Entrevista a Cándido Castillo, presidente del Club Califas de Orientación de Córdoba

Cándido Castillo: “Un error muy común es querer correr más con el cuerpo que con la mente”

Cándido Castillo, presidente del Club de Orientación Califas de Córdoba.

(7-6-2011). El Club Califas de Orientación de Córdoba se creó en 1999 a partir del interés de un grupo de diez socios por esta modalidad deportiva. En la actualidad son ya 75 aficionados que se integran en una asociación que busca potenciar e incentivar la práctica deportiva de las disciplinas incluidas en la orientación.

¿Qué destacarías de la orientación en montaña como disciplina deportiva?
Es un deporte que combina el aspecto físico con el mental. El autocontrol y la concentración son fundamentales. Trabajas a partir de un mapa sobre el que hay que interpretar todos los símbolos y fijarse cuidadosamente en todo. Mientras corres debes decidir por dónde ir. Los detalles que te orientan pueden ser muy pequeños e inducirte a error, por eso es tan importante la concentración. Cuando en una carrera pasas de un control a otro, tienes que ser capaz de correr y leer al mismo tiempo. Un error muy común es querer correr más con el cuerpo que con la mente.

Todos los mapas, ¿tienen el mismo lenguaje universal?
Sí, sólo cambia el nombre de la carrera que aparece en el título del mapa. Pero el resto está basado en unos símbolos universales. Puedes tener mapas de Suecia o de China y entenderlos perfectamente. Sólo cambia el aspecto, dependiendo de la orografía de cada país o zona. Algunos mapas los ves teñidos de verde o azul, por las montañas o los ríos que inundan la representación.

¿Hay diferencias en la orientación en montaña a pie o en bicicleta?
Es similar, pero hay diferencias. Cuando vas a pie ves más detalles que en bicicleta. Sin embargo, en bicicleta sueles elegir entre pocas opciones de caminos: a la derecha, a la izquierda, hacia delante…, y valorando el desnivel de cada terreno, porque es posible que un camino sea más recto, pero resulta que tardarás más en recorrerlo por la dificultad de la ascensión. En definitiva, se basa más en saber elegir una ruta adecuada. Pero a pie es otra cosa, requiere más estudio, más concentración. Un buen orientador a pie puede pasar a la bicicleta pero no tiene por qué ser así al contrario.

¿Y en cuanto a la orientación en los raids?
Normalmente un raider sabe orientarse bien. Cuando hablamos de equipos, lo habitual es que un integrante sea el especialista en orientación, pero no es lo recomendable. Si esa persona está agotada y despistada durante la carrera o sufre un percance, todo el equipo se resiente. Lo ideal es que haya al menos dos o tres en cada equipo. Los raids son un foco de entrada en el mundo de la orientación. Cuando un aficionado prueba los raids y le gusta, comprueba que es necesaria para el desarrollo de las pruebas.

¿Y en piragua?
Si es en un pantano, tiene que saber leer las vaguadas que hay alrededor y es complicado teniendo en cuenta cómo son los bordes de los pantanos. Si es un río bajo, como los que hay en los Pirineos, es muy difícil. Has de observar los bordes, los meandros, con cientos de piedras que se convierten en detalles muy difíciles.

¿Cuáles son las carreras de orientación más complicadas?
La dificultad la marca el tipo de terreno. En Barbate (Cádiz) hay una zona de pinares con dunas y vaguadas muy pequeñas, pero perfectamente cartografiadas. Puede que sean las que ofrecen mayor dificultad de toda España. Si consigues orientarte allí, el resto de pruebas te resultan superables. Por el contrario, en el Campeonato Nacional de Guadalajara había una zona de la que apenas existían referencias. Tanto si hay mucha información como si apenas hay nada, te encuentras con carreras muy difíciles.

¿Y la más larga?
Una disciplina, que es el Maratón de Orientación, que se hace en parejas, sean mixtas o no. Se divide en dos etapas muy duras. La primera se hace entre cinco y ocho horas y la segunda de tres a cinco horas. El nivel físico de la pareja que compite debe ser similar.

¿Cuál es la situación de España con respecto a otros países?
Roger Casal, que es el mejor, cuando va a competiciones internacionales suele quedar entre los 30 primeros, y es un éxito. Los países nórdicos, sobre todo y, en menor medida, los del este de Europa, están a años luz de nosotros. En Cataluña y Andalucía es donde hay más afición, sobre todo en la primera, gracias al esfuerzo de muchos profesores que enseñan a los niños desde que son pequeños. De hecho, ha ganado el Campeonato de España por Comunidades. Con este apoyo desde la base, cuando llegan a las competiciones, con 13 o 14 años, van como motos.

¿Cómo animarías a los aficionados a practicar este deporte?
La mayoría de deportistas, cuando lo practican la primera vez, les gusta. Se practica en zonas muy atractivas de la naturaleza, así que es una forma excelente de hacer turismo. Es importante la implicación de la familia, porque pueden apuntarse padres, madres y niños.


No hay comentarios

Añade el tuyo