es afirmar que vamos a cumplir con un programa de entrenamiento y otra bien distinta es “hacerlo, con todo lo que comporta, y más en las circunstancias actuales”. De esta manera, “debemos implementar un sentido de la responsabilidad” aconseja el también entrenador de Núria Picas. Aunque parezca un oxímoron, se trata de entrenar en solitario, pero hacerlo de forma compartida.

Una responsabilidad, ésta de la que hablamos, de la que podemos hacer partícipes a nuestra familia o bien también a nuestro grupo más cercano de amistades. “Hoy en día, tenemos infinidad de posibilidades tecnológicas que nos permitirán entrenar en casa con nuestros compañeros y motivarnos los unos a los otros” expone Eduard. Y es que “de esta forma, no perdemos la parte comunitaria, grupal, que puede tener una sesión de entrenamiento; además de lograr motivarnos también los unos a los otros”. Compartir la experiencia, y hacerla aún más agradable y llevadera, es algo que podemos hacer desde nuestro hogar.

Programa tus entrenamientos adecuadamente

 De buen seguro que si dispones de un entrenador, éste ya ha adoptado tus ejercicios a la nueva realidad. “Entrenar en casa, todos lo sabemos puede convertirse en una espada de doble filo” señala el también autor del libro “Entrenamiento para ultra trail. Cómo sobrevivir a una carretera de larga distancia” (Editorial Desnivel). Eduard Barceló lo comenta en el sentido que “por una parte, puedes completar tus sesiones en el momento que más te convenga del día, independientemente del toque de queda y cuadrándolo con tu trabajo y responsabilidades”. Mas, “en otro sentido, esta misma libertad, que debería ser algo positivo, puede ser fuente de saltarse el entreno”.

Si no estamos seguros de hacer bien algún movimiento un buen consejo es entrenar ante un espejo

Cuando entrenas en casa, no tienes a ningún preparador que, de forma específica, pueda corregirte algún mal movimiento o incorrecta ejecución de los ejercicios. Por lo tanto, “nosotros mismos nos convertimos en profesores”, comenta jocoso Barceló. Más allá de esta broma, “debemos incrementar la responsabilidad con nosotros mismos, ya que nadie nos corregirá si no lo hacemos bien; y debemos prestar, más que nunca, atención a la buena ejecución de cada rutina”. Una buena técnica siempre es necesaria, pero ahora, “aún más, ya que ésta recaerá de forma única y exclusiva en nosotros mismos”. Si no estamos seguros de hacerlo bien, un buen consejo es “entrenar ante un espejo”.

Motivación intrínseca, más que nunca

 Para “mantener el compromiso y responsabilidad, es preciso programar adecuadamente cada sesión e incluirla en el horario del día como una obligación más con la que debemos cumplir, a rajatabla”. Y en este punto juega un rol nuclear la motivación de cada individuo. “La motivación es un pilar fundamental en el ámbito deportivo para mantenerse fuerte y constante con un programa regular de actividad física pese a la anulación de carreras, cierre de gimnasios y prohibición de entrenamientos colectivos” sentencia el preparador físico. Hay que estar en definitiva, “más motivados que nunca”. Buscar ese hilo conductor “dentro de nosotros mismos (motivación intrínseca) y menos en el reconocimiento o aplauso de los demás (motivación extrínseca)”.

En este último argumento, Eduard Barceló nos apunta dos posibilidades que se han generado a raíz de la pandemia por COVID-19. “Todos aquellos y aquellas que dependían en exceso de una motivación externa, del reconocimiento de los demás, han acabado o bien por transformarla en motivación intrínseca, para ellos mismos, o bien han abandonado cualquier actividad física para focalizarse en aspectos que, su modo de ver, son ahora más importantes”. Por lo tanto, si queremos continuar con nuestra preparación y mantenernos activos, “deberíamos ser capaces de focalizarnos, ahora mismo, en esa motivación persona, intrínseca, que puede ser el mejor motor para adaptarse y reformular conductas”.

Salir a correr, montar en bici o practicar el rollerski me ha supuesto un auténtico refugio emocional

Para cerrar, Eduard Barceló nos expone su caso particular. “Probablemente, este 2020 ha sido el año en el que más he entrenado de mi vida. He tenido más disponibilidad de tiempo. Además, el bienestar personal que me genera entrenar, ya sea salir a correr, montar en bici o practicar el rollerski, frente a la ansiedad y el estrés de tantos inputs negativos relacionados con la pandemia, en mi caso, me ha supuesto un auténtico refugio emocional. El efecto de estas actividades, además, se prolonga más allá del momento de práctica y se extiende y supera la esfera individual”. Y cierra con un axioma: “debemos aprender a cambiar el enfoque”. Siguiendo la base de la pirámide de las motivaciones de Maslow, “deberíamos incluir a la actividad física como un bien de primera necesidad”.

Información de contacto:

www.eduardbarcelo.com

 


No hay comentarios

Añade el tuyo