Entrevista al alpinista Jordi Tosas

Jordi Tosas: “La montaña exige constancia, disciplina y capacidad de sufrimiento”

La escalada es, entre otras muchas diciplinas, uno de los deportes que practica Tosas.

(14-6-2011). Jordi Tosas (Blanes -Girona, 1968) ha participado en expediciones en Alaska, Bolivia, Perú, Vietnam, Egipto, Patagonia, Nepal, USA, Marruecos, India, Marruecos, Tíbet… La lista es tan larga que da la vuelta al mundo. Enamorado de los deportes, además de alpinismo, ha practicado snowboard, esquí, escalada en hielo, surf… y ya prepara nuevos proyectos.

¿Cuándo y cómo se inició esta pasión por los deportes de montaña?
Yo tenía diez años y fue a raíz de ver una proyección en el colegio, con la que flipé. Recuerdo que la presentó Jordi Pons, que después sería director de la Federación de Montaña en Cataluña, y trataba sobre una expedición a Nepal. Poco después, yo subí al Montseny…y hasta hoy.

De todas las montañas, ¿tienes alguna favorita?
No tengo una en concreto, todas son especiales, sean fáciles o difíciles. Lo que me gusta es la montaña en sí misma. Quizá sí puedo destacar las más difíciles que recuerdo, las montañas de Karakórum en Pakistán. O la experiencia extrema en Nepal, ya que tuve que unir al límite la técnica con la dificultad psicológica que suponía. Fue una gran experiencia de compromiso personal.

Has practicado alpinismo y snowboard, pero ¿cuál es tu disciplina favorita y por qué?
Alpinismo es la palabra definitiva para mí. Cuando pasas 360 días en la montaña, es importante cambiar, reinventarla. He hecho escalada en hielo, esquí, snow, etc. El snow ha representado una parte muy importante en mi vida. De hecho, es como hacer surf en la montaña y es una especialidad que ahora he vuelto a recuperar después de algún tiempo. Me gusta sumar dificultad en el descenso de la montaña, así que practico el telemark y después el snow. Depende de cada deporte, su práctica te ofrece sensaciones distintas. Con la escalada tocas la roca con las manos, todo es hacia arriba. Con el snow todo es al contrario, bajadas muy rápidas. Cada deporte te llena de forma diferente.

¿Qué experiencias te proporciona tu trabajo de guía?
Practicando deporte tienes sensaciones de forma egoísta, ya que todo se queda dentro de ti, es muy difícil compartirlos. Como guía sí soy capaz de transmitir, de educar y enseñar, para que los aficionados vean de forma segura la montaña. Se trata en definitiva de compañeros de cordada. Me gusta mucho, ya que me permite compartir la montaña.

¿Qué patrocinadores y espónsores te ayudan?
Tengo la suerte de contar con Grifone, que me entrega ropa y material desde hace muchos años. Salomon también me da material de nieve, la marca Boye me ayuda con las gafas y PowerBar con las barritas energéticas. También la marca Scarpa me suministra calzado y botas y DMM material duro. Todo el apoyo de estas marcas es básico. El desgaste que yo le hago al material en un mes es brutal, es el que le hace un aficionado durante un año o año y medio. Sin la colaboración de las empresas no podría, ya que todo el material es muy caro.

¿Tienes alguna manía al preparar el material?
No, pero sí soy muy metódico. Primero he de saber dónde voy, no es lo mismo el material necesario para ir al Pirineo que a la Antártida. Cuando preparas una expedición has de vigilar toda la logística. Conforme adquieres más experiencia sabes mejor qué quieres, seleccionas más el material, retocas lo que no te gusta, …

¿Estás preparando ya el próximo proyecto?
Sí, lo mío es no parar. He vuelto recientemente de Escocia donde he estado escalando. Ahora comienzo una nueva temporada en los Alpes y estoy preparando una nueva expedición al Himalaya en el mes de septiembre. También estoy abriendo vías nuevas en el descenso del snow.

¿Qué aconsejarías a alguien que como tú, siendo niño, se ilusione con el mundo de deporte en la montaña?
Sobre todo que tenga ilusión. Pero también destacaría tres valores que la sociedad actual no tiene y no se fomentan: constancia, disciplina y capacidad de sufrimiento. También le aconsejaría que fuese a la montaña con gente que sepa, que le aconseje bien. A veces en Internet lees cosas que te espantan de pensar que alguien pueda seguirlas. Lo mejor es ir con alguien experimentado, sea o no sea guía.


No hay comentarios

Añade el tuyo