RUNNING

La maratoniana explica su experiencia como deportista de élite y madre reciente

Alessandra Aguilar: “El deporte de élite no está preparado para los embarazos”

“En la élite, dar a luz penaliza como una lesión”

alessandra-aguilar

La maratoniana Alessandra Aguilar volvió el pasado mayo a los entrenamientos, eso sí, respetando lo que su cuerpo le pide mientras se recupera de su reciente embarazo y parto. (Foto: Twitter)

(20-6-2018). La atleta de fondo Alessandra Aguilar estrenó a principios de este 2018 maternidad, adentrándose en una nueva etapa de su vida que admite haber postergado más de lo deseado por las “trabas” que pone el deporte de élite ante los embarazos. Nos cuenta su propia experiencia y aquellos aspectos que desearía que cambiaran en un futuro.

El deporte de élite y el embarazo han sido, hasta ahora, dos mundos que casi nunca han ido de la mano. Y la conciliación también ha brillado por su ausencia. Por suerte, los tiempos están cambiando, con mucho esfuerzo por parte de las mujeres deportistas que reclaman, de forma creciente, sus derechos a ser madres y también deportistas. Eso sí, aún queda mucho por hacer en este campo en el que la sociedad y el deporte no han sido, durante muchos años, un matrimonio bien avenido.

Anunci-KEEN

La tenista norteamericana Serena Williams ganó el Abierto de Australia de 2017 estando embarazada de 8 semanas. Eso sí, su entrenador ni lo sabía. La directora de trabajo de parto en el Hospital General de Massachusetts, en Boston, llegó a afirmar en declaraciones al New York Times que “fue una auténtica proeza, ya que muchas mujeres se sienten exhaustas a las ocho semanas de embarazo y se ven forzadas a quedarse cerca de un escusado debido a las náuseas que sienten o bien requieren descansar mucho más”.

Es un ejemplo claro de la situación a la que se han visto abocadas muchas mujeres deportistas durante décadas. En todo el mundo, y España no es ni ha sido una excepción. La mayoría de las deportistas españolas han tenido que elegir entre su vida personal, ser madres, y su vida deportiva, los éxitos deportivos vinculados a una serie de becas y ayudas. Es el caso de la atleta Alessandra Aguilar.

“El deporte de élite no está preparado para quedarse embarazado”

“El deporte de élite no está preparado para que una mujer se quede embarazada y después pueda volver a su actividad”, afirma, de forma tajante, Aguilar, que ha corrido durante más de 21 años defendiendo la camiseta de España y ha participado en 3 Juegos Olímpicos (Pekín 2008, Londres 2012 y Rio 2016). “Tenemos un hándicap muy grande, ya que si queremos ser madres, tenemos que dejar de lado nuestra rutina deportiva”, declara la corredora nacida en Lugo.

Muchas deportistas temen perder parte del tiempo de su corta vida deportiva a causa del embarazo, “ya que entre que te quedas embarazada y el proceso de recuperación posterior, un embarazo te supone que estés casi dos años alejada del mundo del deporte de élite”, argumenta la que está considerada como una de las mejores maratonianas en la historia del atletismo español.

Encontrar el momento ‘idóneo’ para parar

Teniendo en cuenta esto, Aguilar pide cambios en el actual funcionamiento deportivo y en la relación maternidad-deporte de élite. Y es que “la maternidad, en el caso de las atletas de élite, no está considerada como dar a luz, sino que te acaba penalizando como si fuera una lesión”. Algo que, en su caso particular, le obligó a posponer su maternidad durante varios años. “He tenido que posponer mi maternidad porque me iban bien las cosas a nivel deportivo y pensaba que quizás no era el momento idóneo para parar”, hasta que llega un momento que “debes decir basta, hasta aquí”.

En su caso, la maternidad le ha llegado a las puertas de los 40 años, y tras más de 2 décadas en el mundo del atletismo de élite. “Llevaba muchos años queriendo tener un bebé, pero siempre me preguntaba cuándo sería el mejor momento”, reflexiona Alessandra. Y deja una pregunta en el aire: “Si estás arriba y paras, ¿después qué?”.

La maternidad, en el caso de las atletas de élite, no está considerada como dar a luz, sino que te acaba penalizando como si fuera una lesión

Ayudas casi inexistentes

Hasta hace poco, ni tan sólo existían ayudas económicas para las deportistas de élite que quisieran hacer un alto en el camino para tener descendencia. Recientemente, hace un par de años, el Consejo Superior de Deportes aprobó un paquete de ayudas, pero éste siempre está sujeto a los Presupuestos Generales del Estado. Dichas ayudas van dirigidas a intentar conciliar mejor este gran paso en la vida de una mujer, por encima incluso de su vida como deportista de élite.

“Son cosas nuevas que ponen de manifiesto que estamos avanzando en este aspecto”, reflexiona Alessandra. Pero admite que “son insuficientes y aún queda mucho camino por recorrer”, como si se tratara de un maratón burocrático en el que la meta todavía se vislumbra demasiado lejos. “Si se te acaba una beca del plan ADO, no tenemos ninguna ayuda, tampoco tenemos ninguna baja, no hay absolutamente nada”. Motivos de peso para “avanzar mucho más en esta conciliación” y poder entrar dentro del terreno de la “normalidad”.

Si se acaba la beca del plan ADO te quedas sin ayudas, tampoco tenemos baja, no hay absolutamente nada

“Como deportistas de élite, sabemos el funcionamiento del sistema y asumimos que si dejamos de competir, perdemos las ayudas y las becas que nos permiten desarrollar nuestra carrera deportiva”, nos explica la corredora afincada en Torrelodones. “Asumes la situación, pero te das cuenta que es una auténtica injusticia”, lamenta.

En su caso concreto, tras representar a España en decenas de competiciones internacionales e incluso en 3 JJOO, tal y como relatábamos anteriormente, “no tengo ni paro ni tampoco ninguna baja maternal”. En este sentido, reclama más cambios en la legislación vigente para que “tengamos más derechos, con algún tipo de subsidio o beca que contemple la opción de poder ser madres y que, como mínimo, las futuras generaciones puedan tener una situación mejor y más justa”.

Alessandra Aguilar, que de vez en cuando completa rodajes con su hija, reclama que se “normalice” la situación de las deportistas de élite que quieren ser madres. (Foto: Twitter).

Implantación de un régimen de Seguridad Social

La maternidad no deja de ser una etapa más en la vida de una deportista. Pero es que, además, también deben pensar en su futuro y para ello deberían cotizar como trabajadores y trabajadoras, tal y como reclamó en su día la también atleta Isabel Macías. “Después de muchos años peleando, por fin se ha aprobado un régimen especial en la Seguridad Social para los deportistas”, reconoce la corredora, a la que su padre Daniel inculcó la fiebre por el atletismo y corrió su primera carrera con tan sólo 2 años de edad.

A pesar de la situación actual entre el binomio embarazo-deporte de élite, Aguilar es optimista de cara al futuro. “Creo que se van a ir abriendo caminos impensables hace algunos años, aunque esto no impide que, en muchas ocasiones, te sientas impotente, ya que han dedicado parte de tu vida al atletismo de élite y llega un momento en el que te quedas sin nada”. Y muchas corredoras dependen, en este sentido, “de la buena voluntad de tu club, espónsors… de que quieran seguir apostando por ti una vez estás embarazada y para cuando vuelvas a la actividad como deportista”, medita Alessandra.

Atendiendo a la situación actual, Aguilar reclama más implicación por parte de la Federación Española de Atletismo y de las instituciones públicas para evitar la situación actual de “impotencia”. La atleta gallega nos deja un lema interesante en este aspecto: “El embarazo es una baja maternal, no es ninguna lesión”. “Debemos llegar a un punto en el que la maternidad se normalice dentro del deporte de élite”.

¿Y cuál es la forma de normalizar esta situación?, le cuestionamos. “Pues que no se nos penalice por el hecho de ser madres deportistas”, contesta sin ningún atisbo de duda. Aguilar es consciente que quedan todavía muchas barreras por derribar o que saltar, como de obstáculos de un cross se tratara. Y pone como ejemplo a la tenista de la cual hablábamos al principio. “Serena Williams se quedó embarazada y cayó de forma estrepitosa en la clasificación de la WTA; no se puede equiparar o comparar la maternidad con una lesión”. De hecho, la propia tenista de Michigan ha declarado en numerosas ocasiones en relación a su gesta en Australia y consecuencias posteriores que “embarazada o no, siempre se espera que gane al torneo al que me presente”.

No debería penalizar el hecho de ser madres y deportistas

En este proceso de normalización al que alude Aguilar, opina que “se debería obligar a los clubes de atletismo a que nos den de alta en la Seguridad Social, ya que estamos en tierra de nadie, sin ningún régimen especial que nos ampare en este sentido en cuanto a baja por maternidad, paro, etc.”. Y esto generaría una serie de derechos hoy en día inexistentes y evitar que “nos encontremos sin ningún derecho cuando somos madres, un poco en tierra de nadie”. “No pedimos ningún regalo, pero sí que se establezca un régimen especial, como el que se acaba de aprobar, mediante el cual se regulen realmente todos estos derechos”, ahonda en su explicación. La opción de darse de alta de autónomo también planea sobre nuestra conversación, pero Aguilar tiene claro que, como en el caso de muchos trabajadores y trabajadoras españolas hoy en día, “debemos tener unos ingresos altos para que nos compense pagar las cuotas de autónomo y evitar que salga lo comido por lo servido”.

El mundo del atletismo no mueve tanto dinero como otros deportes, como podría ser el caso del tenis, “por lo tanto, deberían existir más ayudas, más allá de este régimen especial que aplaudo, ya que las deportistas tenemos el derecho de ser madres sin que se nos penalice en exceso; está claro que no puedes ganar lo mismo que cuando entrenas, pero sí deberían existir una serie de ayudas económicas o paro que te ayuden a mantenerte durante el embarazo y la recuperación posterior”.

Para todo ello, además de la voluntad política, Aguilar cree que “debería haber un cambio de mentalidad de las personas que dirigen las federaciones y tener una mentalidad más femenina, dejando de lado el machismo que ha imperado, mayoritariamente, durante muchos años”. No obstante, una vez más, la maratoniana es optimista en este proceso de adecuación, aunque lento, de las leyes y la normativa a la realidad. “Con todo esto, se evitaría el agobio económico que sufren muchas deportistas, en este caso atletas, durante los primeros meses de embarazo y una vez han dado a luz”, explica rememorando su propia experiencia.

Planteamiento de la vida deportiva

Alessandra Aguilar ha vuelto recientemente a los entrenamientos tras dar a luz a su hija Ariadna. Lo ha hecho de forma “pausada y poco a poco, ya que es fundamental saber escuchar a tu propio cuerpo y darle el tiempo necesario para que se recupere”. Y es que entre el embarazo y el parto, ha estado más de un año haciendo aquello que mejor se le da a nivel deportivo, correr. “Por mucho que hayas hecho ejercicios durante el embarazo, volver a correr no es lo mismo”, advierte. Cuando el suelo pélvico ha estado fortalecido, 4 meses después de dar a luz, “he empezado a correr y a caminar, alternándolo también con un día en el gimnasio, haciendo elíptica” nos cuenta. Además, tal y como recomiendan los expertos, “he seguido con el trabajo de fortalecimiento del suelo pélvico con los ejercicios hipopresivos”.

Es fundamental saber escuchar a tu propio cuerpo y darle el tiempo necesario para que se recupere

Ahora ya ha llegado al punto de poder correr hasta 45 minutos, aunque sale a correr de forma alternada, un día sí y un día no. Cuando puede, lo hace sin el carrito y su pequeña. Pero si no tiene a nadie que en ese momento pueda hacerse cargo del retoño, comparte esta rutina de ejercicio con ella. “Me lo paso también muy bien corriendo con ella”, confiesa con una sonrisa dibujada en el rostro. Y tiene un objetivo en mente: “Me estoy dando el verano como base, para ver cómo me encuentro, para de cara el septiembre y octubre empezar con un plan de entrenamiento más específico”. “Me gustaría volver a competir, pero quiero hacerlo poco a poco, cumpliendo todos los pasos necesarios para que todo vuelva a estar en su lugar”, nos explica. Sin embargo, Aless –como la conocen sus más allegados- tiene las dudas de cómo va a responder su cuerpo. “En poco más de una semana, cumplo 40 años, y es un interrogante saber cómo voy a reaccionar a la exigencia de los entrenamientos”, afirma.

Su voluntad más inmediata es hacer la temporada de cross del próximo invierno, pero sin tener un objetivo en mente, “ya que quiero escuchar a mi cuerpo, ver cómo me encuentro y qué sensaciones tengo”. Y le cuestionamos si se plantea volver a correr un maratón en pocos meses. Su respuesta es rotunda. “En este primer año, seguro que no, quizás, quién sabe, dentro de 2-3 años, pero si hago alguna carrera de 42.195 metros será para acompañar a algún amigo, pero ahora quiero centrarme en carreras de cross, algún 10.000 y, como mucho, hasta la distancia de medio maratón”, detalla con sinceridad y la ilusión dibujada en su rostro azabache.


No hay comentarios

Añade el tuyo