RUNNING

Entrevista al paratriatleta afectado de Esclerosis Múltiple

Diego Velázquez: “Funciono como un motor, no puede fallar ni una pieza”

Diego Velázquez con la también triatleta Ana Burgos.

(12-6-2013). “Cuando me dijeron que no podía hacer deporte y que, como mucho podría hacer 2km a la semana en bici y supervisados por otra persona, me volví loco buscando a alguna persona de referencia con Esclerosis Múltiple que hiciera deporte”. Así explica el triatleta Diego Velázquez el periplo que inició, tras conocer el diagnóstico de su enfermedad, para conseguir hacer realidad su sueño de ser triatleta. Ahora, tras tres años de entrenamiento, superación y títulos importantes como el campeonato del mundo TRI3 de larga distancia, se siente satisfecho de haberse convertido en el referente que él nunca encontró, gracias a su constancia y su fuerza.

Acabas de competir en Ecotrimad. ¿Qué tal la experiencia?
Ha sido emocionante. El invierno ha sido complicado, tras varios meses donde todo parecía estar perdido y no conseguíamos dar con el medicamento adecuado. A finales de año lo encontramos y volví a seguir adelante. Así, llegar al Ecotrimad con tan poco tiempo desde que retomé los entrenamientos y lograr un buen resultado, ha sido una forma de plantar cara a la enfermedad y sentir que mi cuerpo está respondiendo.

¿Cómo te encuentras física y psíquicamente?
Físicamente nunca se puede saber. Es una enfermedad complicada para convivir con ella. Siempre trato de mantener mi cuerpo y mente lo más fuerte posible, haciendo deporte para ganar margen a esta enfermedad.

¿Cómo valoras esta temporada?
Lo principal ha sido poder salir del último bache y estar activo, esto es lo mejor. Hacer las Series Mundiales y lograr un podio, poder volver a estar en la salida del Ecotrimad una semana después y planificar estar una vez más este 2013 en Challenge Vitoria…¡la valoro positivamente!

¿Qué te aporta el triatlón?
Para mí el triatlón es el equilibrio perfecto como multideporte. La primera vez que lo vi fue en el 1986 en las piscinas de la Calabaza, en Aranda de Duero, donde mi padre participó y yo estuve como voluntario. Desde entonces quise hacerlo. Previo a que me diagnosticaran la enfermedad y con solo 21 años ya estaba entrenando para ello y finalmente logré hacerlo. Ahora es una parte de mi vida.

Compaginas tu faceta deportiva con tu trabajo y tu familia. ¿Cómo logras llegar a todo?
Llevo mi vida medida al milímetro. Tengo que compaginar varias variables y mantener un equilibrio perfecto entre trabajo, familia, deportes y amigos. Además, me gusta y necesito tener tiempo libre para estar solo. Esto suele dármelo los entrenamientos. Funciono como un motor, no puede fallar ni una pieza.

¿Aconsejas a las personas con esclerosis múltiple que se inicien en el triatlón?
No soy neurólogo y, por lo tanto, no puedo tener un criterio con base científica como tal. Por lo cual, siempre trato de medir bien las palabras para que quede claro que es una opinión. Para mí, realizar una actividad que te gusta con la dosificación adecuada y plantearse retos fácilmente alcanzables, puede ser la clave para retardar y ralentizar la enfermedad. Pero debes conocer muy bien el cuerpo y tus sensaciones, y encontrar de este modo el equilibrio perfecto entre carga y fatiga. Yo sí recomendaría nadar, montar en bici y correr o caminar asiduamente.

Para finalizar, ¿cuál es tu próximo reto?
Decaironman será mi reto personal. Simplemente el encontrarme bien, estar entrenando y tener en mente un reto como este, pensando que estaré en la línea de salida, es ya un gran reto.


No hay comentarios

Añade el tuyo