RUNNING

Llega al running el primer potenciómetro, un gadget diseñado para mejorar el rendimiento

Entrenar y competir en base a la potencia

potencia-running-stryd

El creador del potenciometro para running Stryd defiende que basar el trabajo en la potencia permite ser más eficiente.

(22-3-2017). Los potenciómetros hace tiempo que se usan en el mundo del ciclismo o en el triatlón. Se trata de un artilugio que, en el caso de la bicicleta, mide la fuerza aplicada en el pedal y la velocidad a la que dicha fuerza es aplicada (la cadencia). Cuando los vatios incrementan, significa que el trabajo encima de la bici está mejorando. Ahora, este invento llega también al mundo del running.

El potenciómetro puede aportarnos una información extra para mejorar e incrementar el ritmo de nuestras sesiones de entrenamiento. Unos datos que hasta ahora desconocíamos, ya que los entrenos se han basado en el sistema de ritmos y frecuencia cardíaca, tal y como nos relata el preparador físico especializado en resistencia Eduard Barceló, y autor del primer libro de entrenamiento sobre ultra trail (“Entrenamiento para ultra trail, Cómo sobrevivir a una carrera de larga distancia”, con prólogo de Kilian Jornet). Pero “este sistema de medición puede resultar inexacto”, dictamina. Y el mero hecho de poder correr en función de nuestra potencia puede conllevar que nuestras salidas y nuestro trabajo sea “más eficaz y preciso, más eficiente”.

Correr en función de la potencia puede hacer nuestro trabajo más eficaz, preciso y eficiente

El también campeón de la Copa del Mundo de Raids con el equipo Salomon nos presenta el potenciómetro Stryd, que acaba de llegar a España y que nos servirá de ejemplo para hablar sobre los potenciómetros en el mundo del correr. Se trata de un indicador de intensidad externo que combina dos variables: fuerza e intensidad. Y, de la combinación de ambos parámetros (fuerza de impulso + cadencia de zancada) se obtiene el valor de potencia. Stryd es una pequeña pieza (ver foto) que colocamos en nuestras zapatillas y que puede ayudar a dar más fiabilidad a nuestros entrenamientos.

potenciometro-running-stryd

Potenciometro para running Stryd.

Con un potenciómetro da lo mismo que hagas un recorrido llano por asfalto que uno por montaña ondulado o por montaña escarpado”, porque los vatios son una medida objetiva que te dará una referencia fiable, cuenta Barceló. Por ejemplo, “irás a 200 vatios y eso se traducirá en una velocidad determinada en llano, a mayor velocidad en bajada y a menor velocidad en subida, pero estarás corriendo y entrenando siempre a la misma intensidad de vatios”. Esto es, con el potenciómetro, “sabemos que, pese a los cambios de velocidad, nuestra intensidad es exactamente la misma: en llano, bajada o subida, independientemente del ritmo por kilómetro que llevemos en cada momento en función del terreno”.

Con un potenciómetro da lo mismo que hagas un recorrido llano por asfalto que uno por montaña ondulado o por montaña escarpado

Las beneficios del potenciómetro

Por si aún teníais dudas, Eduard Barceló nos relata las principales ventajas de entrenar y competir con la potencia como base de nuestro rendimiento (que, lógicamente, es lo que persigue Stryd):

  • Mayor comodidad. Hasta ahora, la mayoría de GPS tenían la banda del pulsómetro en el pecho, algo que podía provocar algunas heridas en la zona del pecho e incomodidad a la hora de correr y entrenar con dicha banda.
  • Control de intensidad. Gracias al potenciómetro, la intensidad de nuestra sesión de trabajo puede ser la misma desde el principio al final. Estamos trabajando bajo un parámetro concreto, independientemente de cuál sea el terreno en el que lo desarrollemos. En el caso de las temidas series, por ejemplo, gracias a este aparato, sabemos que estamos trabajando a la intensidad que toca. Sin embargo, no hay que despistarse, ya que, “a la mínima que te relajas, la potencia baja instantáneamente”, sentencia. En el caso de una carrera, donde quizás das más el do de pecho, tienes la tranquilidad de saber que estás por debajo de tu potencia crítica (FTP), aunque vayas muy alto de pulsaciones. Por lo tanto, aún tienes margen para forzar un poco más la máquina.
  • Umbral de potencia. Saldremos a una competición sabiendo que nuestro umbral de potencia funcional son unos vatios determinados, y pese a que vayamos disparados de pulsaciones, tendremos la total certeza que no vamos a reventar.
  • Entrenamientos de calidad. El potenciómetro nos facilitará el trabajo. Podremos realizar aquellos entrenamientos de calidad en que no sabemos nunca cómo debemos empezar la serie y tenemos la sensación que no estamos aprovechando del todo la sesión. Además, podremos buscar el límite en las sesiones más intensas al tener un valor objetivo de que hemos llegado realmente al fallo muscular, “con una pérdida ostensible de potencia que nos obliga a parar o bien a introducir una macropausa”. Además, con un potenciómetro podremos “puntuar mejor el estrés de todas y cada una de las sesiones, obteniendo un valor totalmente comparable entre sesiones de llano y sesiones de montaña y generando un gráfico de control del rendimiento mucho más próximo a la realidad, sin sobreestimaciones ni subestimaciones”, apostilla el experto.

El potenciómetro viene para quedarse en el mundo del running, para revolucionar entrenamientos y competiciones, como en su día ya sucedió en el mundo del ciclismo. Es una variable más, pero aporta un valor añadido “de incalculable valor”, en palabras de Barceló, ya que “permite mejorar la eficiencia de carrera ostensiblemente, gracias a los valores precisos que te ofrece el dispositivo relacionándolos con la velocidad y el gasto cardíaco”. Y terminamos con el símil de Barceló para referirse a la importancia de este gadget para corredores: “es como tener a un entrenador de atletismo detrás tuyo que te corrige en vivo y en directo instantáneamente”. Pues, venga, a seguir corriendo.

Información de contacto:

www.eduardbarcelo.com

info@eduardbarcelo.com


Hay 1 comentario

Añade el tuyo

Publicar un nuevo comentario.