RUNNING

¿Cómo ha afectado el Covid19 al negocio de organización de carreras?

José Luís Blanco (La Sansi): “Algunas medidas anti Covid en las carreras han llegado para quedarse”

“La pandemia nos ha generado un descenso del 60% en la facturación”

jose luis blanco sansi

José Luís Blanco, director de La Sansi, vaticina que en este 2021, "veremos carreras con un máximo de 5.000-7.000 corredores y corredoras en la línea de salida”, esperando que 2022 sea ya un año "de total normalidad para las carreras populares", aunque con medidas de seguridad que "han venido para quedarse".

(14-4-2021). En 2020, el Club La Sansi sólo pudo organizar 5 de las 15 carreras que tenía previstas. Un escollo que le ha valido un descenso del 60% en la facturación. Su presidente, José Luís Blanco, lamenta que algunos dirigentes políticos “no entiende toda la repercusión que tiene organizar una carrera popular”, al tiempo que vaticina que algunas de las medidas impuestas por la pandemia van a quedarse a largo plazo, especialmente en las carreras de mayor participación, las cuales podrían volver, en su opinión, no antes de 2022.

“La pandemia nos ha generado un descenso de la facturación del 60%”. La afirmación es de José Luis Blanco, presidente del Club La Sansi, un club que cuenta con una base de datos de 40.000 deportistas y en los últimos años ha organizado las 2 carreras más participativas de Cataluña (la Cursa dels Nassos y la Cursa Papa Noel).

Durante la pandemia, en 2020, La Sansi únicamente pudo organizar 5 de las 15 carreras que tenía previstas: la Cursa Crema Torrons en Miami Platja, la Cursa de la Mercè, “la prueba con más participantes durante esta época de coronavirus, con 3.000 atletas”, la Cursa dels Nassos de Barcelona, la San Silvestre del Masnou en su 41ª edición (la más antigua de Cataluña) y la LloreTrail (durante el mes de septiembre).

Todas las carreras que organizamos en 2020 colgaron el cartel de ‘no hay más dorsales’ en poco tiempo

Hay muchas ganas de carreras, “prueba de ello es que todas estas pruebas colgaron el cartel de no hay más dorsales”. Sin ir más lejos, “los 1.200 inscritos de la Cursa dels Nassos se agotaron en tan sólo 54 minutos”. Por cierto, con Nassos y el Masnou, La Sansi organizó “2 de las 3 únicas Sant Silvestres oficiales que se corrieron en 2020 en España”. A pesar de los contratiempos, Blanco confiesa que “estamos más convencidos que nunca de nuestros principios organizativos”. Así pues, La Sansi sigue deseando “promocionar y motivar la actividad deportiva en el atletismo, maximizando el disfrute de los participantes con el mayor número de inscritos posible”. A todo ello, “ahora le hemos incluido un plus que ya formaba parte de nuestra base fundacional, pero que incluso hemos reforzado: la seguridad”.

Ayuntamientos que sí han confiado en La Sansi

Mucho se habla en la disyuntiva actual sobre el papel de las administraciones en el sentido de apoyar un deporte seguro y ofrecer ayudas económicas a un sector que está padeciendo “y mucho” la pandemia. Y es que el sector de los organizadores de carreras “está padeciendo la falta de confianza por parte de algunas administraciones”. En este punto, sin embargo, Blanco opina que “en nuestro caso hemos tenido bastante suerte, ya que se han volcado con nosotros”. Y cita algunos de ellos para que así conste, como “muestra de agradecimiento por la confianza demostrada”: Sant Feliu de Llobregat, Santa Coloma de Gramanet, Montroig del Camp (Miami platja), Bellaterra o Sant Adrià del Besòs.

“Se trata de consistorios en los que no hemos podido celebrar la carrera de 2020 tal y como estaba prevista, pero se han comprometido a hacer una aportación, aunque sea menor, para el mantenimiento de la misma”. Y esta inyección económica es “fundamental para nosotros, ya que nos ayuda a factura algo y a cubrir los costes generados”.

Y es que la organización de carreras no supone únicamente un dispendio el propio día de la competición, “sino que hay una planificación y trabajo previo que también genera unos costes”. Los que estos ayuntamientos “se han comprometido a asumir”, admite con orgullo el ex atleta internacional que ganó la medalla de plata de los 3.000 obstáculos en el Europeo de Gotemburgo en 2006.

“Falta de confianza y otras prioridades económicas”, el argumento político

Blanco ha querido nombrar, ex profeso, a estos consistorios “porque también me he encontrado con el efecto contrario”. Esto es, “ayuntamientos que me han dicho que destinarán la partida económica con la que debían asumir una prueba concreta a otras necesidades”. Y en este caso, “hablan de sectores más necesitados, pero deben tener en cuenta que nosotros también necesitamos esas ayudas para sobrevivir”. El presidente de La Sansi cree que “en este tipo de situaciones, los responsables políticos no son conscientes de la cantidad de gente que mueve este sector: “desde la persona que pone las vallas, pasando por el de los seguros, WC, chips, atletas de élite, jueces, el que fabrica las camisetas o el que se ocupa de la seguridad, por citar sólo algunos ejemplos”. A todo ello le podríamos sumar el impacto económico que tienen las carreras a nivel de promoción de la ciudad, comercios, restaurantes, hostelería, etc.

Los responsables políticos no son conscientes de la cantidad de gente que mueve este sector

José Luis admite entender “los motivos por los cuales algunas administraciones han optado por aplazar las carreras a 2022, aunque nosotros garantizábamos la máxima seguridad”. Además del apoyo municipal mencionado, La Sansi ha contado con las ayudas de la Diputación de Girona que también “nos han permitido sobrevivir” a este annus horribilis para el sector de los organizadores de carreras. Al mismo tiempo, “acabamos de solicitar una ayuda a la Generalitat de Catalunya dentro del plan de ayudas a este tipo de empresas que nos correspondería por el número de participantes (cerca de 50.000 al año) y descenso en la facturación sufrido”, nos cuenta Blanco. En las próximas semanas, “conoceremos qué cuantía estima oportuna darnos la Generalitat”, en este sentido.

Nunca caminarás (correrás) solo

Echando la vista hacía atrás, La Sansi “no se ha encontrado sola” en esta carrera contra la Covid-19. Blanco agradece también el apoyo de la Federación Catalana de Atletismo y de la Federación Española, “que nos han facilitado la obtención de permisos para organizar carreras en un contexto complejo como el actual”. Bien es cierto que “nuestra propia estructura laboral, muy simple, con sólo 2 trabajadores fijos, es la que nos ha facilitado poder tirar hacia adelante” y, para las carreras, “subcontratamos empresas o personal durante el fin de semana”. Un punto sobre el que ya incidió el director de la Marató de Barcelona, Cristian Llorens: “dentro de los organizadores de carreras, sólo van a sobrevivir aquellas empresas que tengan una estructura muy simple, así como las sociedades más macro, que tienen un gran músculo detrás”. La clase media podría quedarse en el camino.

En 2021 veremos carreras con un máximo de 5.000-7.000 corredores y corredoras en la línea de salida

¿Cuándo recuperaremos las cifras de inscritos anteriores a la pandemia?

A pesar de su optimismo, José Luis prefiere ser realista, ya que “aún hay muchas incertidumbres sobre el coronavirus que planean en el aire”. Por todo ello, “aventuro que en 2021 veremos carreras con un máximo de 5.000-7.000 corredores y corredoras en la línea de salida”. En este sentido, “estamos trabajando con un protocolo diferente que haremos público próximamente y que puede marcar un poco el futuro de las grandes carreras”. Tal y como ya hizo La Sansi y el Ayuntamiento de Barcelona con el reglamentado implementado durante la Cursa de la Mercè y que “se demostró ser 100% efectivo”. En este aspecto, ahora mismo “veo más un tipo de salidas escalonadas que no las salidas en masa anteriores a la pandemia”. A su modo de ver, este tipo de salidas “es una forma de hacer carreras masivas sin aglomeraciones”.

José Luis vaticina que algunas de las acciones que ahora mismo deben implementar cuando instituyen una competición “han venido para quedarse”. Y nos pone ejemplos concretos: la higiene a través del gel hidroalcohólico, el mayor distanciamiento entre participantes, el uso de la mascarilla “como mínimo en los próximos meses”, e incluso el carnet de vacunación como “muestra fehaciente del buen estado de salud de un corredor o corredora que desee correr en una prueba”.

El presidente de La Sansi vislumbra un 2022 con total normalidad, aunque nos revela un deseo: “espero que la Cursa de la Mercè, día 26 de septiembre en Barcelona, nos marque, de nuevo, el futuro del regreso de las grandes carreras populares urbanas”. Esto es, siguiendo el mismo camino de 2020, cuando en plena pandemia, “fue la carrera con más inscritos de toda España con 3.000 participantes”.


No hay comentarios

Añade el tuyo