RUNNING

El periodista y corredor Carles Aguilar cuenta cómo ha completado su último reto

Calor abrasador, falta de agua y ¡hasta toros! Así ha sido el reto Templars Xtrem Trail

carles-aguilar-templars-xtrem-trail

Carles Aguilar el plena Ruta de los Templarios, completando su reto deportivo-solidario Templars Xtrem Trail.

(6-9-2017). Recorrer la Ruta de los Templarios durante 190 km y 3.500 m de desnivel en 37 horas. Este ha sido el reto Templars Xtrem Trail que Carles Aguilar ha completado para sensibilizar sobre la mucopolisacaroris, una enfermedad rara que afecta a los niños, y que ha estado repleto de escollos y anécdotas.

El periodista y corredor de ultra distancia Carles Aguilar completó con éxito durante el pasado mes de agosto su último reto solidario hasta la fecha. Se trata del quinto reto que ha protagonizado este comunicador y apasionado corredor, que lleva cinco años combinando experiencias deportivas con causas solidarias. Todos los retos, completados dependiendo únicamente de sus propios recursos y haciendo frente a todos los obstáculos con un gran afán de superración.

El último desafío completado ha sido el Templars Xtrem Trail, en el que Aguilar ha corrido un total de 190 km por la Ruta de los Templarios, en 37 horas. Como viene siendo habitual en sus retos, la hazaña ha combinado una experiencia deportiva, un enclave con historia y un objetivo social. En este caso, la difusión y sensibilización sobre las mucopolisacaridosis, un grupo de enfermedades catalogadas como raras que afectan a los niños, los cuales raramente logran superar la adolescencia.

El reto ha sido organizado en colaboración con la Asociación MPS España, Esteve y la Diputación de Soria, por donde ha transcurrido el recorrido.

3 jornadas de calor y un sol abrasador

En total, fueron tres etapas distribuidas en tres días con las que Carles Aguilar completó corriendo 190 km con un desnivel de 3.500 m, y para lo que se preparó intensamente durante cinco meses, según ha destacado el propio corredor.

En la primera jornada, Aguilar completó los 77 km que separan los municipios de El Burgo de Osma con Vinuesa. Una etapa en la que cuenta que estuvo marcada por las altas temperaturas de hasta 38 grados, lo cual repercutió directamente en el aspecto físico y mental del atleta que acabó “visiblemente agotado”, según explica él mismo. “Pensé que el máximo nivel de calor ya lo había soportado el pasado año cuando atravesé el desierto de Los Monegros, pero estaba equivocado”, comenta añadiendo que “en la primera etapa tuve la oportunidad de conocer lo que supone correr horas y horas bajo un sol realmente abrasador y en un tramo de varias decenas de kilómetros sin sombra alguna”. La gran tarea, admite, fue “no desfallecer con 38 grados de temperatura y unos rayos solares que cortaban la piel”. De hecho, Aguilar lamenta que pese a llevar protección solar, acabó con quemaduras en un brazo.

Pensé que el máximo nivel de calor ya lo había soportado el pasado año cuando atravesé el desierto de Los Monegros, pero estaba equivocado

La segunda etapa, considerada la etapa reina del reto, con 70km y 2.400 m de desnivel, mantuvo una temperatura elevada por encima de los 33 grados pero en este caso el peor obstáculo fue “el fuerte desnivel que supuso una durísima prueba a todos los niveles y que fue minando mi resistencia hasta el punto de que los últimos 10 km hasta llegar a San Leonardo de Yagüe fueron un auténtico suplicio con fuertes molestias en músculos y articulaciones”, describe el corredor.

Finalmente, en la tercera y última etapa desde San Leonardo de Yagüe hasta El Burgo de Osma de 40 km, Carles Aguilar sufrió de forma especial todo el cansancio acumulado y quemó las pocas energías que mantenía en la reserva. Después de casi 10 horas consiguió completar el desafío tal y como se había propuesto desde el principio.

carles-aguilar-templars

El fuerte calor y la falta de agua, grandes obstáculos del reto para el corredor Carles Aguilar.

Hospitalidad local

El fuerte calor fue el principal obstáculo al que Carles Aguilar tuvo que hacer frente en su reto, siendo clave para la consecución del mismo la gestión del agua, como él mismo destaca: “Fue un gran reto ser capaz de gestionar el agua ya que, especialmente en la segunda etapa, fue muy complicado por la distancia existente entre pueblos”, comenta. De hecho, explica como anécdota, en esta segunda etapa “tenía una fuente localizada en el ‘track’ llamada Fuente de la Cosa Mala y mi gran decepción fue que cuando llegué con intención de refrescarme y recuperar algo de líquido, la fuente no funcionaba. ¡Y aún me quedaban 15 km hasta el siguiente pueblo!”, lamenta Aguilar para el que, perdonad el chiste fácil, encontrar agua fue ‘cosa mala’.

Fue un gran reto el ser capaz de gestionar el agua

Pero no todo fueron penas. Durante el reto por la Ruta de los Templarios, Carles Aguilar también experimentó anécdotas positivas. “Un momento gratificante fue cuando en uno de los puebles encontré abierto el único bar que había y a su dueño comiendo solo. Me bebí varias cervezas bien frías porque estaba totalmente seco y mientras comía fuimos hablando y le expliqué el reto. Después de unos minutos, al despedirme para continuar el camino, no quiso cobrarme nada y me animó a seguir adelante”, cuenta con buen recuerdo.

Lo más bonito del recorrido

También hubo momentos de admirar el paisaje, considerando “la parte más bonita de todo el recorrido”, el cañón de Río Lobos, que recorrió durante más de 7 km. “Fue una sensación indescriptible estar corriendo en solitario en el fondo del cañón con esas rocas majestuosas de grandes contrastes de colores y con los buitres leonados sobrevolando por encima de mi cabeza”, recuerda.

Fue gratificante conversar con el dueño del único bar del pueblo, quien no quiso cobrarme ni la bebida ni la comida y me animó a seguir adelante

Y fauna con la que mejor no cruzarse

Otra anécdota divertida que destaca el periodista y corredor es su paso durante varios kilómetros por un bosque. “Cuando al fin salí a una pista de tierra me crucé con un ganadero que me dijo que estaba intentando localizar a uno de sus toros sementales que se había alejado deambulando ¡precisamente por la zona de la que yo procedía! ¡Tuve la suerte de no cruzarme con él ya que además iba totalmente vestido de rojo!”, ríe recordando el momento que se podría haber complicado mucho de cruzarse con el semental.

MPS

El Templars Xtrem Trail ha sido una experiencia con la que Carles Aguilar ha querido sensibilizar sobre las MPS, de las que explica que “son un grupo de enfermedades genéticas catalogadas como raras debido a su baja prevalencia. Son devastadoras, degenerativas y, en los casos más graves, aparecen trastornos del comportamiento que evolucionan a retraso mental severo, problemas de movilidad, convulsiones o problemas respiratorios. Normalmente, los pacientes acaban sus días en un estado vegetativo. Y, aunque la esperanza de vida varía, la mayoría raramente logra superar la adolescencia.

El origen de las MPS es una mutación genética del metabolismo de los mucopolisacáridos, que producen acumulación progresiva de estas moléculas en los lisosomas de las células del tejido conectivo, cartílago y hueso. Como resultado, los mucopolisacáridos se acumulan progresiva e irreversiblemente en las células de todos los órganos, sobre todo el cerebro, llenándolas hasta que dejan de funcionar y mueren.

Los síntomas característicos son la hiperactividad, los desórdenes del sueño, la pérdida del habla en algunos casos, deformaciones físicas y orgánicas y, en algunos casos, el retraso mental y la demencia. La esperanza de vida de los niños con estos síndromes no suele llegar a la pubertad ya que actualmente no existe cura posible”.

El objetivo ha sido sensibilizar a la población sobre la MPS mediante una campaña de difusión en prensa, radio, televisión y redes sociales, y un sitio web propio como plataforma de difusión desde donde se han proyectado todas las acciones relacionadas con este evento. Paralelamente, se pretende dar visibilidad a la Asociación MPS España, que trabaja para dar respuesta a las necesidades de los afectados y sus familias.


No hay comentarios

Añade el tuyo