RUNNING

O’Neill enseña a surfear a jóvenes con deficiencia visual

(22-8-20087). Durante dos días en costas holandesas, 24 niños con deficiencia visual entraron en el mar y aprendieron a coger su primera ola como parte del programa “Out of bounds” (“Sin fronteras) dentro del O’Neill Surf Academy.

Para Dion Terlingn, de 10 años, completamente ciego y autista, no era sólo su primera vez en una tabla sino la primera vez que entraba en el mar por lo que no podía ocultar su entusiasmo “Le animábamos a ponerse de pie en su tabla” decía Femke Terpstra, voluntario en el programa. “Tan pronto como logró ponerse de pie, dijo “lo conseguí”, ahora quiero jugar en el agua. Pasó el resto del día jugando en las olas sin parar.

Eva Van Den Berg, de 17 años, completamente ciega, llegó a “Out of Bonds”, tímida, cabizbaja, diciendo que no se le daban bien los deportes. Después de dos horas en el agua, eufórica por conseguir ponerse de pie en su tabla, Eva necesitaba un descanso “Puedo descansar el resto de mis vacaciones” decía.
“Out of Bounds” surge de la inspiración de Yael Dahan, nacido en Santa Cruz, un fotógrafo y surfista que trabajó con O’Neill en la creación del primer programa de este tipo en Europa. “Había momentos en el agua en los que miraba a mi alrededor y no podía encontrar una sola cara sin una sonrisa en ella” decía Yael. “Hay algo en el océano que nos toca a todos de un modo muy profundo y positivo. Con este proyecto se refuerza no sólo mi respeto por estos niños sino también por el poder del océano”.

Cada niño iba acompañado de un instructor y de dos voluntarios de O’Neill – uno les “lanzaba” y el otro les “recogía” al final de la ola. Joey Hudson, surfista de Santa Cruz, decía “Este es mi séptimo año en el Surf Academy, pero la primera vez que enseño a niños con deficiencia visual a hacer surf. Es una experiencia diferente, como teniendo que describir las emociones en lugar de demostrarlas. Pero en esencia, es lo mismo que enseñar a niños con una visión normal. Entrar en el agua, divertirse en la playa y tener el reto de levantarte sobre la tabla”.

También Adil Latif, nacido en Glasgow hace 27 años, participó en la jornada siendo una inspiración para los niños compartiendo sus aventuras. Adil, que ha ido perdiendo vista desde que tenía 14 años y ahora cuenta únicamente con un 3% de visión, recientemente descendió con su tabla de snow por un glaciar. “Quería compartir mis experiencias para que estos niños se den cuenta de que todos podemos superar las fronteras que nosotros mismos nos ponemos”.

No eran únicamente estos niños los que venían de todas partes de Holanda, los que se beneficiaban de la jornada en el agua. Voluntarios de O’Neill, instructores y los padres de los chicos disfrutaban con una sonrisa continua en sus caras por esta experiencia. “ Es genial sentarse y mirar como Vince sonríe y se divierte en el agua” decía el padre de Vince Jansen de 10 años. “Es estupendo también saber que está a salvo con tres personas cuidando de él, para que nosotros no tengamos que preocuparnos” decía. “Es un trabajo de 24 horas diarias cuidar de él, por lo que esto ha sido una increíble experiencia no sólo para el sino para nosotros también”.

Para Bernhard Ritzer, director de Eventos de O’neill, la experiencia es algo inolvidable: “Ha sobrepasado completamente mis expectativas. Nunca imaginé que los niños fueran así de impresionantes – su intuición, su confianza y la actitud de ir a por ello. Han sido dos días increíbles”.

El programa “Out of Bounds” volverá a las playas el próximo año, para proporcionar una experiencia similar a otros niños y acercar el surf a chicos con otras discapacidades.


No hay comentarios

Añade el tuyo