RUNNING

La marchadora ha estado presente en la rueda de prensa convocada por Suunto, en las instalaciones de la distribuidora Amer Sports, con motivo de la cita olímpica

María Vasco: "En el km 17, le pido a mi padre que me dé fuerzas"

(8-6-2012). Tras más de 20 años en la alta competición, la marchadora María Vasco ya sabe lo que es conseguir una medalla olímpica, cuando en el año 2000 se hizo con un metal en los Juegos Olímpicos de Sydney. Ahora afronta sus quintos y últimos Juegos con la misma ambición e ilusión que los primeros y con una idea en mente: obtener una medalla. Un objetivo que, según la atleta, “está difícil”, pero no imposible.

¿Los quintos JJOO se viven con la misma ilusión y pasión que los primeros?
¡Desde luego! Los Juegos Olímpicos son el mayor evento deportivo del mundo. La repercusión que tiene ganar una medalla olímpica no es comparable con ninguna victoria más. No tiene nada que ver ganar en las Olimpiadas que en un Mundial o un Europeo, y afronto estos Juegos con muchas ganas e ilusión.

Has anunciado que será tu última participación en unas Olimpiadas. ¿Cómo te sientes?
Cuando se toma una decisión de esta magnitud es porque se es consciente de que la carrera deportiva está a punto de llegar a su final. Nuestro trabajo por desgracia tiene fecha de caducidad. Llevo 26 años compitiendo y veo mi trayectoria con mucho orgullo, pero ha llegado la hora de plantearse la retirada. No lo dejaré por lesión ni obligada por una causa externa, sino porque llega mi hora. Calculo que me quedan un par de años de competición.

¿Has pensado a qué te dedicarás después?
Me gustaría trabajar en algo que esté relacionado con el deporte, quizás en marketing deportivo. Y también me gustaría poner en marcha la escuela de corredores María Vasco, que hace tiempo que tengo en mente y que me hace mucha ilusión, ya que así podría enseñar a los niños la pasión por el atletismo. Lo que tengo claro es que no seré entrenadora, ya que hay profesionales que se forman continuamente para este cometido. La figura del entrenador se merece un respeto.

¿Crees posible obtener una medalla en Londres?
Es impredecible lo que puede pasar antes y durante la competición. Estamos entrenando para estar en los primeros puestos pero todas vamos a competir para conseguir medalla. Mi motivación e ilusión es la medalla. Está complicadísimo, pero está entre mis objetivos. ¡Que se preparen!

¿Estás haciendo algún entrenamiento especial para las Olimpiadas?
Estoy haciendo series y ejercicios más intensos en comparación con los entrenamientos que hago para otras competiciones. Sube el nivel de exigencia ya que el objetivo es conseguir una marca que te pueda colocar en puestos de medalla.

Al margen del podio, ¿te has impuesto algún reto personal de cara a la carrera de Londres?
Bajar de 1 h 27’. Puedo hacerlo, siempre que el cuerpo me respete.

¿Cuál puede ser el momento más crítico de la competición?
El paso por el kilómetro 17. Si no has dosificado bien tus fuerzas y no llegas en buenas condiciones a este momento de la carrera, lo puedes pasar mal. En este sentido, yo tengo que aprender a dosificar más las fuerzas y ser más lista.

Si consiguieras el triunfo, ¿a quién se lo dedicarías?
A la gente que ha confiado en mi; a mis patrocinadores, a mi pareja y a mi familia. Y sobre todo a mi padre, que hace seis años que nos dejó, y gracias a él seguí compitiendo. Siempre pienso mucho en él y en el km 17 le pido que me dé más fuerzas.

¿Cómo estás viviendo el auge por el running y los deportes de resistencia que se está viviendo?
Me encanta ver a cualquier hora del día alguien corriendo. Es algo muy positivo. Aunque no debe perderse el respeto a los deportes de resistencia, puesto que es necesaria una preparación previa para competir en una carrera.

¿Cómo os afecta este boom a los profesionales?
Siempre digo que los toros se ven muy bien desde la barrera. Y el hecho de que cada vez haya más gente que practica atletismo, hace que se pongan más en tu piel, entiendan que no es fácil lo que hacemos. Agradecemos mucho que nos comprendan y valoren el esfuerzo que hacemos para conseguir resultados.

Por último, nos has sorprendido con un cambio de look, con el pelo muy corto y teñido. ¿A qué se debe?
Llevaba tiempo pensando en que necesitaba un corte de pelo diferente para los Juegos Olímpicos. Tenía el pelo muy largo y ya no era cómodo para entrenar, así que opté por ¡un look ‘rápido’!


No hay comentarios

Añade el tuyo