La alpinista trabajó varios años para el programa ‘Al Filo de lo Imposible’

Ester Sabadell: “Me gustan las emociones fuertes que comportan riesgo”

(19-6-2012). En el 2001 Ester Sabadell entró a formar parte del equipo del programa ‘Al Filo de lo imposible’ y durante años compaginó las expediciones con sus estudios de Administración y Dirección de Empresas. Ha escalado grandes cimas como el Nanga Parbat en Pakistán (8.125 metros de altitud), el Broad Peak, en el Karakórum Pakistaní (8.047), o el Manaslu en el Himalaya, Nepal (8.163) y, tras años de expediciones y aventuras, decidió dar un nuevo giro a su vida y opositar para bombera de la Generalitat. Actualmente se dedica a esta profesión y sigue escalando, ya que es su gran pasión.

¿Qué ha significado para tu carrera formar parte del equipo de ‘Al filo de lo imposible’?

Trabajar con la gente de ‘Al Filo’ me dio la oportunidad de vivir de una manera que nunca había soñado. Nos educan, nos enseñan… un tipo de vida que no tiene nada que ver con lo que he podido vivir. Nunca me imaginé que se podía vivir de esta manera. En definitiva, pude ver que a veces la vida nos puede sorprender. 

¿Cómo empezaste en el mundo del alpinismo?

Tenía 16 años, estaba en casa y se me planteaba un verano muy aburrido. No tenía ningún hobby  ni expectativa que me motivara. Fue entonces cuando mi hermano me propuso que hiciera una travesía de 13 días que el Centro Excursionista de Catalunya organizaba por el Pirineo. ¡Esta experiencia me cambió la vida!

Estudiaste Administración y Dirección de Empresas, sin embargo te has dedicado al alpinismo y actualmente eres bombera.

Sí, la verdad es que quería hacer INEF y por pocas décimas no entré. Tenía claro que quería estudiar y escogí ADE para aprender, para saber más de la realidad en la que vivimos, poder leer un periódico y entender lo que pasa a mi alrededor. No lo hice con la intención de trabajar en un banco o una gran empresa… Mi pasión es la montaña pero tenía claro que quería estudiar.

Has podido poner en práctica tus conocimientos en economía en Pakistán.

Sí, participé en un proyecto de cooperación con el pueblo de Hushé en el norte de Pakistán. Estuve coordinando distintos temas económicos.

¿Y el salto a convertirte en bombera?

Desde pequeña he querido ser bombera, pero la idea volvió a raíz de hablar con amigos míos que se dedicaban a esta profesión. ‘Al Filo’ era una etapa acabada, todo lo que me aportaba, viajar, escalar… había llegado a su fin y esta profesión me despertaba mucha curiosidad, así que decidí dar el paso.

Pero sigues escalando…

Sí, es mi pasión y quizá ahora escalo más y vías quizá técnicamente más complicadas pero lo hago más cerca. He cambiado las grandes expediciones por vías largas por el Pirineo… Ahora mismo es lo que me motiva.

Volviendo a las expediciones, ¿cuál te ha marcado más a nivel personal?

Emocionalmente el Nanga Parbat en Pakistán. Esta ascensión marcó un antes y un después ya que dos años antes sufrí un grave accidente mientras rapelaba una cascada en  la Isla Guadalupe y en  un principio los médicos dijeron que quizá no podría volver a andar. Ascender al Nanga Parbat fue una demostración de que luchando puedes conseguir muchas cosas.

¿Cómo te definirías?

Apasionada.

¿Si tuvieras que escoger una cima?

El Hidden Peak, ¡se me ha resistido ya dos veces! 

¿Te gusta el riesgo?

No, me gustan las emociones fuertes que comportan riesgo, es decir, la sensación de riesgo por riesgo no la quiero. ¡Subir a una montaña rusa no me aporta nada! Yo asumo el riesgo si lo que hago me llena mucho, nunca por algo que no me aporte nada.

Para terminar, ¿qué te parece el último reto de Kilian Jornet?

Es un gran reto, yo ni me lo plantearía, los conceptos montaña y correr para mí no van juntos. Pero creo que Kilian es único, es una persona con mucha fuerza que busca grandes retos que le llenen. Creo que conoce sus límites, él lo siente y necesita este tipo de retos.

 


No hay comentarios

Añade el tuyo