RUNNING

Flamante doble campeón del mundo UltraSky

Luis Alberto Hernando: “la edad importa, pero se puede rendir con más de 40 años”

Luis Alberto Hernando Buff Epic Trail Aigüestortes

Luis Alberto Hernando cruzando la meta de la Buff Epic Trail Aigüestortes con su hijo Martín en brazos. (Fotoiosu photography / @adidas_es)

Entrevista al doble campeón del mundo de Ultrasky, que arrasó en la Buff Epic Trail Aigüestortes rebajando el récord de la prueba en dos horas y superando al segundo clasificado en más de 30 minutos.

Optimista. Ganador. Sincero. Y siempre tocando con los pies en el suelo. O, mejor dicho, en la montaña. Luis Alberto Hernando acaba de proclamarse doble campeón del mundo UltraSky tras vencer, con autoridad, en la Buff Epic Trail Aigüestortes. Eso sí, su mente ya esta puesta en una espina que tiene clavada: el Ultra Trail del Montblanc (UTMB). En 2015 acarició la victoria. Terminó segundo.

¿Cómo se te queda el cuerpo tras más de 12 horas y proclamarte campeón del mundo de UltraSky?

El cuerpo, pues te puedes imaginar, muy cansado y dolorido. Pero estoy muy contento. La alegría por ganar es una anestesia que alivia un poco los dolores.

En el caso de los corredores populares, después de un Ultra, estamos casi una semana hechos añicos, con agujetas por todo el cuerpo y sin poder mover un músculo y que el cuerpo no proteste. ¿Sucede lo mismo con los corredores de élite?

Sí, te aseguro que sí (y sonríe). Termino la carrera, y a los 10 minutos cuando se enfrían los músculos, mis piernas parecen que sean de madera y me cuesta mucho moverme. Quedas muy dolorido y destrozado muscularmente, y el cansancio me tiene una semana andando por casa como si fuera un oso perezoso, moviéndome a cámara lenta.

¿Prefieres disfrutar del momento actual, saborear este nuevo campeonato mundial porque nunca se sabe cuando puedes volver a ganar, o bien esperar a final de temporada para hacer valoraciones y hacer balance de lo conseguido?

Es imposible no disfrutar a día de hoy (reconoce, muy sincero). Este campeonato ya lo tengo. De hecho, desde Zegama, llevábamos 2 meses pensando en la Buff Epic Trail. Además, tampoco teníamos muy claro si podría correrla. Cada vez es más difícil ganar carreras, y más con toda la gente joven que viene apretando fuerte. Aunque no quieras, es imposible no celebrarlo, ya que la alegría es inmensa. Eso sí, ya estamos pensando también en el UTMB y el resto de carreras que quedan para completar la temporada.

No me veo mayor. No tengo ningún problema físico. Quizás esta temporada es la que en mejor estado físico me he encontrado.

A día de hoy tienes 38 años. Como bien dices, los jóvenes cada día aprietan más fuerte en esto del Ultra Running. ¿Te ves mayor o bien tomas el ejemplo de corredores como Miguel Heras o Tòfol Castanyer, que son como el vino, mejorando incluso con el paso de los años?

No me veo mayor. No tengo ningún problema físico. Quizás esta temporada es la que en mejor estado físico me he encontrado. No he tenido ningún problema. No me veo mayor, hasta que veo la lista de inscritos de una carrera y, observando el año de nacimiento, me doy cuenta que doblo la edad a muchos (y vuelve a reír). Ver a gente como Tòfol, Miguel o incluso Iker Carrera, motiva mucho. Son gente que llevan muchos años dando el callo y al máximo nivel. Lo más importante es la motivación, tener muchísimas ganas. ¿La edad? No es lo de menos, pero se puede rendir con más de 40 años.

Antes de tomar la salida, decías de la Buff Epic Trail de Aigüestores, que te daba mucho respeto el desnivel de la carrera (más de 8.000 metros de desnivel positivo en 105 quilómetros de recorrido). ¿Asusta pensar que en una carrera casi se sube al Everest, teniendo en cuenta el desnivel?

La verdad es que sí. Hasta la fecha, es la carrera con más desnivel, con proporción a los quilómetros, que he hecho en mi vida. Muchas subidas, muchas bajadas, y muchas de ellas, bajadas donde hay que retener, que es lo que más castiga los músculos. Y con senderos muy técnicos. Me daba mucho miedo llegar a mitad de carrera con las piernas castigadas y no poder bajar a gusto. 

Lo mejor durante la carrear es no pensar mucho y sólo focalizar la meta

Rebajaste en 2 horas el anterior récord de la prueba, que ostentaba Sebas Sánchez. Al final, cruzaste la meta con 12 horas 53 minutos y 42 segundos, con más de 30 minutos de ventaja sobre el segundo clasificado, el británico Andy Symonds. ¿En qué piensas durante todo este tiempo o bien con la concentración del momento evitas pensar en nada?

Creo que lo mejor es no pensar mucho y sólo focalizar la meta y en no perder comba con los primeros corredores. Estar concentrado en comer, en beber y en no bajar el ritmo. En este caso, sin embargo, siendo un campeonato del Mundo y viéndome en cabeza de carrera a mitad de la misma con una pequeña ventaja, sí pensé un poco más de lo normal. Pensé en el campeonato, en que podía ganarlo, y en la familia y en todos los amigos que me esperaban en la meta. Tuve muchos subidones de adrenalina, de pensar en la alegría que me esperaba.

Recientemente, Kilian Jornet corrió enteramente la Hardrock100 junto a otro corredor, Julian Schlarb, y al final entraron juntos en meta, ganando. En carreras de este tipo, tan largas, ¿prefieres correr solo más que en grupo, ya que siempre se va más a estirones y con un ritmo menos constante?

Bueno, el caso de Kilian y el mío creo que son distintos. Él controla siempre la carrera, tanto yendo en grupo como en solitario. No tiene los problemas que tengo yo de ir tan justo con el resto de rivales (y sonríe, de nuevo). Él va sobrado de fuerza. En mi caso, no me gusta ir en grupos muy grandes porque se corre a tirones y algunos van más rápido en las bajadas, otros en las subidas, y al final no se lleva un ritmo constante. Además, cuando voy en grupo y pasan los quilómetros, quizás me pongo un poco más nervioso. Aunque, eso sí, correr tantos quilómetros solo también tiene su peligro, ya que te puede dar por pensar y buscar excusas… En la Buff Epic Trail, aunque fuera solo la mitad del recorrido, tenía muchos amigos en distintos puntos y dividí la carrera en diferentes tramos, de avituallamiento a avituallamiento, para que se me hiciera más corta.

Desde la Zegama-Aizkorri no habías competido, ya que tuviste que pasar por el quirófano tras romperte un dedo en esta mítica carrera. ¿Te has aburrido mucho estando estos 2 meses alejado de una competición?

No, para nada. Sólo estuve parado los primeros 20 días y seguí entrenando en la medida de lo posible. No estuve parado. Aparte, en casa, ahora tengo muchas cosas que hacer (lo dice, riendo, porque hace ya unos meses, en diciembre de 2015, nació su hijo, Martín).

Este año, con menos carreras, quizás sí llego más fresco al UTMB

A raíz de esta lesión, ¿llegas mejor y más fresco que nunca al UTMB que tendrá lugar dentro de un mes?

Sinceramente, no lo sé. Sólo llevo haciendo ultras desde el año 2013 y no tenemos demasiado experiencia en el mundo ultra. De hecho, ni siquiera tenemos mucha idea de cómo se debe entrenar una carrera de 22 horas. Sólo hemos terminado una carrera de 100 millas, el UTMB del pasado año (donde terminó segundo en Chamonix). Por lo tanto, vamos improvisando y aún nos consideramos un poco novatos en el asunto. Siempre intento buscar el lado positivo, por supuesto, y pienso que este año, con menos carreras, quizás sí llego más fresco.

¿Ganar UTMB sería quitarte una espina y conseguir esa carrera que deseas tener en tu palmarés?

Sí, totalmente (responde, rápido, sin ningún atisbo de duda). Para cualquier corredor por montaña o aficionado a esto del mundo ultra, sabemos que UTMB es la carrera más importante, la de referencia, la que más repercusión tiene, aunque no sea un campeonato del mundo.

Sigo teniendo el mismo miedo, respeto y cuidado a la montaña que antes de tener un hijo

En Barruera, al terminar la Buff Epic Trail, entraste en meta con tu hijo Martín, como ya hiciste este año en la Transvulcania. Tener un hijo te ha cambiado la vida a nivel personal, pero ¿cuándo sales a la montaña o en algún tramo peligroso en competición, el hecho de ser padre te ha generado más miedo o respeto?

(Reflexiona antes de responder). Me considero bastante responsable cuando salgo a la montaña. Ahora, por supuesto, intento no jugarme el pellejo cuando salgo al monte, y creo que antes tampoco lo hacía. Y, si me lo he jugado, nunca he sido consciente de ello en el mismo momento, con premeditación y alevosía (y ríe). Sigo teniendo el mismo miedo, respeto y cuidado que antes.

Información de contacto:

@TrailHernando

https://www.facebook.com/luisalbertohernandotrail/


No hay comentarios

Añade el tuyo