RUNNING

Para agilizar la puesta en marcha de sus celebraciones

Recomiendan regular los aforos y escalonar las salidas de las carreras populares

Las organizaciones deberán evitar las concentraciones de espectadores

doctor-benito-almirante-bis

HASTA DESPUÉS DEL VERANO. El doctor Benito Valiente sostiene que cualquier actividad deportiva a gran escala en la que participe mucha gente no se hará en los dos o tres próximos meses".

(28-5-2020). Limitar el número de participantes, escalonar las salidas de la pruebas y organizar al público para evitar aglomeraciones son algunas de las recomendaciones que hace para las carreras populares y maratones el Jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Vall d’Hebron y portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), Benito Amirante.

¿Cuándo se podrían empezar a celebrar carreras atléticas multitudinarias?

Es complicado poner una fecha. Los eventos multitudinarios son los que se están trabajando con más calma en todo el mundo. Cualquier actividad a gran escala en la que participe mucha gente no se hará en los dos o tres próximos meses. Pero en Francia, por ejemplo, ya se están valorando hacer el Tour, y el problema que están teniendo en cuenta no es tanto el número de corredores como el de espectadores. Evitar que haya un cúmulo de más de 5.000 personas.  Las carreras en las que participen de 1.000 a 2.000 personas será factible hacerlas en unos dos o cuatro meses si el número de casos positivos por Covid-19 es testimonial.

Si se respetan las condiciones, es factible que en pocos meses se pueda volver a autorizar este tipo de deportes

Habría que reducir la cantidad de participantes, hacer salidas escalonadas para que haya una fila de personas haciendo deporte y no una aglomeración. También habrá que controlar mucho los espacios donde pueda agruparse público. Será conveniente organizar que la gente pueda repartirse por todo el recorrido. Si mañana se hiciera una carrera, habría que pedir al público que respetara la distancia social y utilizara mascarilla. Si se respetan estas condiciones, es factible que en pocos meses se pueda volver a autorizar este tipo de deportes. Asimismo, si en unos meses prácticamente no hay enfermos, estos mecanismos de protección que citaba podrían perder el grado de exigencia que actualmente se requiere.

¿La salida sería el punto más crítico por el cúmulo de corredores y de público?

En una Maratón, únicamente habrá una gran acumulación de gente en un mismo sitio: en la salida. Porque una vez transcurridos de cinco a diez minutos desde la salida, ya casi todos los participantes se ‘estiran’ y no acostumbra a haber grandes aglomeraciones. Probablemente, la mejor opción sería hacer salidas escalonadas por grupos.

También se podría limitar el número de personas participantes. Si en una maratón antes había 20.000 personas, que ahora se limite, por ejemplo a 5.000. Hay muchas posibilidades de trabajar en esto. En el fondo no es imposible aceptar que, en el medio plazo, se puedan realizar deportes de este tipo teniendo en cuenta estas consideraciones.

¿La procedencia de los deportistas puede suponer un problema?

El lugar de procedencia de las personas es otro aspecto relevante. Uno de los aspectos importantes para el deporte profesional es el movimiento de personas entre países que tienen distintos grados de enfermedad. Imagine que en España u otro país europeo donde pueda estar controlado el coronavirus se haga una prueba deportiva de este tipo, y que venga gente de Brasil. Eso sería problemático. Si viniera de China, en cambio, ahora no sería un problema, porque allí la pandemia ya está controlada. Sin duda en el deporte de seguimiento masivo tiene mucho que ver el lugar donde se realiza la actividad, así como los competidores que participan en la misma y la cantidad de personas que, simultáneamente, puede acudir como expectadores.

El protocolo para los futbolistas no tiene ningún tipo de lógica científica

Habría que hacer unos protocolos asumibles…

Lo que es seguro es que no se podrá aplicar una normativa como la que se aplica en el fútbol, la cual, por cierto, me parece totalmente exagerada. No sé quién ha elaborado ese protocolo, pero desde el punto de vista sanitario, no tiene ningún tipo de lógica científica. A una persona no se le puede hacer una prueba cada tres días. Eso es una barbaridad, desde el punto de vista médico. Es incongruente. A los trabajadores no se les hacen tantas pruebas, y los futbolistas no tienen más riesgo que el resto de empleados. Y su contacto es ocasional, tiene un riesgo prácticamente nulo. Es el mismo riesgo que tiene una persona en su ambiente laboral o en su domicilio. Este protocolo del fútbol es una parafernalia con objetivos económicos, para proteger el negocio de ese deporte.

¿Habría riesgo en las carreras?

Creo que el mínimo. El contacto de riesgo radicaría entre personas que estén a menos de un metro y medio de distancia las unas de las otras, cara a cara, hablando, tosiendo o estornudando durante un período no inferior a los quince minutos. Y todo esto, en un espacio cerrado.

El uso de mascarilla haciendo deporte aporta más perjuicios que beneficios

Al aire libre, seguramente ni que se diese esa situación habría demasiada posibilidad de contagio. Porque el viento que pudiera haber se llevaría las gotitas y no llegarían a la otra persona. Por cierto, aún no he visto ninguna normativa referida a que los futbolistas no pueden escupir al suelo. Y regular eso sí es importante para evitar los riesgos de contagio. Tal vez quedaría mal prohibir eso a los futbolistas, pero le aseguro que yo no he visto a deportistas de otras disciplinas hacerlo. Los deportes se deben controlar con controles rigurosos y con evidencias médicas.

¿Correr con mascarilla queda totalmente desaconsejado?

Es que puede tener riesgos importantes para la salud de la persona. Cuando corremos con una mascarilla, la cantidad de aire que filtra la mascarilla no es el 100%, por lo que no solo no introducimos el aire exterior de forma adecuada, sino que el aire que exhalamos está lleno de anhídrido carbónico, que es nocivo. Yendo con mascarilla respiramos de una forma más intensa y no respiramos un aire puro, lo cual puede conllevar problemas de alteraciones del nivel de conciencia o sensación de mareo. En mi opinión el uso de mascarilla haciendo deporte está totalmente contraindicado, porque aporta más perjuicios que beneficios.


No hay comentarios

Añade el tuyo