RUNNING

Según el podólogo experto en biomecánica Albert Casas

5 consejos para comprar zapatillas de running

zapatilla-running

El uso, la técnica de carrera o el drop, son algunos de los aspectos a tener en cuenta.

(8-11-2017). El mundo de las zapatillas de running no es infinito. Pero casi. Hoy queremos daros 5 consejos fundamentales a la hora de escoger vuestro modelo de zapatilla adecuado.

De la elección que hagamos, dependerá vuestro rendimiento y confort cuando salgáis a dejar vuestra huella en el asfalto. Para saber y conocer qué aspectos son claves, hemos contado con los conocimientos del podólogo deportivo especializado en biomecánica Albert Casas.

El uso

En primer lugar, en palabras del propio podólogo, “hay que tener en cuenta que uno de los aspectos más importantes y claves al comprar una zapatilla de running es tener claro la utilidad que le vamos a dar”. Zapatilla para entrenar, competir, de montaña, para series, para maratón, para una prueba de 10k… Las posibilidades, lógicamente, pueden ser muchas. Y las zapatillas, cada vez más, son más específicas. Y Albert Casas pone un ejemplo concreto que puede ser muy clarificador para todos: “No es lo mismo decir que vamos a preparar un postre o que vamos a preparar un postre de chocolate o que vamos a cocinar y preparar un brownie de chocolate”. Pues lo mismo pasa con las zapatillas de correr. No es lo mismo una zapatilla de running a nivel genérico que una zapatilla para triatlón olímpico y a ritmos de 3 min/km.

“Cuanto más específico sea el uso que le vamos a dar a la zapatilla, y más conscientes seamos de ello, más partido podremos sacarle”, afirma categóricamente Casas. Teniendo en cuenta esto, está claro que no es lo mismo hacer series o ejercicios de técnica que preparar las tiradas largas en el camino de preparación para un maratón. No todo vale. No todo sirve. Por lo tanto, antes de visitar nuestra tienda favorita o el comercio donde queramos comprar dichas zapatillas, debemos tener muy claro el uso que les vamos a dar. Además, de esta manera, también le vamos a facilitar mucho el trabajo al vendedor/a que nos atienda.

No es lo mismo decir que vamos a preparar un postre o que vamos a preparar un postre de chocolate o que vamos a cocinar y preparar un brownie de chocolate. Con las zapatillas de running pasa igual

Conocer nuestra pisada

Son muchos los comercios de running especializados que incluyen ya el análisis de la pisada entre los servicios que ofrecen para sus clientes. Es preciso que cada corredor, por novel que sea, sepa con exactitud cuál es su pisada. Si es neutro, pronador o supinador, para que podamos adquirir una zapatilla concreta dentro de una de estas categorías. Los efectos negativos de comprar unas deportivas que no son adecuadas para las características de nuestro pie –nos advierte el experto- es que “no sentiremos que la zapatilla se adapta al 100% a nuestros pies”. Y eso, a corto o medio plazo, implicará también unas consecuencias negativas para nuestro bolsillo, ya que “seguramente las acabaremos cambiando por otras” que sí se adapten a nuestra pisada, añade.

¿Es posible lesionarse por el uso de unos zapatillas inadecuadas? le cuestionamos a Casas. Y la respuesta es clara y concisa: “Es difícil que esto suceda, en todo caso, se tendrían que hacer muchos kilómetros para que resultase lesivo, aunque podría suceder” si exprimimos mucho una zapatilla inadecuada para nosotros.

La zapatilla anti lesiones no existe, pero si atendemos a los consejos del técnico podemos minimizar el porcentaje de padecerlas.

Para lesionarse con una zapatilla inadecuada hay que hacer muchos kilómetros, pero puede pasar

Nuestra técnica y peso

Tras el uso que queremos dar a dichas zapatillas de correr, otro aspecto nuclear es conocer y ser consciente de qué nivel de técnica tenemos y, posteriormente, de nuestro peso.

Albert Casas nos cuenta que hay una relación directa entre la técnica del corredor y la amortiguación requerida. En este sentido, “cuanta mejor técnica tengamos, a priori, menos amortiguación vamos a necesitar en nuestras zapatillas”. Eso sí, “siempre hay que tener en cuenta el historial de lesiones o molestias de cada corredor, además de sus preferencias”.

Todo se puede reducir también, en otro orden de cosas, a una cuestión de sensaciones. Y es que “hay corredores que no buscan grandes marcas, ni tampoco hacen grandes kilometrajes y prefieren unas zapatillas muy amortiguadas que les permitan correr de forma cómoda y sin molestias”. En el caso de corredores con buena técnica y también que persiguen unos objetivos concretos, la zapatilla que van a necesitar no deberá tener –o no será necesario que tenga- tanta amortiguación. La zapatilla que va a necesitar un corredor o corredora de más de 85 quilos no tendrá nada que ver con la de uno o una que no exceda de los 65.

Cuanta más técnica tengamos, menos amortiguación necesitaremos

El drop

Ésta es una palabra, un concepto, que se ha puesto de moda en el mundo del running. Nos referimos –para los que no sepan aún qué significa- a la diferencia de altura que existe entre el talón y la puntera de nuestras deportivas para correr. Hasta hace pocos años, la mayoría de modelos que podíamos encontrar en el mercado tenían un drop alto. Es decir, entre 8 y 12mm. Pero, con la proliferación del natural running, este número ha ido bajando. Y, hoy en día, es habitual encontrarse con zapatillas que tienen entre 4 y 6mm de diferencia entre el talón y la punta.

Albert Casas cree que el debate sobre cuál es el drop adecuado para correr se ha desvirtuado un poco. “Sí, se habla mucho del drop, está bien que la gente conozca que existe y que sea un parámetro más a la hora de decidir qué zapatilla debemos comprar, pero me gustaría que los corredores y corredoras trabajaran mucho más la técnica de carrera y no supieran tanto de teoría”.

Con esta aseveración, el podólogo impulsor de la clínica de podología Clinik, quiere dejar claro que lo más importante es atender a nuestra técnica de carrera. “Cuanto mejor corramos, menor podrá ser el drop de las zapatillas que usemos para correr, si es que así lo deseamos”.

Por lo tanto, no es nada recomendable que un corredor inexperto, y sin la técnica requerida, adquiera un modelo con drop muy bajo, ya que no será adecuado para él o ella.

El márketing

Las marcas deportivas, lógicamente, llevan a cabo sus campañas de promoción a través de modelos y corredores que pueden convertirse en icónicos. Es el caso, por ejemplo, del gran campeón catalán Kilian Jornet, relacionado con la marca francesa Salomon desde hace más de una década. En muchas carreras de trail running, sin ir más lejos, es muy habitual ver a corredores que lucen el mismo modelo de zapatillas –muy ligero- que el actual subcampeón del UTMB. Un extremo que critica Casas: “Lo que le va bien a Kilian Jornet, no tiene necesariamente que irle bien a todo corredor que se va a la montaña”. Y ahonda en su reflexión. “La musculatura, la forma de correr, el entrenamiento, el pie y la pisada no son las mismas. Y el peso y el nivel tampoco”.

Lo que le va bien a Kilian Jornet, no tiene necesariamente que irle bien a todo corredor que se va a la montaña

En este punto, Albert Casas alerta sobre la certeza del dicho que afirma que “no existen dos pies iguales”. Y termina su explicación defendiendo la individualización de cada corredor. “Lógicamente, cada marca no puede tener una zapatilla para cada persona, que se le adapte como un guante; pero, con las premisas que hemos dado anteriormente, deberíamos intentar conseguir que este guante se adapte lo mejor posible a nuestros pies y características personales”. De ello depende nuestro rendimiento, pero también nuestro futuro como corredores, ya que es fundamental cuidar la base de nuestro cuerpo si queremos prolongar en el tiempo nuestra afición por el running.

 

 


No hay comentarios

Añade el tuyo