RUNNING

Consejos de Rafa Iglesias para compatibilizar la afición a correr y criar hijos

Running para padres corredores

padres-corredores-running

Ser padres y madres es compatible con salir a correr, con determinación, planificación y siendo menos exigentes con nosotros, según recomienda Rafa Iglesias.

(29-3-2017). El ser padres lleva consigo un sinfín de tareas y obligaciones que a veces pueden hacer difícil compatibilizar el cuidado de los hijos con la afición a correr. Pero sí se puede, con una buena planificación y los consejos que te exponemos a continuación.

Ser padres es compatible con practicar running, aunque a veces la vorágine de la rutina diaria, los quehaceres, las obligaciones y el tiempo que decidimos pasar con nuestros hijos, nos haga pensar lo contrario.

El maratoniano salamantino Rafael Iglesias, campeón de España de Medio Maratón y de Maratón entre otros triunfos de su extenso palmarés, sabe bien que es compaginar su pasión por correr con criar hijos. Asegura que sus mejores marcas como atleta profesional las consiguió poco después de nacer su primera hija, aunque una vez fue creciendo y llegó su segundo hijo, todo cambió. “Tienes menos tiempo para dedicar al deporte”, comenta.

Sin embargo, es un ferviente defensor de que se puede compatibilizar correr con criar hijos, si se sigue una planificación y estos consejos que nos aporta.

Ser padre es un deber y correr un placer que se deben complementar

Placer y obligación

El primer punto que destaca Rafa Iglesias es que “se debe tener claro que ser padre es un deber y correr un placer que tienen que complementarse. De nada sirve agobiarse porque no se encuentra todo el tiempo que uno querría dedicar a correr por estar con los hijos. De igual modo, no se debe dejar de lado a los niños para hacer deporte. Hay que encontrar el punto medio”.

Crear una rutina de entrenamiento

Y por ello defiende que resulta útil “crearse un guión, una rutina de entrenamiento, escogiendo los días de la semana que a priori tengas menos obligaciones”. También recomienda, “dejarlo por escrito y obligarse a seguirlo hasta que se cree el hábito y el resto de miembros de la familia se acostumbren a que ese momento lo destinemos a correr”.

Aprovecha cuando los hijos hagan alguna actividad o en los trayectos al trabajo para correr

Lógicamente el tiempo libre disponible se reduce cuantos más hijos se tiene, por lo que Rafa ve positivo aprovechar por ejemplo las horas en las que los hijos están haciendo alguna actividad para salir a correr. “Yo siempre llevo en el coche una mochila preparada y cuando llevo a mis hijos a su clase de música, de inglés o a practicar su deporte, aprovecho esa hora que tengo para correr. Sé que al menos dispongo de 45 minutos para correr, a los que hay que sumar 5 minutos de calentamiento, 5 más para cambiarse y otros 5 minutos más para asegurarme que llego a la puerta a recogerlos de su actividad extraescolar”.

Otras opciones, cuando los niños son bebés, es aprovechar cuando duerme y uno de los dos padres puede quedarse en casa vigilándolo. También por la mañana antes de ir a trabajar, a la hora de la comida o aprovechar el desplazamiento al lugar de trabajo para hacer una parte o todo el trayecto corriendo. En el caso de no disponer de duchas en el trabajo, quizás sea más interesante dejar esta opción para la vuelta a casa después de plegar.

Con correr 50 minutos tres veces por semana, es suficiente

Siempre hay tiempo

Otro aspecto que Rafa Iglesias considera que hay que tener claro es que “siempre hay tiempo para entrenar y no vale usarlo de excusa”. “Al final, con 50 minutos tres veces a la semana ya es suficiente, y creo que por muy atareado que estemos con los hijos siempre se puede encontrar ese tiempo”, comenta.

Claro está que criar hijos no es siempre fácil y simplemente a veces lo que más deseamos es sentarnos a descansar cuando nos dan un respiro. Es por este motivo que el atleta salamantino recomienda “ser positivos y intentar ver siempre el vaso medio lleno. Si una semana dedicamos menos tiempo a correr, no pasará nada”.

No se acaba el mundo por no salir a correr una semana

Virus y running

En este sentido, Rafa también remarca que “hay veces que simplemente no se puede salir a correr y no debe pasar nada”. Un claro caso es cuando los hijos enferman. “Es habitual y requerirá a los padres que estén con ellos cuidándolos”, comenta. También puede darse el caso de que “los niños nos peguen los virus, en tal caso, será mejor no arriesgarse a salir a correr y que el esfuerzo físico baje nuestras defensas y empeoremos”. Y vuelve a reiterar el mismo mensaje: “No se acaba el mundo por no salir a correr una semana”.

Madres lactantes

En el caso de las madres que dan el pecho, las posibilidades de encontrar tiempo para correr disminuyen. Hay que tener en cuenta además que pasan por un parto, un postparto y el cuidado del bebé se hace más exhaustivo en el tiempo en el que se alimenta a través del pecho. Para estos casos, en los que salir a la calle se hace más complicado, Rafa Iglesias sugiere la adquisición de “una bicicleta estática o una elíptica que les permita hacer ejercicio en casa mientras vigilan al bebé aunque sea un rato corto”.

Por poco que sea, cualquier rato dedicado al ejercicio es beneficioso, incluso dentro de casa

Fines de semana

Mención a parte merecen los fines de semana en los que, si el tiempo acompaña, se puede aprovechar para realizar actividades en familia y encontrar un rato para correr. Por ejemplo, una salida en la que los miembros de la familia acompañan al corredor yendo en bicicleta mientras completa sus kilómetros o quedar con la familia en algún lugar (parque, playa…) y hacer el desplazamiento corriendo. Caminar con los hijos por la zona de juego servirá como recuperación para después de la carrera.

Hay que ver las carreras como una forma de salir de la monotonía del entrenamiento

Preparar una competición

Por último, en cuanto a querer preparar una competición en esta etapa de nuestra vida, Rafa Iglesias opina que “la preparación no es la misma que cuando dispones de todo el tiempo que necesitas, así que los resultados suelen ser inferiores”. Pero no por ello debe verse como algo negativo: “Es muy injusto no disponer del tiempo que necesitas y sentirte infeliz por no haber conseguido el resultado que te habías marcado”, lamenta.

Así que recomienda “ver las carreras como una forma de salir de la monotonía de los entrenamientos” y “ser menos estrictos con nosotros mismos”. Y concluye que “está bien querer mejorar, ponerse objetivos, pero las circunstancias cambian y hay que tener en cuenta que estamos en una etapa en la que debemos ser menos exigentes con nuestra faceta como deportistas”.


No hay comentarios

Añade el tuyo