RUNNING

Nuevo reto del ultrafondista valenciano conocido por su difusión del Síndrome de Rett

Victor Cerdà: “María sigue siendo mi principal fuente de fuerza”

(19-6-2013). El ultrafondista y brigada forestal Victor Cerdà lleva tres años dedicando su faceta deportiva a las causas solidarias. En concreto, se dio a conocer corriendo empujando el carro de Maria, una niña afectada del Síndrome de Rett, con el objetivo de dar a conocer la enfermedad y conseguir recursos para su investigación. Una vez habiendo culminado su labor con esta enfermedad, como él mismo relata, Cerdà se ha enfrascado en un nuevo reto, recorrer 266 pueblos de la Comunidad Valenciana, en total 1.800 km, en 30 días a favor de las Enfermedades Raras. Un proyecto del que nos habla a continuación.

¿Qué motivos te han llevado a enfrascarte en este nuevo reto?
Llevamos casi cuatro años inmersos en la lucha por dar a conocer que existen enfermedades que, por ser minoritarias, no reciben demasiada atención mediática pero que tienen el mismo derecho de ser investigadas y tratadas como las demás. Personalmente, empecé esta lucha por el Síndrome de Rett y, esta vez, aprovechando que este 2013 es el año de las Enfermedades Raras y que nuestra principal fuente de recursos procede de la Comunidad Valenciana, decidimos unir el reto solidario de dar a conocer estas enfermedades, con la posibilidad de realizarlo por toda la comunidad autónoma en agradecimiento a su apoyo.

En concreto, te has propuesto recorrer 266 pueblos de la Comunidad Valenciana, un total de 1.800 km, en 30 días. ¿Por qué en un mes?
Podríamos haber planteado un reto más duro y recorrer los 1.800 km en menos días, pero la idea es que a medida que vayamos pasando por los pueblos, se nos vaya uniendo cualquier persona que quiera recorrer unos cuantos kilómetros con nosotros. Por este motivo, decidimos plantear una distancia factible, de unos 60 km por día, que tardaremos en completar unas 12 o 13 horas por jornada, contando el tiempo dedicado a las comidas.

Además, hemos contactado con una empresa que nos hará un seguimiento online, de manera que a través de nuestra página web, la gente pueda saber a qué hora está previsto que pasemos por cada pueblo y dónde estarán ubicadas las plataformas de recogida de donativos a lo largo del recorrido. Asimismo, se ha creado un concurso en el que se deberán responder preguntas sobre las Enfermedades Raras a cambio de regalos. Todo para involucrar más a la población.

¿Cómo te estás preparando para completar este reto?
En enero empecé la primera fase de la preparación, consistente en acumular kilómetros y participando en carreras de larga distancia. Ahora me encuentro en la segunda etapa, en la que estoy intentando adecuar el entrenamiento diario a la cantidad de kilómetros y rutinas que deberé seguir durante el reto. Así, estoy corriendo unos 20 km diarios y viendo cómo responde mi cuerpo a la acumulación diaria de kilómetros y al cambio en la alimentación.

¿Has cambiado algún aspecto de la preparación respecto a anteriores retos?
En términos generales, la preparación es la misma que en otros retos. Llevo casi dos años con el mismo entrenador y basamos las sesiones de entrenamiento en la carrera a pie, combinada con bici, y algo de natación y gimnasio.

Soy hombre de montaña, llevo trabajando en ella desde hace 9 años y mi principal pasión el es trail running, pero para llegar a los pueblos hay que pisar asfalto y este aspecto también lo estoy entrenando. Espero que mis piernas se adapten al cambio.

¿Y mentalmente?
Tengo muy presente el aspecto psicológico y lo trabajo mucho. La suerte es que al trabajar solo en la montaña, dispongo de tiempo para centrarme en la mente. Pero de todos modos, para este reto me acompañará un compañero brigada en coche que será mi apoyo moral y en cada pueblo nos recibirán familias afectadas con enfermedades raras y otras personas que seguro me darán el impulso necesario para seguir adelante.

¿Qué crees que puede ser lo más difícil para completar el reto?
Como en casi todos los retos que he hecho, la climatología. Septiembre es época de tormentas en la Comunidad Valenciana y seguramente voy a tener que correr más de un día con lluvia. Tanto en verano como a finales de año, las condiciones climatológicas dificultaban la realización del reto, así que el mejor momento era entre septiembre y octubre, lo que nos permitirá además interactuar con los niños en las escuelas. Pero tendremos el problema de la lluvia. Creo que será lo más duro, ya que tengo la suerte de que mi cuerpo se recupera rápido y bien de la carga de kilómetros y al ser distancias asumibles, en este sentido estoy tranquilo.

Y, ¿lo más gratificante?
Como siempre, el poder concienciar a la población de que en el mundo existen más enfermedades de las que se ocupan normalmente los medios de comunicación y el poder conseguir dinero para destinarlo a proyectos de investigación y difusión.

¿Te has fijado algunas expectativas?
Las expectativas son positivas, creo que va a tener una gran repercusión. Empezamos hace tres años con el Síndrome de Rett y al principio nos costó hacer ruido y contar con ayudas, pero ahora tenemos el apoyo de instituciones, marcas deportivas y otras empresas.

Precisamente, una de las marcas que te ha acompañado desde el principio es Lurbel y, de hecho, perteneces a su equipo de corredores del Team Solidario Lurbel.
Sí, Lurbel está conmigo desde mis inicios y le estoy muy agradecido por todo el apoyo que he recibido. Además, estoy muy tranquilo porque sé que con sus prendas tanto mi cuerpo como mis pies van a estar bien cuidados durante el reto.

Tu primer reto solidario junto a Lurbel fue recaudar fondos para el Síndrome de Rett empujando el carro de María por varios lugares. ¿Qué conexión tiene este primer reto con el que vas a iniciar en los próximos meses?
Es una continuación. Con el Síndrome de Rett hemos acabado nuestra labor de difusión y hemos conseguido que esta enfermedad sea un poco más conocida. Pero durante estos tres años vinculado a María y a esta enfermedad, he conocido a otras familias afectadas de otras patologías minoritarias y por ellos hemos querido hacer extensible la labor a todas las enfermedades raras.

¿Conservas algún tipo de relación con Maria, la chica afectada de Síndrome de Rett?
La veo casi todas las semanas. Para mí, Maria es junto a mi familia mi principal fuente de fuerza. Es la niña de mis ojos, la tengo en mi corazón y siempre será la principal razón de mi lucha. Ahora, simplemente extendemos el reto para ayudar a más gente.

¿Has pensado ya en el siguiente reto, tras completar los 1.800 km?
Curiosamente, siempre que he acabado un reto he tenido ya en mente el siguiente, pero en este caso creo que voy a tomarme un tiempo de descanso. El año que viene me lo tomaré con calma y viajaré y correré, pero completando retos personales.

¿Seguirás de alguna manera vinculado a los proyectos solidarios?
¡Seguro! Hace tiempo que dejé apartado el cronómetro y me centré en correr por disfrutar y aprovechando para dar a conocer asociaciones de enfermedades. Mi rol deportivo es hacer retos solidarios y siempre voy a correr por esta causa.

Si dispusieras de todos los recursos y lo necesario, ¿cuál sería el mayor reto que te gustaría cumplir?
Me encantaría cruzar el Mediterráneo, completar los 14.000 km que unen Tarifa y Creta por el GR-7, que pasa por mi pueblo natal. Y si puedo hacerlo apoyando a alguna causa solidaria, mejor.

¿Qué es lo más complicado a la hora de completar retos?
Quizás, lo más complicado, y más en estos tiempos, sea conseguir el apoyo de empresas e instituciones. Las personas se solidarizan y contribuyen con lo que pueden, poniendo su grano de arena, pero las empresas es más costoso que se involucren.

¿Animarías a otras personas a realizar retos como los tuyos?
Sí, y que lo tomen más como una motivación personal que como un reto deportivo. Las desgracias son una lotería, hoy puede ser tu vecino y mañana tú mismo. A todos nos gustaría que nos ayudaran cuando lo necesitamos y si puedes hacerlo aunando tu pasión por correr, mejor. De echo, cada vez son más los retos solidarios que surgen y me da mucha satisfacción.

Hace tres años, un grupo de amigos y brigadas forestales creamos el grupo Cazarettos en apoyo al Síndrome de Rett y ahora ayudamos a más gente. Estamos abiertos a cualquiera que quiera unirse a nuestros retos y ayudaremos a todo el que se proponga realizar uno propio.

Más información: http://www.cazarettos.org/index.php/caminosolidario


No hay comentarios

Añade el tuyo