El almeriense ha sido el primer hombre en completar la Alta Ruta del Himalaya en solitario y en invierno

Javier Campos: “A veces parecía que todas las dificultades conspiraban contra mí”

La aventura de Javier Campos ha durado 85 días.

(3-4-2012). Tras 85 días en condiciones extremas, el montañero Javier Campos ha conseguido su reto: cruzar la Alta Ruta del Himalaya en solitario. Ni el frío, ni una costilla rota, entre otros muchos contratiempos, han evitado que el “Burò Manché”, el “hombre viejo” tal y como le llaman los nepalíes, haya vivido una aventura que según asegura ha superado sus expectativas.

Acabas de cumplir con tu objetivo, convertirte en el primer hombre que cruza la Alta Ruta del Himalaya en solitario y en invierno. ¿Cómo te encuentras?
La verdad es que físicamente se me ha venido encima todo el cansancio acumulado en la travesía. Perdí mucho peso, acabé con 58 kg y mido 1.80, así que supongo que necesitaré un tiempo de recuperación. En lo psicológico, sin embargo, no me ha pasado factura. Llevé bien toda la aventura y ahora estoy viviendo un momento fantástico…

20% de disfrute, 80% de sufrimiento. Pero a pesar de ello en tu blog afirmas que ¡100% de valoración positiva!
Como digo en el blog, la mente es selectiva y recuerda lo que quiere. Yo me dedico a esto profesionalmente y sabía dónde me metía. Sabía que sería duro. Pero si sueñas dos años con una locura como ésta y te sale bien, todos los sufrimientos están compensados.

Hablas de esta aventura como de un viaje interior que te cambia, ¿en qué sentido te ha cambiado?
Imagínate tres meses caminando en solitario por uno de los entornos más agrestes y desolados del planeta. Creo que durante horas y horas, andaba sin mirar con los ojos hacia el exterior. Pensamientos y recuerdos ocupan tu cabeza y te obligan a hacer examen de conciencia. Descubres el verdadero valor de las cosas, de las personas. Creo que una experiencia de este tipo te hace mejor persona, si es que estás interesado en serlo.

Tres meses de recorrido, ¿con qué te quedas?
Sin duda con la gente. Amables, generosos, fuertes, orgullosos, divertidos… los nepalís lo tienen todo. Parece que las montañas más altas del mundo han forjado personas especiales.

Has pasado momentos realmente complicados: una costilla rota, un hombro dislocado, una herida infectada en el pie… ¿cómo lo has hecho para mantener la calma y seguir adelante?
La verdad es que si lo pienso ahora, no sé cómo no me vine a casa… Hubo momentos en los que pensaba que era cuestión de horas que no pudiese dar un paso más, pero iba estirando ese periodo de tiempo y siempre me quedaba energía o ilusión para un poquito más. Y poco a poco… hasta Ghunsa!

La dificultad técnica, el frio o la soledad, ¿qué es lo más duro de una experiencia como esta?
Todo suma, o en este caso resta. El peso de la mochila fue lo más duro. 28 kilos son muchos kilos. El frío me castigó especialmente en enero. A veces parecía que todas las dificultades se habían puesto de acuerdo y conspiraban contra mí, pero si la cabeza funciona, el cuerpo obedece…

¿Este ha sido tu gran reto a nivel personal y profesional?
Por compromiso y por dureza, el mayor reto de mi vida. Pero siempre se puede buscar algo peor…

¿Recomiendas y animas a otros apasionados por la montaña a que hagan el recorrido?
Sin duda. Ya sea por secciones o en una sola expedición es un recorrido inolvidable. Lo único que matizaría es que no lo hagan en invierno, hace un frío horroroso, y que vayan acompañados al menos por un porteador que les ayude. En esas condiciones, me parece la ruta de las rutas. Creo que incluso yo volveré a repetirla…

Blog de Javier Campos: http://www.tierrasdeaventura.net/blog.php


No hay comentarios

Añade el tuyo