RUNNING

Hablamos con los integrantes del equipo que participará en la prueba solidaria

‘Pole Pole Orellut’ pondrá un toque de veteranía y experiencia en la Trailwalker

(26-2-2014). Comienza la cuenta atrás para la celebración los días 26 y 27 de abril de la Trailwalker de Oxfam Intermón y el equipo Pole Pole Orellut está deseando dejarse la piel por una buena causa. La marcha no competitiva tiene como objetivo recaudar fondos para sus proyectos en los países en vías de desarrollo y los integrantes de esta agrupación ya han conseguido reunir los 1.500 euros que pide la ONG como mínimo para poder participar y completar los 100km en 32 horas.

Francisco Ripollés, Pilar Rucio, Karlos Povedano y Sabin Larrea son los integrantes de Pole Pole Orellut, uno de las más de 200 agrupaciones que ya se han inscrito. Además de con cuatro caminantes, cada grupo cuenta con otras dos personas de apoyo, que los llevan en furgoneta hasta la salida y los siguen en coche para atender sus necesidades. En el caso de este equipo, serán Fermín y Amparo los encargados de asistir al equipo.

“Lo de Pole Pole es lo que les dicen los guías locales a los extranjeros que escalan el Kilimanjaro y significa suave, suave”, explican desde este equipo. Además, han añadido el término orellut (orejudo en valenciano) en referencia al himno del Club Deportivo Castellón, el equipo de fútbol de la ciudad en la que todos los integrantes residen.

Veteranía y experiencia
Se trata de un grupo veterano. Todos ellos superan los 50 años, por lo que su participación es todavía más meritoria. A pesar de su edad, todos ellos están sobradamente preparados para completar con éxito el reto de la Trailwalker. Pilar ha participado en diversas carreras de montaña y Paco, por su parte, ha completado en tres ocasiones la marcha desde Castellón a Sant Joan de Penyagolosa, en la que se recorren 63 kilómetros en dos días. Asimismo, ambos son amantes de la montaña y preparan cada año una travesía muy exigente por los montes de Asturias.

Pero los miembros más fuertes del grupo son Karlos y Sabin, ambos de origen vasco. El primero de ellos ha tomado parte en todas las carreras de montaña que se han realizado en la provincia de Castellón, incluidas las dos de más de 100 kilómetros (Alfondeguilla-Javalamabre y CSP). Además, ha corrido diversos maratones alpinos como el madrileño, el de Cuenca y el Zegama-Aizkorri.

Su compañero Sabin no se queda atrás, pues coronó nada más y nada menos que el Kilimanjaro. También ha corrido el Monte Perdido Extrem y las maratones de Valencia, Donosti y Behobia-San Sebastián.

Recaudación mínima de 1.500 euros
Para participar en el evento, los equipos deben contar con una recaudación mínima de 1500 euros, pues los gastos de organización que asume la ONG son muy elevados. “Esperamos que la gente nos eche una mano con los fondos. Cualquier cantidad será bien recibida y servirá para apoyar a los más necesitados”, explican los componentes de Pole Pole Orellut, que se muestran satisfechos por haber conseguido ya esa cantidad.

Cabe destacar que este equipo no cuenta con ninguna ayuda económica ni empresarial ni institucional. Son ellos mismos los que se encargan de recaudar fondos a través de sorteos benéficos, venta de papeletas y charlas en las que dan a conocer la Trailwalker.
“Tocamos a varias puertas, pero ninguna se nos abrió. Así que no hemos tenido más remedio que involucrar a nuestra familia y amigos para conseguir el dinero de la participación”, explica Amparo, quien se ha encargado de la logística y la organización de cenas solidarias y distribución de papeletas.

Los integrantes de Pole Pole Orellut se preparan ya para una de las aventuras más bonitas de sus vidas. Además de completar la marcha de Olot a Sant Feliu de Guixols, disfrutando del paisaje y la experiencia, tendrán la oportunidad de hacerlo por la mejor de las razones: aportar su granito de arena para ayudar a las personas sin recursos.

Más información y donaciones para el equipo en la página web oficial: http://trailwalker.oxfamintermon.org/


No hay comentarios

Añade el tuyo