RUNNING

Qué debes preguntarte antes de realizar la compra

5 claves en la elección de unas zapatillas de running

zapatillas running

Te explicamos qué tener en cuenta antes de comprar un modelo de zapatilla de running.

(10-3-2021). Queremos recordar 5 claves esenciales que debemos tener en cuenta a la hora de seleccionar nuestras zapatillas. Se trata de 5 características must a seguir y que hemos podido realizar gracias a los conocimientos específicos de Podoactiva, centro de podología y biomecánica con clínicas en las principales ciudades de nuestro país.

Unas buenas zapatillas de running deben ofrecer comodidad, transpiración, agarre, durabilidad, amortiguación y buen ajuste. Pero para elegir el modelo que mejor se adapta a nuestras necesidades, debemos tener en cuenta cinco aspectos, que se pueden resumir en 5 preguntas que deberíamos hacernos antes de realizar la compra, preferiblemente, en una tienda especialidad.  Unas ceustiones que contesmoas de la mano de los expertos de Podoactiva.

1. ¿En qué superficie voy a correr mayoritariamente y cuántos kilómetros?

Las diferentes marcas existentes en el mercado tienen variedad de modelos en función de la tipología del corredor, de la distancia que se persigue y, sobre todo, la superficie por la que se corre. Y es que no es lo mismo el rendimiento de un neumático para lluvia, para tierra, asfalto o bien para nieve. Trasladado al mundo del correr, no es lo mismo completar una carrera de 5.000 metros que un maratón o ultra maratón. En este sentido, cabe diferenciar las zapatillas voladoras del resto de modelos existentes.

Las zapatillas voladoras son específicas para distancias cortas. Tienen un peso más contenido y una menor amortiguación (alrededor de un 15% menos). Estas zapatillas más ligeras nos permitirán obtener mejores tiempos. Eso sí, tal y como nos remarcan desde Podoactiva, se trata de unas zapatillas con una durabilidad menor y no recomendables para el entrenamiento diario (sólo para entrenamientos de series y competiciones cortas).

El resto de zapatillas podríamos calificarlas como zapatillas de entrenamiento. Entre éstas, por cierto, también haríamos la distinción de asfalto y trail (e incluso barro y nieve).

Dentro del mundo del atletismo, hay una máxima muy arraigada, incluso histórica, que reza así: 28 gramos menos de peso supone ahorrar 1 segundo por milla. A priori, puede parecer una cifra irrisoria, paupérrima si se quiere. Pero visto en perspectiva no lo es. El peso medio de unas voladoras suele rondar los 200 gramos. Esto es, alrededor de 100 gramos menos que un modelo de entrenamiento. Por lo tanto, un corredor de 40’ en el 10K podría ahorrarse sobre los 14 segundos. En el caso de un corredor élite, que sí podría completar un maratón con unas voladoras, el ahorro de tiempo sería de más de 2’ en los 42K.

Por lo tanto, debemos saber a priori el uso que vamos a dar a las deportivas que vayamos a adquirir. Si las queremos para entrenar. Para competir. Para completar un trail de montaña. O bien para disfrutar de la aventura casi infinita de un ultra trail. O tener un mayor agarre encima del lodo. Sin ir más lejos, cuánto más técnica sea una zapatilla, antes perderá sus propiedades. Y más si la usamos fuera de las condiciones para las cuales ha sido diseñada. En función de esta necesidades, obtendremos una serie más limitada de modelos que se acomode a nuestros deseos y condicionantes (como, por ejemplo, el tipo de pisada).

Cuánto más técnica sea una zapatilla, antes perderá sus propiedades. Y más si la usamos fuera de las condiciones para las cuales ha sido diseñada

2. ¿Qué tipo de pisada tengo?

La variedad se reduce, en este caso, a una lista de 3 tipologías diferentes. O eres neutro, o bien pronador o, en el último de los casos, supinador. Aunque parezca una perogrullada para los expertos del running, o incluso una pregunta extraña para los recién iniciados, esta cuestión es quizás la razón de ser de cualquier zapatilla. Conocer nuestra forma de pisar es nuclear para saber qué tipo de calzado es el más adecuado para nosotros, además de para evitar futuras lesiones ante el uso inadecuado de unas zapatillas.

Varios estudios han demostrado que en torno a 4 de cada 5 corredores pueden sufrir lesiones debido a que las zapatillas no se ajustan a su estilo de correr (tal y como advierte la firma nipona Asics). La mayoría de tiendas específicas ya disponen de un sistema específico para determinar qué tipo de pisada tenemos. Ahora bien, si queremos incluso ir un paso más allá, disponemos de una herramienta cada vez más usada: hacernos un estudio biomecánico en una clínica podológica especializada.

4 de cada 5 corredores pueden sufrir lesiones debido a que las zapatillas no se ajustan a su estilo de correr

¿Cómo es una pisada correcta? Nos lo definen desde Podoactiva: Empieza con una primera fase de apoyo de la zona externa del talón y arco externo del pie (lo que se conoce como supinación) y, en una segunda fase, continúa con el colapso el arco interno del pie y éste se vuelca hacia la parte interna (conocida con el nombre de pronación). Tras estos dos procesos, el pie descarga por el primer dedo, el gordo, y, ya en el aire, se genera una resupinación para volver a empezar, de nuevo, con todo el ciclo de la marcha.

“Todos pronamos y todos supinamos durante las fases de la marcha”. No obstante, la gran distinción entre un pie pronador y uno supinador es la predominancia de una de las dos fases o bien en el hecho de que no existen por algún bloqueo del pie durante la marcha. En este sentido, “es capital que un experto revise nuestra forma de pisar y, llegado el caso, recomiende el uso de plantillas”. De esta forma, un corredor con plantillas deberá optar siempre por una zapatilla neutra.

3. ¿Qué cualidades debe tener una buena zapatilla?

La calidad no va siempre en relación al precio. Ahora bien, firmas como Asics, Adidas, Brooks, Salomon, Saucony o Nike, por citar sólo algunos ejemplos, tienen un bagaje detrás que siempre será una garantía de calidad y confianza. Y dentro de cada compañía podemos encontrar modelos de diferentes calidades y también para todos los bolsillos. Todo dependerá, obviamente, de nuestras limitaciones y, sobre todo, del uso que les demos, independientemente del precio de partida.

Desde Podoactiva nos ponen un ejemplo concreto. Nike ha roto el mercado de las zapatillas para medias y largas distancias con las Nike Air Zoom Alphafly Next% y los modelos precedentes. Son las zapatillas con las que Eliud Kipchoge rompió la barrera de las 2 horas en maratón en Viena bajo el proyecto sub2h de Ineos. ¿Este este modelo es recomendable para corredores populares de 90 kilos? La respuesta es sencilla y tajante: no.

“El calzado técnico de gama alta suele ser adecuado para los corredores profesionales”, avisan desde el centro podológico consultado. Y nos refieren las 5 cualidades principales que debe tener toda zapatilla para correr que se precie: comodidad, buen ajuste, transpiración, agarre y durabilidad. Si somos un corredor novel, un buen vendedor nos ayudará a ponderar cada una de estas características. En el caso de runners con más kilómetros en las piernas, la experiencia es el mejor aval y garantía.

4. ¿Dónde debo comprar las zapatillas?

Tal y como ya hemos referido esta cuestión a lo largo de este artículo, es fundamental que el corredor en cuestión sepa la zapatilla que requiere en función de sus condicionantes personales. E incluso, de esta forma, el asesoramiento de un profesional de la materia nos será de ayuda para focalizarnos en el ejemplar ideal. Y si previamente hemos realizado el estudio biomecánico preceptivo, pues mucho mejor. Con el auge de las ventas por internet, se ha perdido por el camino el asesoramiento de un profesional, siempre recomendable (sobre todo, para atletas con menos recorrido).

Antes de comprar es preciso probar las zapatillas, con calcetines propios y de 1/2 número más del habitual

En este sentido, es preciso probar siempre primero las zapatillas que vayamos a adquirir (comprar unas zapatillas sin haberlas probado con anterioridad, aprovechando una oferta de internet, nos puede salir caro). Hacerlo con nuestros propios calcetines y, sobre todo, tener en cuenta la regla de comprar ½ número más del habitual. La regla general es que deben sobrar entre 0’5 y 1 centímetros en relación a la punta de la zapatilla. Y es que, durante los entrenamientos largos o intensos, y en climas calurosos, los pies tenderán a dilatarse e inflamarse, por lo que requerirán un especio extra.

5. Ya tengo las zapatillas perfectas, ¿pero los calcetines son igual de importantes?

La respuesta es diáfana: sí. Tal y como hemos demostrado en anteriores artículos, los calcetines son una prenda básica en la práctica del running. Generalmente, se presta mucha importante a la elección del calzado. Y, si bien esto es cierto al 100%, no lo es menos que la selección de los calcetines apropiados la podríamos situar casi al mismo nivel de significación. En palabras de los especialistas de Podoactiva, “unos calcetines técnicos son fundamentales para evitar lesiones en la piel como ampollas o rozaduras”.

Unas lesiones que, a la postre, puedan echar al traste con nuestras ganas de trotar. Por este motivo, unos calcetines para correr deberían responder a tres requerimientos técnicos. Son las siguientes:

  • Deben ser técnicos y con refuerzo en las partes en las que hay más roce al correr
  • Deben ser de la talla adecuada para evitar que los pliegues nos hagan daño en la piel
  • Deben ser de un material transpirable para evitar una sudoración excesiva

Información de contacto:

www.podoactiva.com


No hay comentarios

Añade el tuyo