RUNNING

El maratoniano participará en el Maratón de Sevilla este domingo

Jaume Leiva: “Estoy en el mejor momento deportivo de mi vida”

jaume-leiva

(13-2-2019). Tras pasar casi 500 días sin correr entre 2014 y 2015, ha vuelto por sus fueros. A golpe de sacrificio, constancia y mucho, mucho esfuerzo. Y el sueño de su vida deportiva está casi a la vuelta de la esquina: participar en unos JJOO. El primer paso, antes de Tokio, pasa por Sevilla. Jaume Leiva buscará una marca por debajo del 2:12 este próximo domingo en la capital andaluza.

El próximo domingo corres el Maratón de Sevilla con un gran objetivo en mente. ¿Con qué expectativas viajas a la capital andaluza?

Voy con las expectativas máximas, ya que he completado la preparación soñada para este maratón (admite para empezar con una sonrisa de oreja a oreja). Han sido 4 meses con mucha continuidad, donde ha salido todo a la perfección. He podido entrenar sin parar, sin sufrir molestias ni contratiempos. Algo que nunca me había ocurrido en 20 años de carrera y en los 10 maratones que he preparado. Regularidad sería la palabra justa. Y así lo atestiguan los resultados de esta temporada como los entrenamientos del día a día. Hemos hecho algunos pequeños cambios y hemos introducido más volumen para paliar mi déficit muscular tras la lesión.

La capital de Qatar, Doha, acogerá este año el Mundial de Atletismo (del 27 de septiembre al 6 de octubre). La mínima para poder estar ha bajado ostensiblemente hasta el 2:12 en maratón (2 minutos y medio menos que la mínima del pasado año en los Campeonatos de Europa). ¿Bajar de este tiempo es el gran objetivo para Sevilla?

Se trata de una mínima exigente y espero poder mantener el ritmo de 3:05 min/km más o menos…

He podido entrenar sin parar, sin sufrir molestias ni contratiempos. Algo que nunca me había ocurrido en 20 años de carrera y en los 10 maratones que he preparado

Y más teniendo en cuenta que tu marca persona es de 2:13:41 (Maratón de Barcelona 2013).

Sí, así es. De hecho el primer objetivo será rebajar mi marca personal. Creo que estoy preparado para hacerlo. Pero he invertido mucho tiempo y esfuerzo para preparar el Maratón de Sevilla y, por lo tanto, no me quedaré sólo aquí. Voy a salir a jugármela para lograr esa mínima para poder estar en el Mundial de Atletismo de Doha. Y eso me permitiría también estar bien posicionado para poder estar en los JJOO de Tokio 2020.

Hablando de la cita olímpica, estar en unos JJOO es tu gran sueño atlético.

He ganado fuerza, corro mucho mejor que antes y además voy más rápido, con mejor técnica. Tras estos cambios, hay un trabajo descomunal, de entrenamientos, de fuerza, de técnica de carrera… y de trabajo con fisioterapeutas, posturologos, podólogos. Y todo esto tiene un gran objetivo. Poder estar en los JJOO de Tokio dentro de 1 año y medio. Veremos qué ocurre en Sevilla y si puedo ir al Mundial. Somos unos 5-6 atletas que podemos jugarnos las plazas para la cita olímpica. Estar allí sería un sueño hecho realidad, un sueño que me ha dado alas en los peores momentos. Veremos qué ocurre primero en Sevilla y después deberemos valorar todas las opciones posibles.

En Sevilla voy a salir a jugármela para lograr la mínima y estar en el Mundial

Volviendo a Sevilla, el recorrido ha cambiado un poco en la edición de este año. Tú la corriste en 2016 (2:17:39), acabado de salir de tu doble lesión, cuando aún terminaba en el Estadio de la Cartuja. Ahora, la línea de llegada se situará al lado del Parque María Luisa. ¿Los cambios hacen que el recorrido sea aún más rápido?

Sin ninguna duda (afirma sin titubeos). Es un cambio muy positivo. No me gustaban los últimos 3 kilómetros del anterior trazado, en los que te alejabas del centro y se trataba de una zona más solitaria, sin ambiente. Entrar y terminar un maratón dentro de un estadio de atletismo siempre es bonito, pero creo que los cambios son adecuados. Esta primera parte sin público de la que te hablaba, se hace al principio de la carrera, durante los primeros 5 kilómetros. Alrededor del kilómetro 29-30, llegamos al Parque de María Luisa, con mucho ambiente para afrontar el tramo final de la carrera. Justo cruzamos a unos 200 metros de la meta cuando aún nos faltan 12 kilómetros para terminar. Esperemos que la cabeza no nos juegue una mala pasada (reflexiona sonriente el corredor de Terrassa). Pero el gran ambiente en los kilómetros finales puede sernos de gran ayuda. Sevilla, además, es el circuito con menos desnivel en toda Europa, sólo 10 metros en 42 kilómetros.

Y después que se den las mejores condiciones posibles…

Sí, que haga un buen día, que el viento nos respete… de hecho, el viento es el ingrediente que más nos puede perjudicar al correr por avenidas muy anchas, ya que no buscamos una posición, sino una marca. Prefiero terminar 32º como en la media de Valencia y hacer 2:12, que terminar 3º con 2:14. Todos los elementos parece que se han alineado a nuestro favor y sueño con hacer un gran maratón en Sevilla. Espero estar en el segundo grupo mucho rato, prevén hacer 2:10-2:11 (en el primer grupo, con los mejores africanos, el objetivo será estar en alrededor de 2:07 y batir el récord de la prueba de 2:07:41, establecido en 2017).

Mi motivación era volver a correr, fuera cual fuera mi nivel

Ahora mismo tienes 35 años, pero crees que aún te quedan 2-3-4 años más de vida deportiva al máximo nivel. ¿Qué papel ha jugado tu entrenador, Domingo López, en todo este proceso de recuperación en el que mucha gente te daba por jubilado?

El que se podría haber jubilado es él, Domingo, que va a cumplir este año 80 primaveras (admite riendo son sorna). Llevo casi 20 años con él y puedo decir que, para mí, es mi padre. Me ha dado tanto, tanto… que siempre creo que he intentado estar a su altura. Ha sido una admiración y respeto mutuo desde siempre. Le operaron hace un par de meses. Y 3 semanas después de pasar por el quirófano, ya estaba a mi lado, en el río Besós, supervisando mi entrenamiento bajo una temperatura de 3 grados, con su crono y su bufanda. Esto no tiene precio. Y sí una motivación muy alta. Tuve mucha suerte de conocer a Domingo en 1999. Fue mi primer entrenador y tengo claro que será el último. Y ojalá Sevilla nos salga bien porque es mérito de mucha gente, pero sobre todo suyo y mío.

Estuviste casi 500 días sin correr entre 2014 y 2015. ¿Cómo superaste la ansiedad a nivel mental?

Piensas que tienes que recuperarte, que debes mejorar. Pero fue muy difícil, porque veía como toda la gente de mi entorno podía correr y yo no. Cuando iba a entrenar con mi grupo de gente, el I Run With Leiva, les seguía con la bici y pensaba que, en realidad, el que debía correr era yo. Y no podía hacerlo. Y no sabía ni si podría volver a hacerlo alguna vez. Los médicos no eran muy optimistas, pero yo seguía y seguía y cada día hacía alguna cosa. Mi motivación era volver a correr, fuera cual fuera mi nivel. Y ahora mira dónde estoy, en el mejor momento deportivo de mi carrera (comenta, muy reflexivo) y también a nivel personal, porque se trata de un equilibrio de todo.

Ahora que estás tan bien, y con todo lo que has pasado, ¿cuál es la motivación que tienes ahora mismo?

Mi motivación es seguir igual y adaptarme a los momentos en los que esté. Ojalá pueda llegar a Tokio, pero si no llego, que no sea porque no lo he dado todo y me haya dejado algo en el tintero. Si no me sale bien en Sevilla, no será porque no lo haya entrenado, sino porque quizás no he tenido el día. Llevo 4 meses muy buenos y sólo debo hacer lo que hago cada día, correr. He llegado hasta aquí como nunca. Ganando otra vez la Behobia, rebajando en más de 1 minuto mi marca en medio maratón (1:02:29 en Valencia el pasado mes de octubre; un registro que está entre los 20 mejores de la historia del atletismo español)… todo el trabajo está hecho.

Si no me sale bien en Sevilla, no será porque no lo haya entrenado, sino porque quizás no he tenido el día

Recientemente, has cambiado las zapatillas que has usado toda tu vida (Adidas) para pasar a Nike y calzarte las ya famosas entre los atletas de élite Nike Vaporfly 4%. El modelo con el que Eliud Kipchoge logró el récord del mundo de Maratón el año pasado en Berlín (2:01:39). ¿Son tan buenas como muchos comentan?

(Ríe antes de contestar y añade) Las de Kipchoge es el modelo élite y seguro que por eso corre tan rápido y yo no corro en 2:02 (y vuelve a reír, bromista). Es una zapatilla que, en mi caso, me ha ayudado mucho, sobre todo a nivel muscular. Tuve el valor de cambiar de marca. Los profesionales que me trataron me hicieron un estudio en el que vieron que el impacto sobre mi cuerpo era menor con esta zapatilla que con otras. Y no dudé ni un ápice en hacer el cambio. Además, estos números se sumaron a las buenas sensaciones que sentí con ellas. No te hacen correr más, pero sí que no te destrozan tanto muscularmente, al menos en mi caso particular. Pero las zapatillas no van solas, no llevan motor, y hay que correr rápido con ellas.

 

Antes de su doble lesión, Jaume Leiva fue campeón de España de Medio Maratón (Tordesillas, 2012), campeón de la Behobia-San Sebastián (2012), 3º en el Campeonato de España de Medio Maratón (Albacete, 2013), o 5º en el Maratón de Barcelona de 2013, por citar sólo algunos ejemplos de sus resultados. El próximo domingo quiere escribir una nueva página en esta carrera atlética que está teniendo un epílogo que va camino de convertirse en una gran enciclopedia.


No hay comentarios

Añade el tuyo