RUNNING

TEST: ADIDAS SUPERNOVA GLIDE 6M

adidassupernova

(11-02-2015). Las Adidas Supernova Glide 6M parten con la vitola de ser la saga con más éxitos de Adidas en el mundo del running. Es una zapatilla neutra, de uso diario para corredores de entre 60 y 80 quilos, diseñada para correr en asfalto y senderos.

Con la apuesta de la firma alemana por la tecnología Boost (que, según Adidas, tiene un retorno de energía un 30% superior a otros materiales gracias a las pequeñas cápsulas que acumulan energía y liberan impulso en cada zancada), era cuestión de tiempo que las Glide también la incorporaran. En este sentido, la novedad más destacada de este modelo -el 6M- con respecto a los precedentes es la inclusión del Boost en toda la media suela, que se mezcla con el EVA para buscar una mayor estabilidad y sujeción y, asimismo, una mejor y mayor amortiguación. Una inclusión que le otorga un comportamiento totalmente diferente a ediciones anteriores y que se nota, y mucho, en su rendimiento. Sobre todo cuando apretamos el acelerador, a ritmos cercanos a 4 min/km.

Hemos totalizado 90 quilómetros en 7 sesiones con ellas, con distintas intensidades, y éstas son nuestras valoraciones para un ejemplar muy polivalente, ideal para acumular y acumular quilómetros.

Amortiguación
Las Adidas Supernova Glide 6M, como decíamos al principio, suponen un auténtico lavado de imagen –y de rendimiento- en comparación con el modelo anterior. La generalización del Boost en la mayoría de las zapatillas de asfalto la multinacional germana ha llegado también a esta zapatilla. Ofrece, pues, mucha más amortiguación con un toque nuevo y suave gracias a la tecnología Boost en la media suela, en combinación con el EVA. Un tacto diferente si se está acostumbrado a otro tipo de zapatillas y que, en un primer momento, puede parecer excesivamente blando.

Pero, a medida que se acumulan quilómetros, el rendimiento del Boost (creado por la empresa química BASF) no disminuye –incluso se refuerza-, aportando una respuesta adecuada en cada zancada. La combinación de ambos materiales permite que la Glide 6M tampoco se sienta fuera de lugar en ritmos rápidos cuando hacemos series o un ejercicio de fartlek. Bien al contrario, ofrece una respuesta con amplias garantías, sin tratarse de una zapatilla voladora, para distancias de todo tipo, llegando, incluso, al medio maratón y maratón. Sin embargo, en el caso de corredores que superen los 80 quilos, el tacto demasiado blando puede ser contraproducente.

Flexibilidad
Nos encontramos ante un ejemplar bastante flexible, muy cómodo, donde la rigidez parece que no exista. Ello se nota, especialmente, cuando la exprimimos un poco a ritmos más exigentes (por debajo incluso de los 4 min/km), ya que se adapta perfectamente a nuestro ritmo de zancada, sin tirantez aparente.

Estabilidad
El primer modelo de Adidas con Boost, la Energy Boost, planteaba un problema de estabilidad debido al grosor de la capa de Boost. Un aspecto que la firma ha solucionado en ejemplares venideros. En el caso de las Supernova Glide 6M, la capa de EVA moldeada y comprimida que se combina con el Boost en la media suela, ofrece más estabilidad. Una garantía. Teniendo en cuenta esto, pues, la combinación de ambos materiales dota a esta zapatilla de una estabilidad privilegiada.

También cabe recalcar un detalle muy importante: la parte delantera de la media suela no incluye Boost. Si así fuera, se requeriría a los dedos del corredor un trabajo de flexibilidad muy alto que podría acarrear molestias significativas. Así, en esta zona entre el antepié y la puntura sólo hay EVA, generando así un comportamiento similar al que ofrece cualquier otra zapatilla del mercado –sin demandar al corredor una gran fuerza en la zona de la puntera, como si fuera un atleta profesional africano-. Las cuatro tiras del sistema Torsion que cubren la zona del arco en la suela brindan, si cabe, una mayor solidez.

El chasis general de las Glide 6M está muy bien compensado, un hecho que revierte positivamente sobre su firmeza, muy parecida a la de otra zapatilla que hemos testado anteriormente, la Saucony Ride 6 Viziglo.

Suela
Como ya viene siendo habitual, el matrimonio Adidas y Continental se mantiene firme y fiel en la suela de sus zapatillas. Y no es una excepción en este caso. El caucho reforzado en buena parte de la suela -dejando sólo alguna zona libre para el sistema Torsion y una parte del Boost al descubierto- es una garantía de calidad, durabilidad y agarre (un 20% superior al ejemplar anterior). Sobre todo en seco, ya que cuando el terreno está ligeramente mojado, el agarre y adherencia pierden calidad, pero, aún así, su rendimiento es mejor que el que ofrecen la mayoría de zapatillas del mercado.

Por cierto, para los que teman por la durabilidad del Boost en contacto con el suelo en las zonas no cubiertas por el caucho, Adidas ofrece un dato irrevocable: mantiene su rendimiento dentro de la franja de -20 grados centígrados y 40 grados centígrados. Su comportamiento, pues, se mantiene estable, tanto en invierno como en verano sin las oscilaciones que pueden tener otro tipo de zapatillas.

Durabilidad
Después de 90 quilómetros, ninguno de los materiales presenta desgaste alguno. El
upper está como el primer día, sin dejar ver zonas de fricción que podrían plantear problemas con el paso de los quilómetros. Y de la suela, más de lo mismo. Ni un solo indicador que señale que no acabamos de sacar las zapatillas de la caja. Junto a la amortiguación, la durabilidad de las Glide 6M -con una suela estrella de manos de Continental- es la característica más destacable y que las coloca en uno de los lugares de honor –si no arriba del todo- dentro de las zapatillas de entrenamiento neutras.

Peso de la zapatilla
En cuanto al peso, las Glide 6M exhiben una “operación bikini” reseñable con sus antecesoras y se sitúan por debajo de la barrera psicológica de los 300 gramos. En concreto, 295 gramos para una talla 42’5 de hombre. Un peso muy competitivo tratándose de una zapatilla para uso diario, para entrenamientos de todo tipo, y que nos permite, asimismo, hacer rodajes largos.

Transpiración y confort térmico
Lejos de la malla elástica que presentaron los primeros modelos Boost, Adidas ofrece en la Glide 6M un
upper más clásico, de calidad, muy funcional. La malla superior de la zona del antepié no tiene costuras en las uniones, con termosellados. Ello garantiza una ventilación correcta, pero sin llegar a ser este aspecto uno de los que más sobresale. Bien al contrario, en días calurosos de verano este sistema termosellado puede llegar a ser excesivamente caluroso (en cambio, en jornadas frías, da un mayor confort térmico, sobre todo, si lo comparamos como modelos como el Adidas Supernova Sequence 7M).

Sujeción
La horma de las Glide 6M es algo más ancha que en anteriores ejemplares de la saga y presenta una anchura universal (un aspecto que, al tratarse de una zapatilla neutra, permite la inclusión de plantillas de una forma más fácil y cómoda). El lazado tradicional (dispone cordones planos, muy cómodos), con la pieza de refuerzo en mitad de la lengüeta proporciona una sujeción excelente. Y eso se nota a medida que sumamos quilómetros, ya que esa lazada no tiende a aflojarse. Bien al contrario, sentimos el pie y la zapatilla como si fuera un único cuerpo.

En la zona media de la zapatilla, además, las tres stripes características de Adidas, ofrecen un gran ajuste. Paralelamente, una pieza más larga que llega hasta el talón permite también una impecable sujeción en esta área. Una pieza que, de hecho, no estaba presente en modelos anteriores de la tecnología Boost y que, en este caso, supone un valor añadido si hablamos de garantía en cuanto a la sujeción se refiere.

Visibilidad nocturna
A diferencia, por ejemplo de las Supernova Sequence 7M, este modelo no incorpora ningún elemento reflectante para poder salir a entrenar, con más seguridad, en horario nocturno. Una limitación, pues, viendo la tendencia creciente de muchos corredores de salir a correr cuando el sol ya se ha puesto en el horizonte.

Estética
El modelo analizado, presentando una combinación de rojo y negro, exhibe unos terminados impecables, elegantes y sobrios. Se trata de dos colores clásicos en la historia de la firma alemana. El rojo viene a sustituir el azul eléctrico del modelo anterior, siendo igualmente elegante y atractivo para el corredor.

Confort general
En el mercado actual, si la demanda del corredor es de una zapatilla estable y amortiguada, a la par que polivalente, la Glide 6M tiene pocas rivales. La introducción de la tecnología Boost ha aportado una nueva dimensión a un ejemplar clásico, con un plus de productividad en el terreno (ya sea asfalto o senderos), muy competitivo.

La combinación de Boost y EVA de la cual hemos hablado permite que sus ritmos ideales se puedan situar en la franja de 4:20 min/km i 6 min/km. No obstante, si forzamos un poco la máquina, la estabilidad no se ve mermada y puede llegar a comportarse casi igual de bien que una voladora en un 5.000 rápido.

Para corredores menos eficientes, o que tienden a taconar a medida que pasan los quilómetros, la Glide 6M también resultará igualmente cómoda. Unas características -amortiguación, comodidad y estabilidad- a las que hay que añadir un plus: la durabilidad. Los materiales son de primera calidad, con un upper clásico y reforzado, y una suela Continental que permite correr con neumáticos en los pies. Y todo ello con un drop (diferencia entre la altura del talón y la altura de la puntera de la zapatilla) muy cómodo de 10 mm.

PVP recomendado
Siendo conscientes de que nos encontramos ante uno de los mejores modelos neutros del mercado para entrenamiento, los 140 euros que cuestan las Adidas Supernova Glide 6M suponen un dispendio que se mueve dentro de la horquilla que presentan las marcas competidoras. Al mismo tiempo, la inclusión de la tecnología Boost y la mejora del modelo en general, no han revertido en un incremento en el precio de la zapatilla.

 

Datos del test
Durante dos semanas, hemos corrido 90 quilómetros con ellas, totalizados en 7 salidas distintas, tanto en asfalto y tartán como en sendero de tierra sin piedras. Las hemos testado en series, en ritmos altos, en ritmos de travesía y en alguna tirada larga. Es en este último segmento donde pueden presentar mayores problemas si no atendemos al segmento de peso para el cual están diseñadas (60-80 quilos). Esto es, para corredores de más de 80 quilos, puede resultar una zapatilla excesivamente ligera y ello se puede notar con el paso de los quilómetros, sobrecargándose, de manera específica, los gemelos.

8

The Breakdown


Amortiguación
9.5
Flexibilidad
7
Estabilidad
8.5
Suela
9.5
Durabilidad
9
Peso de la zapatilla
8.5
Impermeabilidad
7
Transpiración
7
Sujeción
8
Visibilidad nocturna
4
Estética
8.5
Confort general
9
PVP recomendado
8


No hay comentarios

Añade el tuyo