RUNNING

Jaume Leiva: “Bajar de las dos horas en maratón dependerá de la solidaridad entre corredores”

jaume-leiva

(21-12-2016). Una doble lesión apartó al maratoniano Jaume Leiva del atletismo casi dos años. Este 2016 ha vuelto con el objetivo de superarse e incluso mejorar sus mejores resultados.

Ha vivido la cara más amarga del atletismo de élite. O, mejor dicho, la cruz de 2 años casi sin poder correr por una doble lesión muy grave. Algunos le dijeron que tirara la toalla. Que no valía la pena. Pero él, tozudo y amante del mundo del correr como pocos, siguió. Persistió. Y ahora ha ganado la batalla, por sus fueros. Jaume Leiva ha corrido este 2016 dos maratones entre los mejores. Ha vuelto para quedarse. Incluso para mejorar aquellos registros que le hicieron célebre allá por el año 2012. Ganas y tesón no le faltan. Calidad –humana- y motivación, le sobran para lograrlo.

¿Qué balance haces de este año, tras tu vuelta como corredor de élite?

Este 2016 ha sido muy positivo. No por los resultados o por las carreras en las que haya podido ganar o subir al podio, sino por las sensaciones. Si echo la mirada hacia atrás, hace un año gané la Sant Silvestre Barcelonesa (10km en 30’18”) y al día siguiente, el 1 de enero, no podía ni moverme debido al déficit muscular en la pierna izquierda que me provocó la lesión y posterior operación.

Y menos de 2 meses después, corriste el maratón de Sevilla.

Sí, me recuperé como pude y terminé el maratón de Sevilla, no sin padecer muchos problemas musculares en 2:16. A raíz de ello, el cuerpo reaccionó y empecé a tener buenos resultados. Correr otro medio maratón en 1:05, estar delante en carreras importantes, consolidarme ahí… Fue una realidad. Y todo esto es con lo que soñaba tras la lesión. Y pensar que muchos médicos me habían dicho que no volvería a correr (reflexiona, sinceramente), y menos a este nivel.

Será imposible recuperarme al 100% pero estoy disfrutando del momento

¿Y cuál ha sido el secreto de todo ello?

La fe, el sacrificio, la convicción y el trabajo. He trabajo mucho también a nivel mental y con muchas horas de dedicación he vuelto al atletismo de élite, con un buen nivel. Creo que ahora mismo tengo un nivel similar al que tenía en 2013, antes de lesionarme. Quizás aún me falta un punto para estar al nivel de 2012, cuando quedé campeón de España de Medio Maratón en Tordesillas, gané la Behobia-San Sebastián o corrí en 1:03 el Medio Maratón de Granollers. Debo seguir trabajando en esta línea y creo que lo puedo conseguir. No estoy lejos. La ilusión y la motivación son máximas para lograrlo (admite, con una sonrisa dibujada en su rostro anguloso). No estoy recuperado al 100%, porque casi será imposible que lo esté nunca a raíz de los problemas neuromusculares aparecidos tras las operación. Sin embargo, si las lesiones me respetan, seguiré luchando. Estoy haciendo lo que me gusta, disfrutando de este momento.

Has podido volver a correr al máximo nivel. No obstante, ¿te ves a ti mismo sin poder correr?

No. De hecho, seguir con el atletismo, es seguir vivo. No sé que haría sin el deporte. Sé que un día terminará el atletismo de alta competición, pero seguiré disfrutando de este deporte que me ha dado la vida. Estoy feliz de encontrarme en este punto, ya que hace 2 años estaba en el lugar contrario de la balanza, en medio de un bucle negativo.

Seguir con el atletismo es seguir vivo

En tu última gran prueba del año, el maratón de Valencia (20 de noviembre), acabaste en la decimocuarta posición de la general con un tiempo de 2.16’32”. ¿Con qué sensaciones terminaste la carrera tras volver a estar entre los mejores en una prueba de 42.195 metros?

La verdad es que acabé con una sensación agridulce. Esperaba una mejor marca, pero mis piernas empezaron a flaquear en los kilómetros finales. En cuanto a la posición, en un maratón internacional como éste, con muchos corredores africanos, terminar segundo español y segundo atleta europeo es algo muy bueno. Entrené muy bien, con una preparación magnífica. Incluso mejor que cuando corrí en un crono de 2:13 en Barcelona en el 2013 (mi marca personal en la distancia). Pero el maratón no salió como yo tenía previsto. En el kilómetro 14, decidí correr más rápido. Desde allí hasta el 32, tiré mucho. Pero el viento me hizo mella, quizás tuve un desgaste superior. Los problemas musculares aparecieron de repente, sobre todo en el gemelo izquierdo. Empecé a tener rampas y tuve que aflojar el ritmo hasta el final. Es una experiencia más, otro maratón más. Si tengo el día y vuelvo a hacer una preparación así, correré un gran maratón.

¿Qué deseo te pedirías para el 2017?

A nivel deportivo, mantener estas buenas sensaciones de las que te hablaba y, por encima de todo, no lesionarme. Poder seguir disfrutando del atletismo. Y ojalá que sea con este nivel o incluso un poco más. Me encantaría poder mejorar mis marcas y correr un maratón por debajo de 2 horas y 13 minutos y verme cerca de 1 hora y 4 minutos en un medio maratón.

Ojalá que bajar de las 2 horas en el maratón pueda hacerse realidad sin dopaje

Bajar de las 2 horas en maratón empieza a ser un leitmotiv para los principales países maratonianos y también para las marcas deportivas. Etiopía ya tiene su proyecto con Kenenisa Bekele, y ahora la multinacional Nike ha empezado el suyo con Eliud Kipchoge, Lelisa Desisa y Zersenay Tadese como capitanes. ¿Se bajará, a corto plazo, de las 2 horas en un maratón?

Me cuesta creer que en 2017 se pueda correr un maratón a 2’52 min/km o 2’53 min/km, que es el ritmo necesario para bajar de 2 horas. Es extraterrestre. Atletas como los que has nombrado pueden conseguirlo, con todo el trabajo tecnológico que están llevando a cabo, además de la inversión a nivel médico y fisiológico. Ojalá que esto se pueda hacer sin dopaje. Pero lo veo complejo porque para que esto sea una realidad, es necesario que los mejores atletas se ayuden entre ellos. Y no sé hasta que punto se puede invertir tanto dinero para que un corredor sacrifique su maratón por otro. Creo que Kipchoge o Bekele pueden hacerlo y me gustaría poder verlo. Seguro que, si ocurre, será uno de los hitos de la historia del deporte mundial.

jaume-leiva-run-with-leiva

La comunidad ‘I Run with Leiva’ también tiene una faceta solidaria, captando dinero para organizaciones y ONGs. (Foto: Twitter Jaume Leiva).

Cada fin de semana, en muchas carreras de Cataluña, siempre vemos a un corredor o corredora con una camiseta verde que dice “I run with Leiva”. ¿Qué supone para ti tener tu propio club?

Es un impulso extra, una motivación más para seguir compitiendo al mejor nivel. Ha sido también una forma para agradecer a las marcas, y a las personas que hay detrás de ellas, que hayan confiado en mi. Y la marea verde de “I run with Leiva” desarrolla una gran labor desde 2012. Para mi, es una gran familia con la que puedo compartir muchas cosas. Me dan unas fuerzas extras. A todo atleta le gustaría poder competir siempre con su nombre, con el club que lleva su nombre y ha podido crear. Además, el 80% de los atletas son de mi ciudad, Terrassa, y muchos de ellos son más que amigos. Ojalá algún día podamos competir como club en un campeonato de España y yo poder dejar al club en las posiciones delanteras, cuanto más arriba, mejor.

La marea ‘I run with Leiva’ me da fuerzas extras

El mundo del running vive, hoy en día, un boom espectacular. Muchos siguen buscando aquello del por qué corro. En tu caso, y para que sirva de motivación para otros atletas, ¿me puedes enumerar 5 motivos para seguir corriendo y no dejar de hacerlo?

5 razones o motivos se me quedan cortos, pero miraré de ceñirme a lo que me pides (y esboza una sonrisa de oreja a oreja). El primero, y más importante, es de índole personal. Y es que no puedo vivir sin el deporte. Desde 1999, el atletismo ha sido mi propia sangre, corriendo por todo mi cuerpo.

El segundo tiene un ámbito más social. Sigo corriendo por toda aquella gente que me ha ayudado, especialmente en los momentos más difíciles, y corriendo es una forma de agradecerles su apoyo.

El tercero podríamos decir que es un efecto espejo. Quiero que mi hijo, que ahora tiene 17 meses, vea que su padre hace deporte y con ello sea consciente de los valores que conlleva el atletismo, ya sea a nivel de élite como popular. Me encantaría que él pudiera seguir con estos valores, disfrutando del deporte, sea cual sea su elección concreta.

El cuarto motivo es que, ahora mismo, es mi trabajo. No el atletismo directamente, pero sí el entorno del deporte, que me ayuda a vivir y puedo trabajar de lo que me gusta. Además, si estoy a un buen nivel, ello refuerza mi imagen como entrenador de corredores y de grupos de gente. Me encanta poder ayudar y asesorar a la gente.

El quinto motivo es que corriendo puedo conocer a muchas personas. Tiene un componente relacional muy claro. El deporte te permite conocer a personas nuevas y entablar amistad con nueva gente, además de poder viajar y compartir experiencias comunes.

Sé que me has pedido 5, pero te doy una sexta razón. Una extra. Sigo corriendo también por mi entrenador. Por Domingo López, que sigue entrenando a los 77 años. Su pasión y naturalidad desbordante me han contagiado siempre. Es un ejemplo de vida para muchos, por cómo se ha tomado siempre su pasión por este deporte. Piensa que lleva entrenando desde 1963…

Una última reflexión que, sin ninguna duda, compartimos al 100%.

 

Información de contacto:

www.jaumeleiva.com

www.runningsolutions.es

@jaumeleiva


No hay comentarios

Añade el tuyo